Correr por la playa

En verano, es habitual que, si residimos o veraneamos cerca de una playa, a veces salgamos a rodar por ella. ¿Es algo aconsejable, o no? ¿Descalzo? Vamos a analizarlo
Correr por la playa
Correr por la playa
10/08/2012 - Equipo Runner's World
Votar
0 votos

En verano cada vez son más los runners que salen a correr por la playa para asegurarse un poco de brisa fresca durante el deporte. Sin embargo, correr en la playa entraña más peligros de los que podemos percibir a simple viste. Por este motivo, no aconsejamos salir a correr por la playa. Toma nota:

 

El piso es inestable

Y ello no es bueno para nuestras articulaciones. Salvo que puedas correr por un caminito de tierra bien alisado junto al mar, en la playa sólo tendrás dos puntos sobre los que rodar: en la arena o a la orilla del mar.

En ambos casos el piso no será estable, con lo cual cada zancada supondrá un "vaivén" para tus articulaciones inferiores, lo que propiciará inestabilidad en la pisada y un mayor riesgo de lesiones. Este efecto se minimiza más si corréis junto a la orilla mar, pero aún así, semamos realistas: el piso no será firme.

 

Mucha sobrecarga muscular

El realizar una zancada en la arena supone un desgaste importante, a nivel muscular, porque hay que realizar mucha más fuerza para llevar a cabo la elevación de la pierna. Ello puede ser concebido como un trabajo muscular importante, o, si vemos el vaso medio vacío, como un elemento de entrenameinto que sobrecraga mucho nuestros cuádriceps y gemelos.

 

Playas cortas y muy masificadas

A no ser que rodéis a primerísima hora de la mañana, es difícil que podáis rodar a una alta velocidad porque en la playa, si corréis, por ejemplo junto a la orilla, es habitual encontrarse en ese mismo espacio a bañistas que entran o salen del agua, personas jugando con las raquetas, otras personas que caminan por el mismo lugar, etc.

 

Deshidratación

Junto al mar la humedad suele ser alta. Y. si además hace calor y hay brisa, tenéis todos los boletos para que os deshidratéis con mayor facilidad.

 

Riesgo de infecciones

Enterrado en la arena de una playa podemos hallar de todo; por ello no debemos correr descalzos.  Os recomendamos, eso sí, que rodéis por los caminos que transcurren habitualmente junto al inicio de las playas. Suelen ser llanos, con la tierra bien alisada, sin desniveles, y, además, suelen ser largos. Es este caso, si os aconsejamos rodar junto a la playa. Y, si a lo largo del circuito, hay alguna fuente cercana al camino, a lo largo del recorrido, pues aún mejor que mejor... A modo de ejemplo, la senda que transcurre entre la Nacional II y la playa, en la comarca barcelonesa de El Maresme, casi desde Sant Adrià de Besòs hasta Calella, es un lugar ideal para ilustrar el ejemplo al cual nos referimos.

 

Noticias relacionadas

Comentarios

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.