Gira tu pantalla para ver Runner´s World

Cuida tus caderas

Analizamos a fondo esta lesión en atletas veteranos.
Cuida tus caderas
Cuida tus caderas
02/01/2017 - runners.es


Artículo por cortesía de 

Las lesiones en las caderas y sus alrededores (osteopatía de pubis, desviación de la cadera por rotación, etc.) son una de las pesadillas entre los corredores, ya que su curación suele ser muy larga. La cadera es una articulación muy estable. La firme cápsula que la envuelve crea una presión negativa en la articulación, que sefortalece aún más con sus ligamentos y huesos. La función básica de la cadera es ayudar a amortiguar el golpe cuando corremos o saltamos, representando una magnífica combinación de estabilidad y movilidad. Junto con el hombro, la cadera es la articulación más móvil del cuerpo humano. Las caderas compensan la limitación de movimientos debida a la estabilidad de ellas.

El consejo de  

La mejor forma de cuidar y proteger tus caderas es mediante el trabajo de fuerza y, sobre todo, ejercicios como las sentadillas. Muchos corredores sufren dolores en la zona de las caderas ocasionados por una mala técnica de carrera, por lo que la mejora de esta faceta te ayudará a prevenir este tipo de lesiones. No esperes a caer lesionado, dedica al menos un día de la semana al desarrollo de una correcta técnica de carrera y, por consiguiente, una buena higiene postural. No dudes en contactar con un especialista en la materia si te encuentras perdido en este campo, a veces invertir una pequeña cantidad de dinero puede ahorrarte muchos euros.

En caso de que exista una bursitis y, por consiguiente, una inflamación local, consulta a tu médico sobre la ingesta de cualquier tipo de terapia química que considere oportuna. Además, como ayuda extra, puedes incorporar una terapia de frío para aliviar ligeramente el dolor ocasionado por la inflamación articular, utilizando, si es posible, un vendaje de compresión que facilite el drenaje linfático.

No obstante, al tratarse de una zona de difícil acceso para terapias externas al tratarse de una estructura ósea que se encuentra a más de cuatro centímetros, la aplicación de frío tendrá un menor impacto que en otras lesiones, aunque aliviará sensiblemente la percepción del dolor. Por ello, el reposo cobrará una especial relevancia en esta ocasión, y deberás hacer de la frase "un paso hacia atrás pueden ser dos hacia delante" tu religión.



UN PROBLEMA DE ASIMETRÍA

A pesar de que las caderas actúan como un par de fuerzas, rara vez están simétricas. Puede haber una pequeña diferencia desde el nacimiento o se puede deber a los hábitos posturales y de entrenamiento. Por ello, cuando nos tumbamos en el suelo, boca arriba, con las piernas estiradas y totalmente relajadas, se puede observar que uno de los pies se nos va más hacia afuera.

Si dicha rotación fuese extraordinariamente grande en uno de los pies, hay que pensar en un gran acortamiento de los músculos de la cadera de ese mismo lado. Si se nota alguna de estas asimetrías se debe intentar corregir adoptando una buena postura todo el tiempo y estirando cualquier músculo agarrotado o acortado, según lo encontremos cada día que salgamos a correr.

Consideraremos los cuadros médicos más frecuentes en la cadera del corredor: La bursitis de cadera, la cadera osteofítica simple del deportista, el deslizamiento epifisario de la cabeza femoral en el atleta adolescente y la cadera del corredor veterano.

LA CADERA DEL CORREDOR VETERANO

Como todas las articulaciones sujetas a carga, la cadera es vulnerable a determinadas degeneraciones. Las superficies de los cartílagos articulares se van endureciendo y luego resquebrajando. Esta situación obliga al cartílago a intentar autocurarse, dando lugar a una vascularización suplementaria en la zona de excesivo roce articular.

La citada solución de urgencia termina, a la larga, debilitando aún más al cartílago y al hueso que está debajo. Por otra parte, el exceso de roce de superficies articulares desprovistas de cartílago origina formaciones de hueso o «picos» que dificultan el buen funcionamiento de la articulación.

Pero, como la cadera es una articulación grande, siempre tiene superficie articular suficiente como para que se siga corriendo sin molestias, especialmente si se conserva con buen tono la extraordinaria musculatura de los muslos y la cintura pélvica. Cuando las molestias aparecen en forma de dolor agudo y limitación importante del movimiento, el daño cartilaginoso será considerable.

El dolor en las artrosis o «desgastes» de cadera es muy arbitrario y puede presentarse sin signos clínicos ni radiológicos. Otras veces hay imponentes imágenes, que no se traducen en dolor o molestias.

Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo
Avanza hasta el final para pasar de página


Runner´s World te recomienda

5 técnicas alternativas para tratar una lesión

5 técnicas alternativas para tratar una lesión

Nuevos instrumentos terapéuticos devuelven la esperanza a los corredores lesionados

18/01/2017 | runners.es

10 consejos para esquivar las lesiones

10 consejos para esquivar las lesiones

No dejes que te alcancen y detengan tus ansias de correr.

10/01/2017 | runners.es

¿Cómo volver a correr después de un esguince de tobillo?

¿Cómo volver a correr después de un esguince de tobillo?

Hazlo sin sufrir una recaída que te aparte de tu afición por más tiempo.

30/11/2016 | Hernán Silván

¿Qué diferencia la artritis de la artrosis?

¿Qué diferencia la artritis de la artrosis?

Dos dolencias comunes entre los corredores que a veces son confundidas.

29/11/2016 | runners.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.