Gira tu pantalla para ver Runner´s World

Cero bromas con la tendinitis de la "pata de ganso"

Tiene un nombre gracioso, no lo vamos a negar, pero sus consecuencias en tu rodilla no lo son tanto.
Cero bromas con la tendinitis de la "pata de ganso"
Cero bromas con la tendinitis de la "pata de ganso"
06/09/2017 - Pablo Vázquez


Pata de ganso. Nombre gracioso, ¿o no? Pues no te hará tanta gracia como te atrape esta temida lesión del runner. Su singular nombre es debido a la formación tendinosa que cubre la parte interior de la rodilla, que con la unión del semitendinoso, recto interno y sartorio, componen un tridente con forma de pata de ganso. De ahí el 'divertido' nombre de una 'odiosa' lesión.

Lo primero que debes hacer, si crees haber sido sobrecogido por esta lesión, es analizar los síntomas y, en caso de ser necesario, acudir a un especialista en la materia. Una de las primeras señales de alarma es la sensación de un hormigueo, similar a una quemazón, en la zona interna de la rodilla. Si aparece, enciende todas las alarmas porque puede ser la pata de ganso entrando en acción. La inflamación de la zona es otro de los síntomas más habituales, la cual podremos paliar tanto con aplicación de terapias de frío, como con geles y sprays antiinflamatorias locales que aliviarán el dolor.

A modo preventivo, para los que aún no han sufrido en sus carnes esta molesta lesión, y también como mecanismo para paliar los dolores acarreados por ella, los estiramientos, principalmente analíticos, te pueden ayudar a mantener a raya este tipo de tendinitis. Se trata de una dolencia provocada por el rápido incremento, por regla general, de la carga de nuestros entrenamientos o con el cambio de nuestras zapatillas de running. Asimismo, tu técnica de carrera puede estar jugando un papel decisivo a la hora de sufrir o no la tendinitis de la pata de ganso, por lo que sería recomendable que acudieras a un experto en biomecánica de la carrera para mejorar en este aspecto.

Cuando vuelvas a retomar tus entrenamientos, si es que la lesión te ha impedido proseguir con ellos con relativa normalidad, deberás hacerlo de forma progresiva, sin dejarte llevar por tu ansiedad de kilómetros. Deberás adoptar el estiramientos pre y post carrera como si de tu bien más preciado se tratase, comulgar con el hielo post ejercicio -con 20 o 30 minutos es suficiente- y analizar con sumo detalle el tipo de calzado que utilizas durante la práctica deportiva. 

Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo


Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.