Gira tu pantalla para ver Runner´s World

La joya del maratón de Praga

Cada tesoro tiene una perla en su colección. Cada ciudad posee un equivalente en su maratón y Praga es una de las últimas incorporaciones. En Runner’s World nos vimos en la obligación de ir a jugar a cazadores de tesoros.
La joya del maratón de Praga
La joya del maratón de Praga
08/05/2017 - L. Arribas | Fotografía: RunCzech

La ciudad del Moldava ha apostado fuerte por su maratón de Mayo. En este mes los checos celebran la salida de los rojos y los blancos de las flores que inundan la plaza de Wenceslao o el parque Petřín. La etiqueta RunCzech engloba siete carreras con etiqueta oro de la IAAF. Siete eventos que arrancan con el medio maratón de Praga en Abril y se expanden por toda la República Checa. Olomouc, Karlovy Vary o Budějovice. La distancia más común es el medio maratón. Pero nosotros, junto a otros miles de dorsales, teníamos que acudir a esos tejados color rojo y turquesa y meternos entre pecho y espalda la distancia reina.

El maratón de Praga acumula un cuarto de siglo de experiencia. Se fundó en 1995 por el italiano Carlo Capalbo, hoy director de la IAAF para carreras en ruta y mano derecha de Sebastian Coe. Y ha sido recientemente cuando ha despegado hacia la gran fiesta corredora. Ya sabéis. Qué ciudad se resiste a diseminar miles de piernas fatigadas por sus calles y que estas multipliquen al planeta sus sensaciones. Y desde las nueve de la mañana, hora de salida, allá que revienta el ancho de banda de toda la ciudad. Venga instagram y venga fotos a facebook.

Uno viaja a estas ciudades con la esperanza de pasar desapercibido entre los rebaños de turistas y soñando que éstos mantengan el orden en las aceras y no crucen mientras uno corre. La realidad es que uno termina siendo parte de otro rebaño y agradeces que esa hilera de orientales que sigue a la guía con paraguas te haga parar. Sobre todo después de tres horas de carrera.

Lo cierto es que contar con un gran río permite a Praga serpentear con poco desnivel. Salvo visitas esporádicas a los laterales, el antiguo Gueto judío o los accesos a algún puente del Moldava, las cuestas son inexistentes. No en vano mantienen la mejor marca de un maratón en el mes de mayo, así como el récord del mundo de medio maratón femenino. En esta ocasión el intento de bajar el tiempo del vencedor a las 2h06 quedó fuera del alcance del trío etíope que encabezaron, por este orden, Abraha Gebretsadik y Bazu Worku. Ni el gran Yuki Kawauchi tuvo suerte, tropezando con un bordillo cuando figuraba en el grupo de cabeza y perdiendo contacto con la armada africana. No así sucedió con Valary Jemeli que despedazó el récord femenino para situarlo en 2h21 e imponiéndose a un dueto etíope.

Metros y metros más atrás íbamos casi 11.000 participantes que acudíamos a una cita a ratos calurosa pero siempre apetecible. Correr en la capital checa es un asunto complicado por la cantidad de cosas para ver y hacer las horas anteriores a la prueba. Por desgracia no coincidieron por los pelos las grandes citas musicales —Deep Purple, Depeche Mode y Rammstein justo en las semanas posteriores a la carrera— o el Festival de la Cerveza checa que se disputa en la esplanada de Letná. Y la carrera habría pasado dos veces por su lado. Se hace difícil sopesar cuánto duelen treinta y cuatro kilómetros en las piernas frente a ciento cincuenta variedades locales de cerveza. Por fortuna para la pureza del deporte abren sus puertas en unos pocos días y queda como visita complementaria para una hidratación posterior.

El recorrido es un doble nudo corredizo con un paseo por la base del imponente barrio del castillo, el puente de Carlos, y río adelante hacia Karlín y el centro histórico. El paso por la línea de salida te zambulle en la vieja Praga y giramos hacia el sur, río arriba hacia Vyšehrad y sus jardines. La lástima es no poder esconderse uno durante dos semanas entre los árboles, y acudir al festival gastronómico de Praga. Alguien escribió que correr maratones tiene algo de reiterado masoquismo y uno regresa de las catacumbas de la carrera, entre el medio maratón y el kilómetro treinta, deseando que le saquen de idas y vueltas por la orilla. Si tenemos en cuenta que Kafka fue un habitante de la ciudad, rodear el Moldava de nuevo hacia el casco histórico de Praga es un alivio, doloroso y kafkiano, pero alivio al fin y al cabo.

La ciudad del Moldava ha apostado fuerte por su maratón de Mayo. En este mes los checos celebran la salida de los rojos y los blancos de las flores que inundan la plaza de Wenceslao o el parque Petřín. La etiqueta RunCzech engloba siete carreras con etiqueta oro de la IAAF. Siete eventos que arrancan con el medio maratón de Praga en Abril y se expanden por toda la República Checa. Olomouc, Karlovy Vary o Budějovice. La distancia más común es el medio maratón. Pero nosotros, junto a otros miles de dorsales, teníamos que acudir a esos tejados color rojo y turquesa y meternos entre pecho y espalda la distancia reina.

El maratón de Praga acumula un cuarto de siglo de experiencia. Se fundó en 1995 por el italiano Carlo Capalbo, hoy director de la IAAF para carreras en ruta y mano derecha de Sebastian Coe. Y ha sido recientemente cuando ha despegado hacia la gran fiesta corredora. Ya sabéis. Qué ciudad se resiste a diseminar miles de piernas fatigadas por sus calles y que estas multipliquen al planeta sus sensaciones. Y desde las nueve de la mañana, hora de salida, allá que revienta el ancho de banda de toda la ciudad. Venga instagram y venga fotos a facebook.

Uno viaja a estas ciudades con la esperanza de pasar desapercibido entre los rebaños de turistas y soñando que éstos mantengan el orden en las aceras y no crucen mientras uno corre. La realidad es que uno termina siendo parte de otro rebaño y agradeces que esa hilera de orientales que sigue a la guía con paraguas te haga parar. Sobre todo después de tres horas de carrera.

Lo cierto es que contar con un gran río permite a Praga serpentear con poco desnivel. Salvo visitas esporádicas a los laterales, el antiguo Gueto judío o los accesos a algún puente del Moldava, las cuestas son inexistentes. No en vano mantienen la mejor marca de un maratón en el mes de mayo, así como el récord del mundo de medio maratón femenino. En esta ocasión el intento de bajar el tiempo del vencedor a las 2h06 quedó fuera del alcance del trío etíope que encabezaron, por este orden, Abraha Gebretsadik y Bazu Worku. Ni el gran Yuki Kawauchi tuvo suerte, tropezando con un bordillo cuando figuraba en el grupo de cabeza y perdiendo contacto con la armada africana. No así sucedió con Valary Jemeli que despedazó el récord femenino para situarlo en 2h21 e imponiéndose a un dueto etíope.

Metros y metros más atrás íbamos casi 11.000 participantes que acudíamos a una cita a ratos calurosa pero siempre apetecible. Correr en la capital checa es un asunto complicado por la cantidad de cosas para ver y hacer las horas anteriores a la prueba. Por desgracia no coincidieron por los pelos las grandes citas musicales —Deep Purple, Depeche Mode y Rammstein justo en las semanas posteriores a la carrera— o el Festival de la Cerveza checa que se disputa en la esplanada de Letná. Y la carrera habría pasado dos veces por su lado. Se hace difícil sopesar cuánto duelen treinta y cuatro kilómetros en las piernas frente a ciento cincuenta variedades locales de cerveza. Por fortuna para la pureza del deporte abren sus puertas en unos pocos días y queda como visita complementaria para una hidratación posterior.

El recorrido es un doble nudo corredizo con un paseo por la base del imponente barrio del castillo, el puente de Carlos, y río adelante hacia Karlín y el centro histórico. El paso por la línea de salida te zambulle en la vieja Praga y giramos hacia el sur, río arriba hacia Vyšehrad y sus jardines. La lástima es no poder esconderse uno durante dos semanas entre los árboles, y acudir al festival gastronómico de Praga. Alguien escribió que correr maratones tiene algo de reiterado masoquismo y uno regresa de las catacumbas de la carrera, entre el medio maratón y el kilómetro treinta, deseando que le saquen de idas y vueltas por la orilla. Si tenemos en cuenta que Kafka fue un habitante de la ciudad, rodear el Moldava de nuevo hacia el casco histórico de Praga es un alivio, doloroso y kafkiano, pero alivio al fin y al cabo.


No cabe duda de que es un destino ideal para correr dejándose el reloj en el hotel. El amplísimo tiempo límite y verte siempre acompañado de corredores de tu ritmo permite correr mirando a las fachadas de la belleza barroca, los bancales del río y avenidas en las que el pulso de la vieja Europa se siente más presente que nunca. La feria del corredor misma está en un palacete del ferial en el distrito de Holešovice, datado de los años veinte y que se ameniza con orquestas estilo belle époque.

Hay varias recomendaciones de índole práctica que acompañan al mantra de entrenar y entrenar para la carrera. Una de ellas es la de empaparse de la literatura y cultura de la ciudad y el país. Durante toda la mañana corremos por una de las grandes capitales del centro de Europa, a lo largo de los bancales de un río que ha sido musicalizado por Dvorak, y nos quejaremos de adoquines —y veremos unos pocos kilómetros bastante incómodos— que han sido martilleados por los tanques de los ejércitos nazi y soviético, cascos de caballerías y botas de soldados de varias épocas. Si uno quiere entretenimiento, pasamos al lado de varias de las joyas barrocas de Praga con lo que sólo queda imaginar los techos del Klementinum y su biblioteca en lugar de graznar maldiciendo el kilómetro treinta y tres y ese puente con empedrado que se clava en las plantas de los pies.

Esta edición nos dedicó de nuevo unas temperaturas moderadas pero, qué contar. Por encima de los treinta kilómetros todo se caldea más y pocas cosas quedan más que imaginarnos sentados en una cervecería centenaria. En tanto que vamos imaginando, kenianos y etíopes destrozan los cronómetros. Nosotros, nuestras articulaciones. Es ley de vida.

Información práctica.

Maratón Praga (CZE). Distancias 42 / 2x21 / Family Run

Web: www.runczech.com

facebook.com/runczech twitter: @runczech

Oficina Turismo Chequia en España. Av. de Pío XII, 22-24, 28016 Madrid. Tel: 91 3592527

Viajar:

Czech Airlines opera con Iberia. Vuelos directos.

Sportravel organiza viaje anual.

 


Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo
Avanza hasta el final para pasar de página

Te recomendamos

Análisis / Brooks Levitate

Todo nuevo para buscar nuevas sensaciones....

¡Los 1.000 metros más rápidos que hayas corrido!

adidas realiza un circuito por toda España con su modelo Supernova...

Las 11 lesiones más comunes del corredor

Conócelas bien para escapar de ellas. Y si te cogen, aprende a tratarlas como es debi...

Pau Gasol y Miguel Ángel Muñoz comparten aventura

Pau Gasol y Miguel Ángel Muñoz de aventura en los Dolomitas italianos...

A tus pies toda la tecnología Boost

La tecnología Boost de adidas se adapta a cualquier tipo de corredor, encuentra a tu ...

Dime cómo corres y te diré qué zapatillas utilizar

De la mano de Sprinter te mostramos la zapatilla que se asemeja a tu forma de entende...



Runner´s World te recomienda

El Maratón de Sevilla, sede del Campeonato de España

El Maratón de Sevilla, sede del Campeonato de España

La ciudad andaluza repite después de haber sido sede en 2016.

17/10/2017 | runners.es

Todos contra el cáncer en La Laguna

Todos contra el cáncer en La Laguna

No te pierdas esta marcha solidaria de la AECC del próximo 22 de octubre.

17/10/2017 | Pablo Vázquez

Aquel verano del 92

Aquel verano del 92

¿Qué supusieron los Juegos Olímpicos de Barcelona?

17/10/2017 | Albert Caballero

El corredor de montaña Tofol Castanyer gana el Maratón de Palma

El corredor de montaña Tofol Castanyer gana el Maratón de Palma

El crono final del corredor balear: 2:31:15. En categoría femenina triunfó Rosaura Casado.

16/10/2017 | runners.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.