Los dolores de espalda alta (2)

Ayer os hicimos llegar la primera entrega de este artículo dedicado al dolor de espalda alta. Ampliaremos hoy esta información, e incluso buscando posibles remedios y soluciones
Los dolores de espalda alta (2)
Los dolores de espalda alta (2)
Votar
4 votos

DIAGNÓSTICO MÉDICO-MANUAL

El objetivo es encontrar la causa del trastorno que motiva la consulta, localizarlo con precisión, detectar las posibles contraindicaciones a la terapia manual y determinar la maniobra manipulativa más apropiada así como el tratamiento biológico de apoyo.

En la anamnesis o interrogatorio clínico pediremos al paciente que nos localice y describa el dolor con la mayor precisión que pueda. Si es un dolor local o irradiado, o es un calambre o "pinchazo" o si es interno y agudo como el de una simple distensión muscular. Cómo empezó el dolor es una importante cuestión, pues las circunstancias de aparición serán muy evocadoras en el caso de un traumatismo, un esfuerzo a destiempo o un mal movimiento; esta descripción puede ser suficiente para definir el mecanismo de producción de la lesión dorsal y central el diagnóstico diferencial.

Los antecedentes tanto familiares como personales, anormalidades estáticas, accidentes y traumatismos, infecciones, así como los anteriores tratamientos son importantes datos para enfocar el cuadro. La inspección debe atender, en primer lugar, a la actitud postural. La postura puede ser una representación gráfica de muchos trastornos espinales, y debe ser analizada por completo. El deportista lesionado intenta inmovilizar las zonas doloridas y estas posturas y movimientos compensatorios son la primera defensa, y también el primer signo que debemos captar en la inspección. La observación de la línea de gravedad anterior, posterior y de perfil evidenciará datos como un flexo de rodillas o los dedos de los pies "en garra" o una inversión de curvas, datos muy evocadores de lesión espinal.

UNA CUESTIÓN DE SIMETRÍA

La simetría de las distintas referencias óseas, incluido el descarte de una báscula pélvica o escapular, es crucial para seguir buscando las causas y resolver el problema. En el balance articular, muscular y neurológico, basaremos gran parte de nuestro juicio clínico. Se comienza por explorar los movimientos activos del raquis en las seis direcciones y los arcos limitados o dolorosos se anotan en el "esquema en estrella de Maigne" que nos da una rápida visualización de los movimientos dañados en la lesión.

El test de acortamientos musculares con los distintos músculos del hombro, cuello y espalda alta, junto a los reflejos osteotendinosos y la sensibilidad nos ayudan a descartar un problema neurológico mayor. Ciertos tests ortopédicos son de gran valor, como el que nos ayuda a descartar fractura de alguna vértebra o costilla, más conocido como test de Soto-Hall.

Añadimos también como pruebas auxiliares la radiografía, el escáner, la resonancia magnética, la ecografía, la gammagrafía o una analítica con perfiles reumáticos. Pero es en el examen segmentario palpado donde el médico debe ultimar el diagnóstico al evaluar "in situ" las distintas articulaciones intervertebrales y músculosafectados. Las maniobras del pinzado rodado, la presión axial de espinosas, la presión contrariada y lateral o el examen de los puntos dolorosos o "tender points" y de los detonantes o "trigger points" son de obligada realización en esta zona espinal. Hoy en día, los tratamientos de las lesiones del aparato locomotor, ya sean por sobrecarga o traumáticas, persiguen una recuperación rápida, tanto orgánica como funcional. Es por ello que la homeopatía en general y la homotoxicología (homeopatía de segunda generación) en particular, una vía alternativa a los tratamientos con-vencionales con la ventaja para el paciente de no presentar efectos secundarios indeseables y de acelerar la recuperación funcional completa de las lesiones.

Dentro del tratamiento de la columna dorsal consideramos de primer orden utilizar Traumeel (laboratorios Phinter-Heel) que es el principal modulador biológico de la inflamación y el dolor. Como medicamento específico de las patologías intervertebrales y neurálgicas de la columna empleamos Discus Compositum (Heel). Y para los espasmos musculares paravertebrales con sus característicos endurecimientos duraderos en forma de ovillos dolorosos empleamos Spascupreel (Heel). Cuando el componente artrósico es importante se recomienda Zeel T (Heel) y si predomina el dolor muy agudo indicamos Neuralgo-Rheum-Injeel o Kalmia Compositum (Heel).

Comentarios

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.