Gira tu pantalla para ver Runner´s World

He terminado 17 maratones y traté de correr y caminar en una carrera. Esto es lo que pasó

Parar a caminar no es sólo para principiantes, y no te hace tan lento como podrías imaginar.
He terminado 17 maratones y traté de correr y caminar en una carrera. Esto es lo que pasó
He terminado 17 maratones y traté de correr y caminar en una carrera. Esto es lo que pasó
21/12/2016 - Meghan Kita

A lo mejor te resulta familiar. Estás esforzándote en una carrera, dándolo todo para mantener un buen ritmo y pasas a alguien que está caminando. Al minuto, esa persona te adelanta. En un kilómetro vuelves a adelantarlo porque está caminando de nuevo. Y este juego del “pilla-pilla” continúa más o menos hasta acabar la carrera.

Bien: esa persona hipotética está haciendo CA-COS (caminar y correr), un método de entrenamiento popularizado por el entrenador y atleta olímpico Jeff Galloway. Este método se basa en correr durante un tiempo determinado, parar a caminar durante un tiempo ya programado, y repetir. El objetivo es reducir el estrés en cuerpo y mente.

El método de caminar y correr normalmente se asocia a principiantes, pero los corredores más experimentados pueden (y deben) hacerlo. La primera vez que vi un corredor haciendo CA-CO fue en los kilómetros finales del Medio Maratón de las Princesas Disney de 2011. Conseguí mi mejor marca (1:41:48) y el corredor de CA-CO acabó pisándome los talones. El juego del “pilla-pilla” me molestó un poco, pero es cierto que me dejó intrigada.

Después una racha de malos maratones, este método me picó la curiosidad. Quizá parar a caminar en un maratón podría ayudarme a digerir mejor los geles en mitad de la carrera (lo que me causa muchos problemas), lo que me podría ayudar a correr más rápido cada tramo. Antes de intentarlo en un maratón quería hacer una prueba más corta, y el Medio Maratón de Runner’s World en Bethlehem, Pennsylvania, era la ocasión perfecta.

Durante el último año no me he lucido mucho en los entrenamientos: hice pocas tiradas largas, mucho menos rodajes a tiempo controlado e incluso menos en terrenos similares al circuito (subidas y bajadas sin parar) así que no sabía qué tiempo podría hacer. Esperaba bajar de 1:50 (algo asequible si los tramos de carrera los hacía a 5 minutos por kilómetro). Pero quizá 1:45 fuera demasiado optimista. Esto es lo que me pasó.

Relacionado: ¡Suscríbete a Runner’s World con las mejores ofertas!

A lo mejor te resulta familiar. Estás esforzándote en una carrera, dándolo todo para mantener un buen ritmo y pasas a alguien que está caminando. Al minuto, esa persona te adelanta. En un kilómetro vuelves a adelantarlo porque está caminando de nuevo. Y este juego del “pilla-pilla” continúa más o menos hasta acabar la carrera.

Bien: esa persona hipotética está haciendo CA-COS (caminar y correr), un método de entrenamiento popularizado por el entrenador y atleta olímpico Jeff Galloway. Este método se basa en correr durante un tiempo determinado, parar a caminar durante un tiempo ya programado, y repetir. El objetivo es reducir el estrés en cuerpo y mente.

El método de caminar y correr normalmente se asocia a principiantes, pero los corredores más experimentados pueden (y deben) hacerlo. La primera vez que vi un corredor haciendo CA-CO fue en los kilómetros finales del Medio Maratón de las Princesas Disney de 2011. Conseguí mi mejor marca (1:41:48) y el corredor de CA-CO acabó pisándome los talones. El juego del “pilla-pilla” me molestó un poco, pero es cierto que me dejó intrigada.

Después una racha de malos maratones, este método me picó la curiosidad. Quizá parar a caminar en un maratón podría ayudarme a digerir mejor los geles en mitad de la carrera (lo que me causa muchos problemas), lo que me podría ayudar a correr más rápido cada tramo. Antes de intentarlo en un maratón quería hacer una prueba más corta, y el Medio Maratón de Runner’s World en Bethlehem, Pennsylvania, era la ocasión perfecta.

Durante el último año no me he lucido mucho en los entrenamientos: hice pocas tiradas largas, mucho menos rodajes a tiempo controlado e incluso menos en terrenos similares al circuito (subidas y bajadas sin parar) así que no sabía qué tiempo podría hacer. Esperaba bajar de 1:50 (algo asequible si los tramos de carrera los hacía a 5 minutos por kilómetro). Pero quizá 1:45 fuera demasiado optimista. Esto es lo que me pasó.

Relacionado: ¡Suscríbete a Runner’s World con las mejores ofertas!


A veces me sentía ridícula

Siempre pensé que “no parar a caminar” era un síntoma de victoria mental a la hora de competir desde que comencé a correr en el instituto hace 14 años, así que me sentí un poco mal al pararme en la primera milla (mi estrategia de CA-COs consistía en caminar un minuto a ritmo cómodo después de cada milla, una táctica que Amby Burfoot, vencedor del Maratón de Boston y ex director de Runner’s World utilizaba en los años 90).

Había un gran grupo animando en la primera milla y se quedaron un poco extrañados al verme parar. Lo mismo me pasó en el kilómetro 20 (unos pocos me dijeron “¡Venga, tú puedes!”, pero como no parecía que estuviera sufriendo no sabían cómo reaccionar). No paré después del kilómetro 21 porque tendría que haber atravesado la línea de meta caminando, la verdad.


Los otros corredores mostraban más curiosidad que enfado.

Muy pronto me di cuenta de que estaba jugando al gato y al ratón con el grupo de 1:45, un gran grupo de gente buscando un objetivo ambicioso en un circuito duro. Alrededor del kilómetro 8 la gente me empezó a preguntar qué estaba haciendo.

Les expliqué que estaba haciendo una investigación para un tema en la web. Algunos se quedaron sorprendidos al ver que podía alcanzarlos a pesar de haber parado a caminar. Otros me dijeron cosas como "conozco a un tipo que se clasificó para Boston parando a caminar" o "corrí y caminé cuando intenté bajar de 4 horas en maratón por primera vez". ¡Gracias por vuestra paciencia, corredores anónimos!


Se me ocurrió una historia

El circuito de la media de RW tiene muy pocos tramos en llano. O subes o bajas durante la mayor parte de la carrera. Algunos de los puntos kilométricos estaban en bajada, pero me parecía una tontería parar a caminar si la gravedad podía ayudarme.

Seguí parando a caminar en cada hito kilométrico hasta el kilómetro 18, unos cuantos metros antes de la base de una montaña. Ahí decidí seguir corriendo y no parar a caminar hasta que el terreno se allanare. “Debería preguntarle a Jeff Galloway si los corredores pro deberían tener en cuenta el circuito al realizar la estrategia de CA-CO en una carrera”, pensé. Como edito su página en la revista quizá veas la respuesta en alguno de los próximos números.


Me sentó mejor el gel

Al no haber entrenado mucho anteriormente, como dijimos, no había tomado un gel desde mayo, cuando corrí la Media de Brooklyn con un amigo. He completado un puñado de rodajes de más de 16 kilómetros desde esa carrera, pero siempre había desayunado muy bien antes.

Mi estómago no estaba acostumbrado a tomar geles, sobre todo a ritmo objetivo (4:30 - 4:45). Así que decidí tomar un gel en la parada del kilómetro 14 con agua del siguiente avituallamiento. Normalmente al tomar un gel en mitad de carrera tengo ganas de vomitar (incluso si he practicado al tomarlos), así que fue un éxito no sentirme así.


Acabé mucho mejor de lo que esperaba

En la Media de RW los miembros del equipo de la revista estamos identificados con dorsales que llevamos en la espalda. Soy una corredora bastante maniática (sobre todo en el tramo final) así que siempre he tenido miedo a correr una prueba a tope. ¿Y si me encuentro a alguien que quiere hablar conmigo mientras se supone que tengo que representar a la marca? Parar a caminar no me hizo sentir mal.

Caminar era como dar al botón de reset cada 2 kilómetros. Cada vez que notaba que me estaba esforzando y que empezaba a tener pensamientos negativos paraba a caminar y mi mente se limpiaba. El resultado: volvían a hacerme gracia los carteles divertidos y a saludar a la gente que reconocía y me animaba durante el recorrido hasta la línea de meta.

Y aunque mi marca final (1:43:38) no se acercaba mucho a mi mejor marca personal (1:36:33), fue mucho más rápido que lo que me esperaba o me merecía teniendo en cuenta lo mal que me preparé dada la dificultad del circuito. Si hubiera corrido todo el tiempo quizá habría terminado uno o dos minutos más rápidos, pero lo habría sufrido muchísimo y quizá no me habría divertido tanto durante el recorrido.

Si te pica la curiosidad sobre el método de caminar y correr, échale un vistazo a este artículo.


Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo
Avanza hasta el final para pasar de página


Runner´s World te recomienda

Las 10 dudas más comunes en principiantes

Las 10 dudas más comunes en principiantes

Contestamos tus preguntas previas a iniciarte en el running.

05/09/2017 | Jennifer Van Allen, Bart Yasso y Amby Burfoot

Segunda oportunidad

Segunda oportunidad

Haz que tu segundo 5K sea mejor que el primero.

13/07/2017 | Jeff Galloway

Cómo correr una hora seguida

Cómo correr una hora seguida

Disciplina y constancia son claves.

01/02/2017 | runners.es

Cómo llegó a gustarme correr y perdí 13 kilos mientras tanto

Cómo llegó a gustarme correr y perdí 13 kilos mientras tanto

No hay que tener vergüenza por ser novato.

18/12/2016 | Diana Mireles entrevistada por Lauren del Turco (Women’s Health)

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.