Gira tu pantalla para ver Runner´s World

Cómo prevenir la cervicalgia

¡Evita el dolor de cuello ya!
Cómo prevenir la cervicalgia
Cómo prevenir la cervicalgia
17/03/2017 - Hernán Silván

El dolor de cuello o “cervicalgia” es una lesión muy común que puede interferir en nuestro programa de entrenamiento, llegando a ser particularmente frustrante, pues las articulaciones y músculos que forman la parte de la zona cervical se utilizan en casi todas las actividades físicas. Habitualmente localizado en la región posterior, el dolor de cuello puede llegar a extenderse hacia la nuca y el resto de la cabeza o hacia el hombro y el brazo.
 
Ya sea presentándose de forma molesta o manifestándose poco a poco, suele ser benigno pero molesto. Se estima que entre el 15 y el 20% de la población general padece algún tipo de molestia de cuello, pudiendo aumentar con la edad. La tensión excesiva de los músculos que mueven el cuello y sostienen la cabeza es la causa más frecuente, guardando una clara relación con la profesión desempeñada, ya sea por el mantenimiento de posturas forzadas o por trabajos de carga. Estar mucho tiempo sentados frente al ordenador o el estrés de la conducción, ya sea en ciudad o carretera, son otras posibles causas de esta dolencia.
 
¿CÓMO PUEDE SER EL DOLOR DE CUELLO?
 
En la contractura muscular aguda o tortícolis el dolor aparece bruscamente y la movilidad del cuello queda bastante limitada, obligándonos a adoptar posturas “antidolor”, con el cuello inclinado para protegernos. Los movimientos bruscos, la exposición al frío o una mala postura durmiendo, originan este cuadro generalmente benigno, pues cede en pocos días con reposo, calor y algún relajante muscular tomado por la noche.

El dolor de cuello o “cervicalgia” es una lesión muy común que puede interferir en nuestro programa de entrenamiento, llegando a ser particularmente frustrante, pues las articulaciones y músculos que forman la parte de la zona cervical se utilizan en casi todas las actividades físicas. Habitualmente localizado en la región posterior, el dolor de cuello puede llegar a extenderse hacia la nuca y el resto de la cabeza o hacia el hombro y el brazo.
 
Ya sea presentándose de forma molesta o manifestándose poco a poco, suele ser benigno pero molesto. Se estima que entre el 15 y el 20% de la población general padece algún tipo de molestia de cuello, pudiendo aumentar con la edad. La tensión excesiva de los músculos que mueven el cuello y sostienen la cabeza es la causa más frecuente, guardando una clara relación con la profesión desempeñada, ya sea por el mantenimiento de posturas forzadas o por trabajos de carga. Estar mucho tiempo sentados frente al ordenador o el estrés de la conducción, ya sea en ciudad o carretera, son otras posibles causas de esta dolencia.
 
¿CÓMO PUEDE SER EL DOLOR DE CUELLO?
 
En la contractura muscular aguda o tortícolis el dolor aparece bruscamente y la movilidad del cuello queda bastante limitada, obligándonos a adoptar posturas “antidolor”, con el cuello inclinado para protegernos. Los movimientos bruscos, la exposición al frío o una mala postura durmiendo, originan este cuadro generalmente benigno, pues cede en pocos días con reposo, calor y algún relajante muscular tomado por la noche.

Cuando la sensibilidad dolorosa lo permita, podremos añadir el masaje de descarga muscular y los estiramientos suaves, que deben realizarse siempre sin dolor. Si pasados 4 ó 5 días el cuadro de tortícolis no cede, habrá que hacer una exploración más completa buscando otras causas que puedan poner de manifiesto que el motivo no es únicamente de índole muscular (artrosis cervical, pinzamiento articular, etc). En cualquier caso, el dolor y la rigidez no nos dejarán entrenar sin molestias, así que debemos retomar la actividad física cuando la movilidad sea completa.
 
Cuando el cuello presenta un dolor menos intenso y limitación global de los movimientos (nos deja movernos un poco a cada lado, pero no totalmente), que aumenta sólo con la actividad física y mejora con el reposo, y cuyas molestias son intermitemtes, hablaremos de cervicalgia crónica. Es la más común manifestación de molestias o dolores de cuello, y no por banal debemos olvidarla sin tratar. Aunque nos va a dejar correr, notaremos al finalizar el entrenamiento cierta rigidez y algo de malestar. Estas mismas molestias “en frío” las sentiremos al levantarnos de la cama al día siguiente.
 
PREVENCIÓN
 
La prevención con ejercicios de estiramiento suaves servirá para frenar el cuadro, pero si conocemos a alguien que nos pueda dar un masaje en el cuello y parte superior de la espalda (columna dorsal y hombros) acabaremos rápidamente con las molestias. Si, por el contrario, el dolor de cuello no cede, y con el paso de los días se extiende al hombro e incluso al brazo, hablaremos de cervicobraquialgia, fenómeno provocado por la irritación o comprensión de las ramas nerviosas cervicales medias o bajas (C4 a C8) que van a inervar diferentes localizaciones del brazo y mano. Es un dolor muy intenso, que no cede con reposo y suele exacerbarse por la noche. Se acompaña habitualmente de sensación de adormecimiento u hormigueo en el cuello, brazo o manos, según el territorio de la raíz nerviosa comprometida. Las causas más frecuentes son la artrosis cervical, hernia discal o pinzamiento articular por traumatismo. La ayuda médica es necesaria en cualquier cervicobraquialgia para que el cuadro urgente no progrese.

TRATAMIENTO DEL DOLOR DE CUELLO
 
Analgésicos
 
Si el dolor de cuello es repentino y no hay causa traumática se debe controlar el dolor para que éste no genere mayor contractura muscular.
 
Hielo
 
El frío es útil al sentir dolor de cuello repentino y ayuda a controlar el espasmo muscular en los primeros 3 días. Se aplica 3 veces al día durante 10 minutos.
 
Calor
 
Mejorará el dolor desde el 4º ó 5º día relajando la musculatura. Existen cremas de capsaicina (Capsicin, Capsidol) que además de ser analgésicas proporcionan suficiente calor.
 
Movimiento
 
Se deben mantener, en lo posible, las actividades de la vida diaria. Es conveniente dejar de entrenar unos días.
 
Ejercicios
 
En cuanto desparezca el espasmo muscular y el dolor, será interesante mejorar la movilidad realizando suaves ejercicios de flexión (barbilla al pecho) y lateralización (oreja al hombro) sin hacer rotaciones aún.
 
Collarín blando
 
Existe cierta polémica por su uso. Si lo utilizamos será los 2 ó 3 primeros días y de forma intermitente. Mejor que sea blando (gomaespuma). Se aplica para que reposen los músculos que se contracturan y para realizar nuestras actividades de la vida diaria con cierta seguridad.

TRATAMIENTO BIOLÓGICO
 
La homeopatía, en general, y la homotoxicolología, en particular, son fármacos naturales que ofrecen una vía una vía alternativa a los tratamiento convencionales (relajantes musculares y calmantes, no exentos de efectos adversos) con la ventaja para el paciente de no presentar efectos secundarios y acelerar el proceso de recuperación de las lesiones.
 
El principal modulador de la inf lamación y el dolor es Traumeel S, médicamente muy efectivo en toda la patología articular con muy contrastados resultados en patologías espinales. Como medicamento específico de las patologías intervertebrales y neurálgicas de toda la columna vertebral empleamos Discus Compositum. Para los espasmos musculares y contracturas de cuello usamos Spascupreel. Utilizamos Vertigoheel en afecciones que cursen con mareo, pequeño vértigo e inestabilidad.
 
Que no se te pierda la cabeza… aunque nos pueda parecer banal, un dolor de cuello merece siempre cierta atención por su fácil progresión al “mal mayor”.

Algunas medidas “higiénico-posturales”
 
También pueden ayudarnos a evitar un mayor dolor de cuello si somos propensos a padecerlo:
 
- El reposo físico en periodos de dolor.
- La posición correcta de la cabeza durante el trabajo o el estudio.
- Evitar movimientos o giros bruscos de la cabeza.
- Dormir con una almohada baja o anatómica que se adapte a la curvatura del cuello.
- Aplicar calor seco local e incluso alguna crema analgésica de calor, por las mañanas.
- Hacer estiramientos de cuello y hombros de forma suave y sin dolor ni rebotes.
- Potenciación isométrica con ejercicios de resistencia lateral y frontal para fortalecer trapecios y músculos flexores de cuello.

Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo
Avanza hasta el final para pasar de página

Te recomendamos

Mejora tu técnica de carrera con Altra

Conoce las virtudes del Zero Drop para tus pies que pueden mejorar tu rendimiento....

New Balance FuelCore Sonic: velocidad y ajuste milimétrico

Con mediasuela de REVLite, su compuesto más reactivo, destaca por la construcción ti...

Hidrata tu cuerpo de manera eficaz

En verano debemos preocuparnos más si cabe por una correcta hidratación. La sed e inc...

5 beneficios de un buen descanso para el runner

Descuidar tu sueño puede pasarte factura y, aunque no lo creas, lastrará tu rendimien...

Recuperar después de un 10k

Estuvimos en la meta de la Carrera Liberty 2017 para comprobar la reacción de los cor...

Únete al equipo Brooks

Brooks busca corredores para formar parte de su equipo oficial...



Runner´s World te recomienda

4 tratamientos que quizá a ti tampoco te funcionaron

4 tratamientos que quizá a ti tampoco te funcionaron

Los tratamientos previos para el dolor de mis isquios me habían proporcionado resultados desiguales.

24/07/2017 | runners.es

5 consejos para correr en suelo mojado

5 consejos para correr en suelo mojado

Ten cuidado con los resbalones, que son traicioneros y pueden traer consigo una lesión.

02/03/2017 | Emilia Romero | Adaptación: Pablo Vázquez

“La fascitis plantar aparece más en deportes con impactos en el talón”

“La fascitis plantar aparece más en deportes con impactos en el talón”

Así lo asegura la podóloga Salesa Macía Bellas en una entrevista.

28/02/2017 | Salesa Macía | Adaptación: Pablo Vázquez

El enemigo del arco

El enemigo del arco

Estiramientos simples y ejercicios de fortalecimiento pueden curar una lesión en el pie muy molesta.

22/02/2017 | runners.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.