Gira tu pantalla para ver Runner´s World

Conocemos a Joel Aubeso, promesa del trail español

El hijo de uno de los mejores ultrafondistas de la historia está listo para honrar la tradición familiar.
Conocemos a Joel Aubeso, promesa del trail español
Conocemos a Joel Aubeso, promesa del trail español
08/01/2018 - Alberto Hernández | Fotos: Bárbara Sánchez-Palomero

Teniendo un orfebre del as­falto preparándole la merien­da todas las tardes hubiese sido lógico decantarse por el gris, pero necesita “darle un valor añadido al ritmo de competición. Cuando vas a la montaña y ves su paisaje te quedas enamorado. Tam­poco voy a negar el efecto que Kilian Jornet ha tenido en mi generación; provocó que nos apasionasen los caminos antes que el asfalto. Sus aventuras, sus victorias, su forma de comunicar... es algo muy inspirador”. Eso no significa que se aleje de la ruta como aficionado (“soy un fanático, este año no me he perdido uno solo de los grandes maratones en streaming y por supuesto madrugué para el hito del año, Breaking2”). Ni que no haya catado el plato (tiene 32:48 en 10K). Es más, escarbando un poco puedes encontrar alguna sorpresa como esta: “Me gustaría preparar un maratón en 2018, pero soy consciente de que para poder correrlo con ciertas garantías hay que entrenar muy bien, acumular una base de kilómetros impor­tante. Así que si me respe­tan las lesiones lo haré”. La prudencia le impide ir más allá: “¿100 km? Eso es otro mundo. Sé lo que se sufre y no me da mucha envi­dia... en montaña seguro que lo probaré, pero sobre el duro asfalto no está dentro de mis planes”.

Este graduado en Admi­nistración y Dirección de Empresas por la Universi­dad de Burgos (su patria chica) y Máster en Mar­kentig Deportivo de ESIC Madrid, tiene una opinión muy bien amartillada sobre todo lo que rodea al deporte que ama: “Me gusta ver cada vez más corredores. A todos nos encanta marcarnos retos y conseguirlos, en ese sentido creo que el trail running es la especialidad perfecta. Integrarlo dentro de un estilo de vida es muy positivo, si bien es cierto que, como en todo, se requiere de un aprendizaje y unos profesionales que nos ayuden. Por otro lado me entristece ver las locu­ras que se están haciendo y que, tarde o temprano, tendrán consecuencias”.

Se define como impacien­te y soñador, y considera que la principal caracte­rística de un corredor es “disfrutar con lo que hace y esforzarse hasta donde pueda”. Recién termina­dos los estudios su vida es un viaje sin rutinas en las que focaliza las horas “sacando adelante un pro­yecto de emprendimiento, a la vez que sigo con los entrenos y mi grupo de FlyGas. De las 8:30 a las 23:00 no estoy quieto”.

Además de querer desbrozar suelas a toda velocidad tiene otras in­quietudes: “Me preocupa realmente la falta de alter­nativas de ocio de calidad que tienen los niños hoy en día. Soy coordinador de un programa de campa­mentos de verano, con más de 200 personas, en el que tratamos de atraer a los chavales por medio de actividades, formaciones y viajes; una tremenda experiencia vital”. Como bailar por empinados senderos.

Joel Aubeso es un valiente de los de verdad, de los que tienen miedo. Eso le da una dimensión mucho más interesante que la conferida por su palpable juventud. Cuando alarga el tranco desde la cima del monte, desbocando el corazón y abriendo la posibilidad a un romance con el suelo, no lo hace movido por la inconsciencia de los veintitrés años. Siente el pánico, lo acaricia, sabe que en su pasión las malas pisadas pueden acabar en catástrofe. Y aun así avanza. Porque hay una línea de llegada y él es atleta, poco más que explicar. Así que digiere su acrofobia y continua clavando los tacos sobre la madre tierra.

“Poca gente sabe que tengo temor a las alturas, en alguna competición me han llegado a temblar las piernas”, dice sobre este incoveniente, nada nimio cuando una de tus pasiones es corretear a miles de metros sobre el nivel del mar. Parece concederle poca importancia al asunto, no lo cuenta mendigando unos gramos de admiración. Debe ser cosa de su aprendizaje deportivo; se inició a los cinco años, a finales de diciembre, una San Silvestre... en Burgos. Duele solo imaginar el frío. Otra explicación a su dureza puede ser genética. Su padre, Jorge, fue subcampeón mundial y plusmarquista español de 100 km.

“Es el maestro, mi ídolo, poder compartir kilómetros con él es un lujo. Tengo un montón de recuerdos suyos, acompañándole al Campeo­nato de España o siguién­dole desde casa cuando disputaba el Marathon des Sables o la Yukon Artic”, dice del hombre que hoy, amplian­do catálogo de funciones, ejerce como su entrenador y junto al que triunfó en la modalidad de equipos en la Everest Race 2012 (“una vivencia brutal, el mejor sitio por el que corrido, nunca he visto unos picos tan impo­nentes”).

Humildad y ambición, cualidades intrínsecas a los acólitos de la larga distancia, no tardan en salir a relucir en la conversación. El plumilla interpela sobre su nómina de victorias. El muchacho dice que “este año han sido cinco, desde que empecé en la montaña, siendo júnior no lo sé... Pero sé las que quiero ganar en un futuro, y son muchas”. Tratando de cerrar el círculo llegamos a la con­clusión de que, por encima de todas, sitúa la Zegama Aizkorri y cualquiera de las pruebas que conforman el Ultra Trail del Mont Blanc.


Teniendo un orfebre del as­falto preparándole la merien­da todas las tardes hubiese sido lógico decantarse por el gris, pero necesita “darle un valor añadido al ritmo de competición. Cuando vas a la montaña y ves su paisaje te quedas enamorado. Tam­poco voy a negar el efecto que Kilian Jornet ha tenido en mi generación; provocó que nos apasionasen los caminos antes que el asfalto. Sus aventuras, sus victorias, su forma de comunicar... es algo muy inspirador”. Eso no significa que se aleje de la ruta como aficionado (“soy un fanático, este año no me he perdido uno solo de los grandes maratones en streaming y por supuesto madrugué para el hito del año, Breaking2”). Ni que no haya catado el plato (tiene 32:48 en 10K). Es más, escarbando un poco puedes encontrar alguna sorpresa como esta: “Me gustaría preparar un maratón en 2018, pero soy consciente de que para poder correrlo con ciertas garantías hay que entrenar muy bien, acumular una base de kilómetros impor­tante. Así que si me respe­tan las lesiones lo haré”. La prudencia le impide ir más allá: “¿100 km? Eso es otro mundo. Sé lo que se sufre y no me da mucha envi­dia... en montaña seguro que lo probaré, pero sobre el duro asfalto no está dentro de mis planes”.

Este graduado en Admi­nistración y Dirección de Empresas por la Universi­dad de Burgos (su patria chica) y Máster en Mar­kentig Deportivo de ESIC Madrid, tiene una opinión muy bien amartillada sobre todo lo que rodea al deporte que ama: “Me gusta ver cada vez más corredores. A todos nos encanta marcarnos retos y conseguirlos, en ese sentido creo que el trail running es la especialidad perfecta. Integrarlo dentro de un estilo de vida es muy positivo, si bien es cierto que, como en todo, se requiere de un aprendizaje y unos profesionales que nos ayuden. Por otro lado me entristece ver las locu­ras que se están haciendo y que, tarde o temprano, tendrán consecuencias”.

Se define como impacien­te y soñador, y considera que la principal caracte­rística de un corredor es “disfrutar con lo que hace y esforzarse hasta donde pueda”. Recién termina­dos los estudios su vida es un viaje sin rutinas en las que focaliza las horas “sacando adelante un pro­yecto de emprendimiento, a la vez que sigo con los entrenos y mi grupo de FlyGas. De las 8:30 a las 23:00 no estoy quieto”.

Además de querer desbrozar suelas a toda velocidad tiene otras in­quietudes: “Me preocupa realmente la falta de alter­nativas de ocio de calidad que tienen los niños hoy en día. Soy coordinador de un programa de campa­mentos de verano, con más de 200 personas, en el que tratamos de atraer a los chavales por medio de actividades, formaciones y viajes; una tremenda experiencia vital”. Como bailar por empinados senderos.


Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo
Avanza hasta el final para pasar de página

Te recomendamos

Polar V650: Entrenar y navegar con todo detalle

Polar V650: una de las herramientas más precisas para controlar tu preparación y cons...

Eres pura energía

La energía ni se crea ni se destruye… Se dona. Súmate al movimiento Renault Runners p...

Supera la tendinitis de los tibiales

Te mostramos cómo evitar esta molesta lesión....

Encuentra tu zapatilla ideal con Asics Foot ID

Vuelve el Foot ID de Asics, uno de los análisis más completos de pisada para corredor...

Conoce a Leire Martínez: una auténtica ultratrail runner

A pesar de su poco bagaje en la larga distancia, Leire Martínez está demostrando que ...

Descubre a Albert Pujol, uno de los mejores corredores de trailrunning en maratón

AML Sport te cuenta cómo se inició en su deporte y cómo entrena y compite Albert Pujo...



Runner´s World te recomienda

El maratón es un chiste

El maratón es un chiste

Uno de los cómicos más admirados del país afronta su primer duelo contra Filípides

12/12/2017 | Alberto Hernández | Fotos: Bárbara Sánchez Palomero

La carrera perfecta

La carrera perfecta

Con pequeños pasos se construye el futuro

01/09/2017 | Aurora Pérez | Foto: iStok

Family Ironman

Family Ironman

A los 51 años 'Ferpo' materializó su sueño de completar la distancia más mítica del triatlón.

30/08/2017 | Alberto Hernández | Fotos: Bárbara Sánchez Palomero

Las camisetas de Jesús España

Las camisetas de Jesús España

Así guarda en su casa de Valdemoro las camisetas que más le han marcado a lo largo de su carrera.

30/08/2017 |

POLÍTICA DE COOKIES

En MPR utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.