Gira tu pantalla para ver Runner´s World

8 pasos sencillos para ayudar a alguien a comenzar a correr

¿Tienes una amiga que está preparada para comenzar a correr? Aquí tienes unas pautas para ayudarle
8 pasos sencillos para ayudar a alguien a comenzar a correr
8 pasos sencillos para ayudar a alguien a comenzar a correr
07/01/2018 - Runner's World

Paso 5

Respeta el medio ambiente, es decir, conoce el clima y el terreno y cómo te afectará. Si vives en una colina, camina hacia la parte inferior o superior antes de comenzar a correr. Si eso es demasiado lejos para caminar o no te conduce a terrenos más llanos, utiliza un medio alternativo (bici, coche, autobús, metro) para acercarte a un zona donde haya opciones más planas para correr.

El día es más cálido de 10 am a 3 pm en la mayoría de los días. Por lo que en los días fríos, será bueno correr en ese periodo. En los días calurosos, mejor evitar esos momentos. O bien temprano en la mañana o a última hora de la tarde/noche pueden ser tu mejor opción solo porque se suele tener menos actividad.

 

Paso 6

La nutrición antes y después de tu carrera no es un gran factor en esta etapa a menos que estés comiendo demasiado. Trata de no comer nada una o dos horas antes de correr, y solo bebe un poco de agua después. Si sales a correr a primera hora de la mañana, lo más probable es que salgas por la puerta sin desayunar, pero si te apetece comer algo, un plátano o una rebanada de pan tostado con agua es suficiente.

 

Paso 7

Camina despacio, corre despacio. Notarás que el plan de caminata / carrera probablemente solo indica el tiempo de caminata y el tiempo de carrera, no se menciona la distancia o el ritmo. Todas las ejecuciones deben ser a una velocidad:

-      Que te permita hablar.

-      A un ritmo de carrera que probablemente podrías igualar caminando rápido.

Si ese no es el caso, estás corriendo demasiado rápido. Si intentas caminar demasiado rápido entre los segmentos de carrera, no permitirás que tu cuerpo se recupere, por lo que será más difícil completar cualquier sesión de entrenamiento debido a la fatiga adicional. Si caminas despacio y corres despacio al inicio, progresarás sin lesiones semana tras semana.

 

Paso 8

Hablando de permanecer libre de lesiones, respeta los días de descanso, de no correr. Tu nueva actividad hará mella en tus piernas, así que dales un descanso. Si eliges hacer ejercicio en los días de descanso, asegúrate de que tu ejercicio no afecte demasiado a tus piernas.

¡Buena suerte! 

 

Si llevas corriendo desde hace tiempo, seguro que en alguna ocasión te han hecho una de estas dos preguntas, o tal vez ambas: ¿por qué corres? ó ¿cómo podría comenzar?

Si bien la respuesta de cada una de nosotras a la primera pregunta variaría, la respuesta a la segunda pregunta debería ser muy similar. Esta guía paso a paso te ayudará a conseguir que cualquier persona, ya sea deportista o no, comience con el pie derecho

 

Paso 1

La transición de caminar a correr no tiene por qué ser difícil, todo es comenzar una zancada detrás de la otra. Es sencillo pero puede llegar a estresarte, por lo que es importante tomar descansos.

Es por eso que lo ideal es comenzar intercalando correr con caminar.

 

Paso 2

La principal diferencia entre caminar y correr está en la fase de impulsión y aterrizaje. Eso significa que cualquier protección entre una misma y el suelo es bastante importante, y encontrar las zapatillas adecuadas es crucial.

Tus pies no son tan únicos como tus huellas dactilares, pero son específicos para ti.

 

Paso 3

¿Qué ponerse? En la mayoría de los casos, comenzamos un programa de entrenamiento en primavera, verano u otoño, y corremos al aire libre. En la mayoría de los casos, tendrás toda la ropa que necesitas para comenzar a correr en tu armario. La ropa suelta pero cómoda que permite a tu cuerpo respirar es la clave.

La transpirabilidad de los tejidos impide que el cuerpo se enfríe, lo que resulta mucho más cómodo. Al comenzar, nos tapamos de más… pero si estamos en verano, unos pantalones cortos y una camiseta de manga corta o camiseta sin mangas serían la opción más cómoda.

 

Etapa 4

Encontrar el tiempo para llevar a cabo tu nuevo plan de carrera puede ser difícil, pero reservar de 30 a 45 minutos para ti, tres veces a la semana, será vital y lo agradecerás, con creces, en el futuro.

Lo más importante que puedes hacer es “agendar tu tiempo de entrenamiento". Introdúcelo en tu calendario, en tu smartphone o donde planifiques tu agenda. Trátalo como si fuera una cita con un médico, no puedes saltártela. Una vez que comienzas un nuevo hábito, fluirá sin problemas, y las personas de tu alrededor respetarán este momento.

Si alguien te quiere durante este tiempo, ¡haz que se unan a ti!

 


Paso 5

Respeta el medio ambiente, es decir, conoce el clima y el terreno y cómo te afectará. Si vives en una colina, camina hacia la parte inferior o superior antes de comenzar a correr. Si eso es demasiado lejos para caminar o no te conduce a terrenos más llanos, utiliza un medio alternativo (bici, coche, autobús, metro) para acercarte a un zona donde haya opciones más planas para correr.

El día es más cálido de 10 am a 3 pm en la mayoría de los días. Por lo que en los días fríos, será bueno correr en ese periodo. En los días calurosos, mejor evitar esos momentos. O bien temprano en la mañana o a última hora de la tarde/noche pueden ser tu mejor opción solo porque se suele tener menos actividad.

 

Paso 6

La nutrición antes y después de tu carrera no es un gran factor en esta etapa a menos que estés comiendo demasiado. Trata de no comer nada una o dos horas antes de correr, y solo bebe un poco de agua después. Si sales a correr a primera hora de la mañana, lo más probable es que salgas por la puerta sin desayunar, pero si te apetece comer algo, un plátano o una rebanada de pan tostado con agua es suficiente.

 

Paso 7

Camina despacio, corre despacio. Notarás que el plan de caminata / carrera probablemente solo indica el tiempo de caminata y el tiempo de carrera, no se menciona la distancia o el ritmo. Todas las ejecuciones deben ser a una velocidad:

-      Que te permita hablar.

-      A un ritmo de carrera que probablemente podrías igualar caminando rápido.

Si ese no es el caso, estás corriendo demasiado rápido. Si intentas caminar demasiado rápido entre los segmentos de carrera, no permitirás que tu cuerpo se recupere, por lo que será más difícil completar cualquier sesión de entrenamiento debido a la fatiga adicional. Si caminas despacio y corres despacio al inicio, progresarás sin lesiones semana tras semana.

 

Paso 8

Hablando de permanecer libre de lesiones, respeta los días de descanso, de no correr. Tu nueva actividad hará mella en tus piernas, así que dales un descanso. Si eliges hacer ejercicio en los días de descanso, asegúrate de que tu ejercicio no afecte demasiado a tus piernas.

¡Buena suerte! 

 


Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo
Avanza hasta el final para pasar de página


Runner´s World te recomienda

Probamos las Mizuno Wave Daichi 2

Probamos las Mizuno Wave Daichi 2

Lánzate a por nuevas rutas con una zapatilla versátil que te aportará protección y ligereza a partes iguales

16/02/2018 | Jimena Martín

Probamos las Saucony Triumph Iso 4

Probamos las Saucony Triumph Iso 4

Máxima amortiguación y ligereza para disfrutar de cada entrenamiento

08/02/2018 | Gema Pérez

¡Pierde el miedo correr rápido!

¡Pierde el miedo correr rápido!

Dos formas de añadir ritmos más rápidos a tu entrenamiento diario, poco a poco

06/02/2018 | Susan Paul

Entrenamiento mental para afrontar una competición

Entrenamiento mental para afrontar una competición

La actitud positiva es imprescindible

05/02/2018 | Emma Ribas

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.