Gira tu pantalla para ver Runner´s World

Distensión de isquiotibiales

Estos músculos son aquellos tres que cubren la parte posterior del muslo.
Distensión de isquiotibiales
Distensión de isquiotibiales
24/02/2017 - Hernán Silván

Al estirar la pierna completamente en la zancada  los músculos isquiotibiales de la pierna adelantada están extendidos y se contraen cuando el pie toca el suelo y  la otra pierna empieza a ser levantada hacia delante. Por ello, estos músculos recogen o flexionan la pierna y  extienden la cadera. Cuando hacemos un movimiento hacia adelante nos protegen,  evitando que caigamos.

La zancada larga se ve limitada por la extensibilidad  acortada de estos músculos, por lo que la exploración de los isquiotibiales es crucial cuando haya molestia en la  parte posterior del muslo.

¿Isquiotibiales o ciática?

El diagnóstico diferencial con la ciática es interesante y se basa en que el dolor muscular sólo se siente cuando los isquiotibiales se están contrayendo o relajando, es decir, acortando, por ello  no duelen con posturas mantenidas como estar tumbado o sentado mucho tiempo (en la ciática esto molesta).

Si  apareciera dolor al flexionar la columna lumbar y se acompañase de molestias hasta gemelos, e incluso a algún  dedo del pie, tendríamos que pensar en un cuadro de lumbociática. No hay que olvidar que la rotura de los  músculos isquiotibiales puede dar un test de elevación de pierna recta (signo de Lassègue) positivo, tal y como  ocurre en la ciática, así que, además de la exploración, la palpación de la zona afectada resulta fundamental.

Al estirar la pierna completamente en la zancada  los músculos isquiotibiales de la pierna adelantada están extendidos y se contraen cuando el pie toca el suelo y  la otra pierna empieza a ser levantada hacia delante. Por ello, estos músculos recogen o flexionan la pierna y  extienden la cadera. Cuando hacemos un movimiento hacia adelante nos protegen,  evitando que caigamos.

La zancada larga se ve limitada por la extensibilidad  acortada de estos músculos, por lo que la exploración de los isquiotibiales es crucial cuando haya molestia en la  parte posterior del muslo.

¿Isquiotibiales o ciática?

El diagnóstico diferencial con la ciática es interesante y se basa en que el dolor muscular sólo se siente cuando los isquiotibiales se están contrayendo o relajando, es decir, acortando, por ello  no duelen con posturas mantenidas como estar tumbado o sentado mucho tiempo (en la ciática esto molesta).

Si  apareciera dolor al flexionar la columna lumbar y se acompañase de molestias hasta gemelos, e incluso a algún  dedo del pie, tendríamos que pensar en un cuadro de lumbociática. No hay que olvidar que la rotura de los  músculos isquiotibiales puede dar un test de elevación de pierna recta (signo de Lassègue) positivo, tal y como  ocurre en la ciática, así que, además de la exploración, la palpación de la zona afectada resulta fundamental.


PREVENCIÓN

La mejor prevención de la distensión, e incluso rotura, de este grupo muscular consiste en estirar bien después  de correr. Si bien es verdad que no todos tenemos la misma flexibilidad articular (se puede ser “más rígido” de  nacimiento), no es menos cierto que podemos mejorarla trabajando la elasticidad muscular.

Supongamos que queremos estirar los tres músculos del grupo. Para ello nos situaremos sentados o bien con una rodilla apoyada en la suela y la  pierna a tratar totalmente estirada. Al echarnos hacia delante sentiremos la tensión indolora adecuada para  estirar. Allí mantenemos durante 20 segundos sin hacer rebotes y sin que duela. Se puede considerar que  habremos hecho un buen estiramiento de toda la zona isquiotibial.

Pero si queremos ser selectivos y estirar sólo el bíceps femoral (parte externa del muslo) deberemos lanzar el pie de la pierna estirada (que es la que  tratamos) adelante y con las puntas de los dedos giradas hacia dentro, y así permanecer (con la pierna extendida   sin dolor, esto es, con tensión agradable pero efectiva) durante unos 20 segundos.

Lo que no debes hacer

Un defecto que conviene desechar cuando estiramos esta musculatura es subir la pierna a sitios altos (un obstáculo en la pista, escalera, nudo de árbol) ya que tiene mayor efectividad  hacerlo sentado en el suelo, o en la posición de rodilla flexionada y la otra estirada. Es especialmente peligroso  estirar “a la pata coja” cuando el atleta tiende a crear un desequilibrio pélvico o presenta cierta predisposición la hacer la “pierna corta funcional” (báscula pélvica ocasionada por el excesivo ejercicio).

Conviene decir, que es muy peligroso  realizar estiramientos “en frío”, lo mejor es hacer un pequeño calentamiento previo y luego salir a correr. Aún  así, yo recomiendo hacerlo únicamente al terminar, pues cuando estiramos lo único que hacemos es normalizar  unos músculos que acaban de ser solicitados. Para calentar se deben hacer ejercicios que reproduzcan de algún  modo la actividad física que vamos a realizar, y en este sentido considero el estiramiento previo al  entrenamiento innecesario y los posteriores obligatorios.


TRATAMIENTO

Ya hemos mencionado que el músculo bíceps femoral es el más propenso a lesión de todo el grupo isquiotibial,  y, además de una especial vigilancia, conviene aplicar desde la principal sospecha de lesión hielo en dos tandas  de diez minutos, separadas durante cinco para que contraste con la temperatura ambiente.

El reposo, elevación  y posterior compresión con un vendaje funcional con mezcla de esparadrapo estático (tape) y elástico (tensoplast, kinesiotape) son las pautas en las lesiones detectadas en pista, entrenando o en competición. Si la  molestia te ocurre un día en que estás solo entrenando para inmediatamente y reposa todo lo posible (e incluso   pide ayuda para no apoyar mucho la pierna afectada) y aplica, una vez estés en casa, en casa, las sesiones de  hielo arriba mencionadas (10 minutos, pausa de 5, otros 10 minutos).

Conforme pasen los días y con la  desaparición del dolor se podrán iniciar los ejercicios de estiramiento suave, siempre sin molestia alguna.  Posteriormente se aconseja iniciar el fortalecimiento muscular (tres o cuatro semanas después) empezando  siempre la rutina con ejercicios sin recorrido (isométricos), no dejando que aparezca dolor durante o después de hacerlos.


Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo
Avanza hasta el final para pasar de página

Te recomendamos

Recuperar después de un 10k

Estuvimos en la meta de la Carrera Liberty 2017 para comprobar la reacción de los cor...

New Balance FuelCore Sonic: velocidad y ajuste milimétrico

Con mediasuela de REVLite, su compuesto más reactivo, destaca por la construcción ti...

Saucony Ride 10, y prepárate para flotar

Una de las más versátiles de la marca, perfectas para una tirada larga o un exigente ...

5 beneficios de un buen descanso para el runner

Descuidar tu sueño puede pasarte factura y, aunque no lo creas, lastrará tu rendimien...

La hidratación que funciona para después de correr

Has terminado de entrenar, tienes los músculos de las piernas aún tensos y has sudado...

Cinco consejos para correr tu mejor maratón

Los complementos que te ayudarán a afrontar con éxito los 42,195km...



Runner´s World te recomienda

4 tratamientos que quizá a ti tampoco te funcionaron

4 tratamientos que quizá a ti tampoco te funcionaron

Los tratamientos previos para el dolor de mis isquios me habían proporcionado resultados desiguales.

24/07/2017 | runners.es

5 consejos para correr en suelo mojado

5 consejos para correr en suelo mojado

Ten cuidado con los resbalones, que son traicioneros y pueden traer consigo una lesión.

02/03/2017 | Emilia Romero | Adaptación: Pablo Vázquez

“La fascitis plantar aparece más en deportes con impactos en el talón”

“La fascitis plantar aparece más en deportes con impactos en el talón”

Así lo asegura la podóloga Salesa Macía Bellas en una entrevista.

28/02/2017 | Salesa Macía | Adaptación: Pablo Vázquez

El enemigo del arco

El enemigo del arco

Estiramientos simples y ejercicios de fortalecimiento pueden curar una lesión en el pie muy molesta.

22/02/2017 | runners.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.