Gira tu pantalla para ver Runner´s World

El síndrome de la cintilla iliotibial o rodilla del corredor: una lesión por sobreuso

El Dr. Manuel Villanueva nos explica las causas,diagnóstico, tratamiento y soluciones para esta lesión tan extendida en el corredor.
El síndrome de la cintilla iliotibial o rodilla del corredor: una lesión por sobreuso
El síndrome de la cintilla iliotibial o rodilla del corredor: una lesión por sobreuso
05/05/2017 - Dr. Manuel Villanueva -editor: Ezequiel Bellido / Foto:


Aunque hayamos nacido para correr, hace tiempo que perdimos algunos de los automatismos evolutivos naturales y hoy en día, los errores de entrenamiento, las descompensaciones o la falta de un material o técnica adecuada de carrera se postulan como responsables de casi el 60% de las lesiones de los corredores.

¿Qué es el síndrome de la cintilla iliotibial o rodilla del corredor?

Como explica el Dr. Manuel Villanueva, traumatólogo y responsable de la clínica Avanfi:

“la Tendinopatía de la Cintilla Iliotibial o Rodilla del Corredor  es una lesión por sobreuso que afecta a la banda iliotibial y se caracteriza por la aparición de dolor en la cara lateral de la rodilla, donde se produce una ficción entre la cintilla y el epicóndilo lateral. Es una lesión muy frecuente en los corredores de media y larga distancia pero no es exclusivo de ellos.

En deportes como el running, ciclismo remo e incluso subidos a una elíptica en el gimnasio, donde los ciclos de flexión son patentes, el tensor de la fascia lata y la cintilla iliotibial del deportista ayudan a la estabilidad de la flexión de la cadera y rodilla, y sus posiciones se van compensando, pero las repetidas flexo-extensiones con carga aumentan la fricción de estas estructuras, pudiendo provocar su inflamación o su deterioro”.

¿Cuáles son sus causas?

Como en muchas de las lesiones, la ‘rodilla del corredor’ suele ser provocada por múltiples factores, aunque siempre por una cadena lesional descendente -desde la cadera hacia la rodilla- o bien por una cadena lesional ascendente, -desde el pie hacia la rodilla-.

En ocasiones el problema empieza en los músculos abductores de la cadera, que por debilidad o fatiga no estabilizan la pelvis. Otras estructuras intentan compensar. A esto podría sumarse un exceso de pronación del pie, para conseguir una aproximación y rotación interna adecuada de la pierna, iniciando el mecanismo de sobrecarga y lesión. En estos casos la combinación de estiramientos, fortalecimiento de la musculatura de la pelvis, aductores y abductores o la modificación de la técnica de carrera pueden ser la solución a largo plazo de los corredores. Los estudios 3D de la carrera nos informarán de disbalances, mala técnica de carrera o insuficiencia muscular y nos ayudarán a programar un trabajo específico de compensación que, con frecuencia, se descuida. 

En otros casos la mala técnica de carrera, un inadecuado, que no malo, calzado deportivo o unas características biomecánicas anormales están implicadas en el desarrollo de la lesión. Los traumatólogos especialistas en tratar esta lesión en corredores deben tener una profunda comprensión de la biomecánica de la carrera y que lesiones la pueden alterar para poder realizar un correcto asesoramiento y deben apoyarse también en podólogos y profesionales especializados en biomecánica de la carrera.

Se ha postulado que el corredor con pies excesivamente pronados –apoyan hacia dentro- tiene predisposición a lesiones que ocurren con mayor frecuencia en la parte medial de la extremidad inferior como el síndrome de estrés tibial; síndrome dolor patelofemoral o tendinitis del tibial posterior debido a un movimiento excesivo de la articulación subastragalina. En cambio los corredores con rigidez de esta estructura y falta de absorción de impactos tienen más predisposición a lesiones localizadas en la cara lateral de la extremidad inferior: síndrome de fricción de la banda iliotibial; tendinitis de los peroneos, fracturas por estrés de metatarsianos, bursitis trocantérica o la fascitis plantar.

Un asesoramiento profesional sobre la elección de una adecuada zapatilla así como el material más óptimo para absorber el impacto, sería muy beneficioso para minimizar el riesgo de esta lesión.

Es importante volver a subrayar, que nunca suele existir una alteración aislada para que al final se sufra del ´Síndrome de la Cintilla Iliotibial’, perfectamente pueden coexistir varias alteraciones, en una cadena lesional ascendente o descendente.

¿Cómo se diagnostica?

La exploración clínica Síndrome Cintilla Iliotibial o Rodilla del Corredor es la base del diagnóstico. Es fundamental tener presente este cuadro clínico para no confundirlo con otros más habituales. Para ello se explora la rigidez de estructuras de la cadena, con pruebas de Thomas y de Ober – con la primera se flexiona la cadera al máximo y se comprueba si la rodilla contraria se encoge y con la segunda se ve si la abducción y extensión de la cadera está limitada- .Las pruebas de imagen no son fundamentales, pero pueden estar indicadas.

La resonancia puede objetivar signos de entesopatía, bursitis o engrosamiento de la cintilla en la zona del epicóndilo lateral de la rodilla.

La ecografía permite comparar en tiempo real con el lado sano y realizar seguimiento evolutivo, además de tratamientos dirigidos.

¿Cuál será el tratamiento de este síndrome en sus fases iniciales?

En los cuadros más leves o fases de reagudizacióndel Síndrome de la Iliotibial o Rodilla del Corredor, el tratamiento inicial será el reposo relativo, la modificación de los ejercicios y el frío local -2-3 veces al día- o el uso de antiinflamatorios no esteroideos.

No se aconseja el reposo absoluto en las fases iniciales, sólo limitar las actividades y movimientos que producen dolor. Es decir, se procede a la modificación de la actividad rutinaria del corredor, incluyendo en un programa de ejercicios para fortalecer la musculatura de los glúteos; y estiramientos.

Los tratamientos fisioterapéuticos serán incluidos si la evolución no es positiva.El tratamiento comenzará con técnicas de fisioterapia, como los estiramientos específicos para el glúteo y la cintilla mencionados anteriormente; así como terapias con radiofrecuencia, ultrasonidos, laser, magnetoterapia, TENS, punción seca, ondas de choque y la iontoforesis -sistemas utilizados para administrar los corticoides en tejido inflamado sin una inyección-. Los parches tópicos de lidocaína en la zona del epicóndilo también son beneficiosos.

En esta fase hemos de revisar las posturas y el material deportivo del atleta, por si proceden correcciones, plantillas o modificación del calzado. En este sentido, el  papel del ortopodólogo es fundamental para corregir o paliar la hiperpronación u otras alteraciones estáticas o dinámicas de la marcha que pudieran actuar como un factor predisponente o desencadenante.

Cuando el cuadro del Síndrome de la Cintilla Iliotibial es más grave, y si el paciente no responde a las terapias de fisioterapia mencionadas, éste puede optar por el tratamiento con EPI -electrolisis percutánea intratisular- o la proloterapia, procedimientos que limpian o destruyen el tejido dañado o por terapias mínimamente invasivas guiadas por ecografía de alta resolución para desinflamar la bursa y regenerar el tejido colágeno de la cintilla: corticoides, plasma rico en plaquetas, Orthokine e incluso colágeno o ácido hialurónico para reducir la fricción.

¿Y si no mejoro?

En caso de requerir cirugía, la cirugía ultramínimante invasiva guiada por ecografía del Síndrome de la Cintilla Iliotibial o Rodilla del Corredor, es una alternativa a la cirugía convencional que nos permite realizar intervenciones con anestesia local, con mínimas incisiones de 1- 2 mm -no requiere dar puntos de sutura-, evitando hacer isquemia -lo que permite no realizar anestesias más profundas o generales-, reduciendo el dolor y el sangrado -el daño quirúrgico es mínimo-.

Con el ecógrafo se puede controlar la posición del nervio en todo momento y optimizar nuestra liberación quirúrgica reduciendo los riesgos.
Además se practica de forma ambulante y se acelera la recuperación del paciente.En mi criterio, esta forma de cirugía representa el futuro patrón oro de la cirugía de esta lesión.

Rehabilitación del Síndrome de la Cintilla Iliotibial

En el caso de tener que recurrir a la cirugía convencional o la cirugía ultramínimamente invasiva del síndrome de la cintilla iliotibial, los tratamientos con radiofrecuencia o diatermia profunda son ideales para la fase de recuperación y rehabilitación. Esta terapia permite aumentar la temperatura de los tejidos y facilita el drenaje linfático, mejorando la vascularización y nutrición, reduciendo el edema, aliviando el dolor y mejorando la movilidad articular.

Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, la corrección de la técnica de carrera y del calzado deportivo o el uso de plantillas conformadas personalizadas completarán las pautas de recuperación.

Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo


Te recomendamos

Sin mirar atrás

Martín Fiz y Diego García charlan sobre el futuro. Siempre sin mirar atrás....

Corre con Runner's el reto Skechers Performance Norte vs Sur

Nos sumamos este año al duelo Norte Sur, únete a nuestro equipo y ayúdanos a batir al...

#MyFutureSelf: ¡Habla con tu yo futuro!

Cuéntale lo que esperas de él, tus sueños, tus ilusiones... ¡y descubre en el futuro ...

¡Corre la Behobia-San Sebastián con Yamaha!

No te pierdas la Clásica vasca, confía en las dos ruedas de la NMAX y todo saldrá a p...

Cinco consejos para correr tu mejor maratón

Los complementos que te ayudarán a afrontar con éxito los 42,195km...

Probamos las Joma Storm Viper

Ligereza, buena impulsión, estabilidad y durabilidad, ¿qué mejor cóctel para entrenar...

Runner´s World te recomienda

El cuidado holístico integral del deportista

El cuidado holístico integral del deportista

Para mejorar hay que ir más allá de los entrenamientos.

18/05/2017 | Ana González-Madroño

Carbohidratos, gasolina para tus piernas

Carbohidratos, gasolina para tus piernas

Elegir los más adecuados en cada momento es la clave del éxito.

14/05/2017 | Pablo Vázquez

Lo último en tratamientos biológicos para el runner lesionado

Lo último en tratamientos biológicos para el runner lesionado

El Dr. Manuel Villanueva te pone al día de los últimos avances de estas terapias que curan las lesiones.

05/04/2017 | Dr. Manuel Villanueva -editor: Ezequiel Bellido / Foto: Org. Haría Extreme

¿Debo operarme si tengo los meniscos rotos?

¿Debo operarme si tengo los meniscos rotos?

El Dr. Manuel Villanueva aporta luz a esta controvertida y delicada cuestión en la que se ven inmersos muchos runners.

23/03/2017 | Dr. Manuel Villanueva -editor: Ezequiel Bellido / Foto: Runner's World México

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.