Gira tu pantalla para ver Runner´s World

Paleotraining, el regreso del hombre del Paleolítico

Descubre todos los detalles de un modelo revolucionario que te trasladará 16.000 años atrás en el tiempo, el PaleoTraining.
Paleotraining, el regreso del hombre del Paleolítico
Paleotraining, el regreso del hombre del Paleolítico
04/09/2017 - Pablo Vázquez | Foto: Ángel Yuste

El Paleotraining es un sistema de entrenamiento basado en el uso de las funciones corporales básicas del ser humano, ancladas en nuestro genoma desde hace miles de años. El hombre ha recorrido un gran camino a lo largo de la historia en materia de salud y preparación física, cada año surgen nuevos modelos de entrenamiento, diferentes dietas milagrosas que aumentan el rendimiento y reducen el sobrepeso, pero lo cierto es que la magia no existe, y la clave es posible que ya se encontrara entre nosotros desde hace más de 16.000 años, en la era del Paleolítico. Éste es, precisamente, el razonamiento que da sentido al PaleoTraining, un método de entrenamiento basado en los movimientos que realizaba el Homo Sapiens en su vida cotidiana, donde el cuerpo, el entorno y los utensilios propios de la era paleolítica eran los elementos utilizados para la actividad física.

Otro de los puntos sobre los que se sostienen las bases del PaleoTraining se apoya en las demostraciones de estudios científicos acerca de la evolución del genoma del ser humano, que tan sólo ha variado en un 0,1% en los últimos 160.000 años de historia, aunque el estilo de vida y los tipos de preparación física hayan variado radicalmente. Incluso, investigadores de la Universidad Católica de Brasil publicaron un artículo en la revista ‘Sports Medicine’ en el que aseguraron que “las adaptaciones al entrenamiento y el rendimiento de un deportista serían mejores cuanto más se parezca su estilo de vida al de sus antepasados”. El propio Airam Fernández, uno de los creadores del PaleoTraining, indica que “si queremos recuperar y mejorar nuestra musculatura, la mejor forma será a través de los gestos que nos han acompañado durante cientos de miles de años”.

Para ello, los creadores de este nuevo modelo de entrenamiento han elaborado un listado de 128 ejercicios estructurados según los grupos musculares que interactúan, y organizados en base a 15 funciones motrices: saltar, empujar, elevar, traccionar, lanzar, caminar, ascender, cargar, estabilizar, reptar, desplazarse, levantarse, sentarse, girar y escalar. En definitiva, una serie de programas denominados por los creadores del PaleoTraining como Patrones de Movimiento Primitivo basados en la recuperación de los gestos motores anclados en nuestros genes, que fueron los movimientos que realizaban nuestros antepasados durante su vida cotidiana con el único objetivo de sobrevivir. Y, con las 15 funciones motrices presentadas, y trabajadas, el PaleoTraining busca recuperar las 12 capacidades intrínsecas del ser humano: coordinación, fuerza máxima, agilidad, capacidad aeróbica, potencia, velocidad, fuerza-resistencia, capacidad anaeróbica, equilibrio, precisión, reacción y flexibilidad.

Cada día que pasa, cada mes que se tacha en el calendario, y cada año que cae en el olvido para dar la bienvenida a uno nuevo, las cifras y estadísticas sobre el sedentarismo de la población española, y mundial, son más preocupantes. En la actualidad, según la Encuesta Nacional de Salud de España (ENSE), realizada por el Instituto Nacional de Estadística, cuatro de cada 10 españoles se declaran sedentarios. Esta grave situación ha desencadenado en los porcentajes de sobrepeso y obesidad más altos de la historia, con un 53,7% de personas que superan el índice de masa corporal tipificado como ‘normo peso’. Unas cifras escandalosas que, según Airam Fernández, “han sido desencadenadas porque hemos dejado atrás nuestras costumbres paleolíticas y hemos perdido las capacidades intrínsecas del ser humano, como correr, saltar, desplazarse...”.

El Paleotraining es un sistema de entrenamiento basado en el uso de las funciones corporales básicas del ser humano, ancladas en nuestro genoma desde hace miles de años. El hombre ha recorrido un gran camino a lo largo de la historia en materia de salud y preparación física, cada año surgen nuevos modelos de entrenamiento, diferentes dietas milagrosas que aumentan el rendimiento y reducen el sobrepeso, pero lo cierto es que la magia no existe, y la clave es posible que ya se encontrara entre nosotros desde hace más de 16.000 años, en la era del Paleolítico. Éste es, precisamente, el razonamiento que da sentido al PaleoTraining, un método de entrenamiento basado en los movimientos que realizaba el Homo Sapiens en su vida cotidiana, donde el cuerpo, el entorno y los utensilios propios de la era paleolítica eran los elementos utilizados para la actividad física.

Otro de los puntos sobre los que se sostienen las bases del PaleoTraining se apoya en las demostraciones de estudios científicos acerca de la evolución del genoma del ser humano, que tan sólo ha variado en un 0,1% en los últimos 160.000 años de historia, aunque el estilo de vida y los tipos de preparación física hayan variado radicalmente. Incluso, investigadores de la Universidad Católica de Brasil publicaron un artículo en la revista ‘Sports Medicine’ en el que aseguraron que “las adaptaciones al entrenamiento y el rendimiento de un deportista serían mejores cuanto más se parezca su estilo de vida al de sus antepasados”. El propio Airam Fernández, uno de los creadores del PaleoTraining, indica que “si queremos recuperar y mejorar nuestra musculatura, la mejor forma será a través de los gestos que nos han acompañado durante cientos de miles de años”.

Para ello, los creadores de este nuevo modelo de entrenamiento han elaborado un listado de 128 ejercicios estructurados según los grupos musculares que interactúan, y organizados en base a 15 funciones motrices: saltar, empujar, elevar, traccionar, lanzar, caminar, ascender, cargar, estabilizar, reptar, desplazarse, levantarse, sentarse, girar y escalar. En definitiva, una serie de programas denominados por los creadores del PaleoTraining como Patrones de Movimiento Primitivo basados en la recuperación de los gestos motores anclados en nuestros genes, que fueron los movimientos que realizaban nuestros antepasados durante su vida cotidiana con el único objetivo de sobrevivir. Y, con las 15 funciones motrices presentadas, y trabajadas, el PaleoTraining busca recuperar las 12 capacidades intrínsecas del ser humano: coordinación, fuerza máxima, agilidad, capacidad aeróbica, potencia, velocidad, fuerza-resistencia, capacidad anaeróbica, equilibrio, precisión, reacción y flexibilidad.

Cada día que pasa, cada mes que se tacha en el calendario, y cada año que cae en el olvido para dar la bienvenida a uno nuevo, las cifras y estadísticas sobre el sedentarismo de la población española, y mundial, son más preocupantes. En la actualidad, según la Encuesta Nacional de Salud de España (ENSE), realizada por el Instituto Nacional de Estadística, cuatro de cada 10 españoles se declaran sedentarios. Esta grave situación ha desencadenado en los porcentajes de sobrepeso y obesidad más altos de la historia, con un 53,7% de personas que superan el índice de masa corporal tipificado como ‘normo peso’. Unas cifras escandalosas que, según Airam Fernández, “han sido desencadenadas porque hemos dejado atrás nuestras costumbres paleolíticas y hemos perdido las capacidades intrínsecas del ser humano, como correr, saltar, desplazarse...”.


Cimientos del PaleoTraining

Funcionalidad:

Este sistema de entrenamiento emplea combinaciones de las funciones humanas, como saltar, empujar, cargar, desplazarse... y no se centra en la combinación de ejercicios por grupos musculares.

Intensidad:

Según las publicaciones científicas más recientes, los trabajos con mayor carga de intensidad propician mejoras en la resistencia, calidad muscular y en la salud. “No puedes mejorar tu marca en una carrera por mucho que camines...” Además, es una buena forma de solventar el problema del escaso tiempo libre de las personas en la actualidad, con entrenamientos de 25 minutos en la mayoría de los casos.

Variabilidad:

Si no se modifica a menudo la rutina de entrenamiento a menudo, los músculos se adaptan a los estímulos y, por tanto, se produce una pérdida o descenso del rendimiento.

Ayuno estratégico:

Uno de los pilares básicos del PaleoTraining es el entrenamiento previo a la ingesta de alimentos. “¿Por qué quieres cazar un mamut si ya te has comido uno?”. Un razonamiento fundamentado en el hombre del Paleolítico, que además presenta algunas evidencias científicas en la consecución de una mayor estimulación de los sistemas energéticos del cuerpo humano. Los creadores de este nuevo modelo de entrenamiento sostienen que el movimiento en situación de carencia energética obliga al cuerpo a trazar estrategias metabólicas basadas en la combustión de la grasa almacenada.

Biomecánica:

El sedentarismo es uno de los mayores enemigos de la salud, ya que produce problemas en la extensión corporal de la columna cérvico-dorsal y lumbar. Por ello, el PaleoTraining otorga una gran importancia a la recuperación de la movilidad de las partes del cuerpo limitadas por el estilo de vida del hombre actual.

La emoción

El último, pero no el menos importante. Quizá el que tiene una mayor incidencia en la consecución de los objetivos marcados por todos los que practican cualquier disciplina deportiva. “Trabajar a través de funciones que están ancladas en nuestros genes induce a nuestro organismo a segregar las hormonas de la motivación”, explica Airam Fernández.


Correr o correr, esa es la cuestión

El running, el punto de partida de cualquier actividad deportiva.

Este nuevo modelo de entrenamiento otorga una gran relevancia a la función desplazamiento. Como nómadas y cazadores que fuimos en la era paleolítica, necesitamos en su momento desplazarnos con velocidad, resistencia, con carreras de 10 a 20 kilómetros, sprints de dos kilómetros, esquivando obstáculos, permaneciendo estático en posición de vigilancia... También necesitamos cambiar nuestro hábitat, desplazarnos andando, cruzando montañas, etc. Por tanto, fuimos runners de distancia, de fondo, de medio fondo y de velocidad. Fuimos corredores, el homo sapiens fue corredor por necesidad. Pero, con la llegada de la Industria y la Agricultura, la necesidad de correr y aprovecharnos de nuestra capacidad de desplazamiento desaparece.

Correr es un gesto motor natural, una función motriz anclada en nuestros genes, pero hoy en día se ha convertido en una habilidad. Nos hemos alejado tanto del running que necesitamos recuperar esa habilidad. Por ello, desde el PaleoTraining lo que se busca es retomar esa habilidad, y lo hacen desde dos perspectivas: la recuperación de una técnica de carrera coherente mediante el natural running, y la incorporación de un 50-60% del volumen de trabajo en desplazamiento (carrera o remo). Una preponderancia que se revela en 24 de los 42 sistemas de entrenamiento del PaleoTraining: todo el bloque de interval sin pausa, ejercicios metabólicos de umbral, metabólicos de regeneración y carrera funcional.

Además, una de las mayores sorpre- sas con la que nos encontramos en nuestra charla con Airam Fernández, fue la confi anza en que con este revolucionario modelo de entrenamiento sería posible conseguir mejores marcas, además de la reducción de las lesiones de los corredores que “en la actualidad se encuentran en unas cifras muy elevadas”. Incluso, asegura que “si consiguiéramos paleolizar a un europeo, podríamos acercarlo al rendimiento de un corredor de fondo etíope o keniata”, aunque es consciente de las difi cultades que eso conlleva por las facilidades y comodidades del hombre europeo frente al africano. No obstante, de lo que sí se muestra seguro es de la inclusión, algún día, de un corredor que emplee zapatillas de natural running entre los más rápidos del mundo.

Asimismo, una de las bases del PaleoTraining establecen que las salidas a correr y las competiciones deben llevarse a cabo en ayunas, con un mínimo de tres horas entre la última comida y el inicio del ejercicio. “Cuando se entrena en ayunas se incrementan los receptores de las células encargadas de la absorción de la glucosa y, por tanto, el cuerpo es capaz de asimilar más cantidad de glucosa por segundo y aumenta la capacidad de alimentarse”, explica Airam Fernández. Además, otra de las ventajas es que se evitan los típicos dolores de barriga de los corredores.


Una Alimentación Milenaria

Cereales, lácteos y azúcar, no gracias.

Beneficios y Perjuicios

Ya os habíamos adelantado algunos de los detalles de la Paleodieta en la Web de Runner´s World con los comentarios de la nutricionista Ana González Madroño, que explicó cuáles son los puntos fuertes y débiles de la Paleodieta:

Puntos fuertes: se basa en una alimentación más natural, con alimentos frescos, ricos en frutas y verduras, frutos secos, grasas saludables y fuentes de proteínas magras. Además, es una dieta rica en nutrientes esenciales, que reduce la carga glucémica y mejora el perfil de grasas y aminoácidos de las personas que sigan estas pautas de nutrición.

Puntos débiles: la dieta hace referencia al consumo de ciertos alimentos que tienen un valor elevado, insostenible para ciertos bolsillos, como la carne de animales criados al aire libre.

La famosa frase “Somos lo que comemos” cobra especial importancia para los creadores del PaleoTraining y la Paleodieta. Uno de los aspectos expuestos anteriormente, la evolución del genoma del ser humano desde el hombre del Paleolítico (0,1%), es uno de los puntos de partida para el establecimiento de la ‘dieta paleo’. De forma paralela a la evolución genética del ser humano, la modificación de la alimentación ha sido de considerables proporciones, con la entrada de las harinas, los cereales, los lácteos y el azúcar, alimentos que nunca se consumieron en la era paleolítica. La situación de la nutrición actual es una de las más preocupantes de toda la historia, ya que en la actualidad un millón cuatrocientas mil personas sufren sobrepeso en el mundo, y quinientos millones son obesos. Incluso, Airam Fernández añade que “la situación ha alcanzado cifras tan alarmantes como las presentadas en un informe de 2006 en Estados Unidos, donde el 71% de los alimentos diarios de su dieta eran lácteos, cereales y azúcar, y tan sólo restaba un 29% para frutas, verduras, carnes, pescados y mariscos”.

El parámetro más importante que presenta la Paleodieta o nutrición evolutiva es el qué comemos, qué es lo que nos llevamos a la boca. Por ello, en esta dieta, o modelo de nutrición, sólo se incluyen aquellos alimentos que pertenecen a la historia del ser humano en su era paleolítica: frutas, verduras, semillas, frutos secos, carnes, pescados, mariscos y huevos. Asimismo, tampoco se restringe la cantidad de comida que se ingiere, la forma en la que se come, los horarios, ni la proporción. En la mayoría de los casos, si no existe algún problema o enfermedad que requiera algún tipo de adaptación. La Paleodieta consiste simplemente en la eliminación de harinas, azúcares, cereales y lácteos. A partir de ahí, “regúlate tú mismo”, indica Airam Fernández.

El hombre del Paleolítico nunca tuvo en cuenta parámetros como la cantidad de comida que podía comer, las horas a las que debía comer, las veces que lo hacía al día, cómo combinaba los alimentos... Tan sólo salía a cazar, conseguía su presa, y comía todo lo que podía. Por tanto, la Paleodieta se centra en la ingesta de alimentos a demanda, según nuestras necesidades y sin ritmo, lo que se conoce como ayuno intermitente: un día puedes comer una vez, otro tres veces, otro día cuatro, al día siguiente una vez, en diferentes horarios...

No obstante, este nuevo modelo de nutrición o, mejor dicho, esta recuperación de la nutrición del hombre del Paleolítico no tiene que ser llevada a cabo el 100% de los días del año. La Paleodieta no es tan restrictiva como otras dietas para perder peso, “con que se mantengan estas pautas de alimentación 300 veces al año, el impacto es muy grande”, comenta Airam Fernández.


Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo
Avanza hasta el final para pasar de página

Te recomendamos

A tus pies toda la tecnología Boost

La tecnología Boost de adidas se adapta a cualquier tipo de corredor, encuentra a tu ...

No más excusas para no entrenar

Runner's World Woman te invita a un entrenamiento para aprender a controlar tus regla...

¡Que no te detenga el verano!

Todo lo que necesitas saber para seguir corriendo en los meses de calor...

Hidrata tu cuerpo de manera eficaz

En verano debemos preocuparnos más si cabe por una correcta hidratación. La sed e inc...

Recuperar después de un 10k

Estuvimos en la meta de la Carrera Liberty 2017 para comprobar la reacción de los cor...

Únete al equipo Brooks

Brooks busca corredores para formar parte de su equipo oficial...



Runner´s World te recomienda

Los 7 consejos para mejorar tu marca de maratón

Los 7 consejos para mejorar tu marca de maratón

Si quieres mejorar tu marca en maratón, aparte de acumular kilómetros y entrenar, habrás de servirte de estrategias que te ayuden a establecer los objetivos.

21/09/2017 | Brad Stulberg y Steve Magness

Evita el sobreentrenamiento

Evita el sobreentrenamiento

Correr con moderación suele ser una actividad saludable. Pero cuando se trata de entrenar con kilometrajes elevados, ¿hay que tomarse el descanso muy en serio?

19/09/2017 | Por Lisa Nevitt | Traducción Gustavo Barroso

Fuerza, coordinación... ¡y diversión cuesta abajo!

Fuerza, coordinación... ¡y diversión cuesta abajo!

Entrena los descensos sin hacerte daño.

13/09/2017 | runners.es

Tres entrenamientos para mejorar tu resistencia y velocidad

Tres entrenamientos para mejorar tu resistencia y velocidad

El trabajo clave para mejorar

12/09/2017 | Runner's World

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.