Gira tu pantalla para ver Runner´s World

5 posturas de yoga para aliviar el estrés

Mantener ciertas posturas suaves durante unos minutos libera tensión en el cuerpo y la mente
5 posturas de yoga para aliviar el estrés
5 posturas de yoga para aliviar el estrés
19/10/2017 - Terry Cockburn

Cuando la mayoría de las corredoras piensan en "yoga", es probable que imaginen una práctica activa. Estos tipos de yoga, que incluyen varios tipos, fortalecen la fuerza, el equilibrio y el rango de movimiento. Estas clases atraen a las corredoras porque sientes que estás entrenando.

El yin yoga, por otro lado, implica mantener posturas suaves durante un máximo de 10 minutos. Permanecer quieta durante ese tiempo es difícil, especialmente para las corredoras, pero relajarse en estas poses promueve la movilidad articular y previene la degeneración. Además, el enfoque interno desarrollado a través del yin yoga puede ayudarte a tolerar mejor la incomodidad y mantener la calma frente a la adversidad, habilidades que se transfieren al entrenamiento.

Para practicar, comienza en una postura hasta llegar al "primer punto de resistencia", donde sentirás un ligero estiramiento en las áreas a las que se dirige la posición. Luego, quédate allí mientras tus músculos se relajan, el estrés se transferirá a tus tejidos conectivos más densos.

Comienza sosteniendo cada postura durante tres minutos; y a medida que adquieras experiencia, agrega tiempo. Entre medias, descanse sobre tu estómago o espalda, observando los efectos de la postura anterior.

 

Postura 1

Cómo: siéntate con los pies en el suelo, separadas al ancho de la alfombra, dejando caer las rodillas hacia un lado y creando una forma de molinete con las piernas. Aleja las manos de tu cuerpo y deja caer tus antebrazos. Aguanta y luego repite en el otro lado.

Por qué: esta postura gira interna y externamente las piernas, lo que es una acción complementaria a la flexión y extensión constante de la cadera que tiene lugar mientras corres. Esta postura también extiende suavemente el cuadrado lumborum, un estabilizador de la columna y la cadera ubicado en la parte inferior de la espalda.

 

Cuando la mayoría de las corredoras piensan en "yoga", es probable que imaginen una práctica activa. Estos tipos de yoga, que incluyen varios tipos, fortalecen la fuerza, el equilibrio y el rango de movimiento. Estas clases atraen a las corredoras porque sientes que estás entrenando.

El yin yoga, por otro lado, implica mantener posturas suaves durante un máximo de 10 minutos. Permanecer quieta durante ese tiempo es difícil, especialmente para las corredoras, pero relajarse en estas poses promueve la movilidad articular y previene la degeneración. Además, el enfoque interno desarrollado a través del yin yoga puede ayudarte a tolerar mejor la incomodidad y mantener la calma frente a la adversidad, habilidades que se transfieren al entrenamiento.

Para practicar, comienza en una postura hasta llegar al "primer punto de resistencia", donde sentirás un ligero estiramiento en las áreas a las que se dirige la posición. Luego, quédate allí mientras tus músculos se relajan, el estrés se transferirá a tus tejidos conectivos más densos.

Comienza sosteniendo cada postura durante tres minutos; y a medida que adquieras experiencia, agrega tiempo. Entre medias, descanse sobre tu estómago o espalda, observando los efectos de la postura anterior.

 

Postura 1

Cómo: siéntate con los pies en el suelo, separadas al ancho de la alfombra, dejando caer las rodillas hacia un lado y creando una forma de molinete con las piernas. Aleja las manos de tu cuerpo y deja caer tus antebrazos. Aguanta y luego repite en el otro lado.

Por qué: esta postura gira interna y externamente las piernas, lo que es una acción complementaria a la flexión y extensión constante de la cadera que tiene lugar mientras corres. Esta postura también extiende suavemente el cuadrado lumborum, un estabilizador de la columna y la cadera ubicado en la parte inferior de la espalda.

 


Postura 2

Cómo: coloca tus codos debajo de los hombros con las piernas relajadas. Mantén la cabeza en una posición neutral, déjate caer hacia delante.

Por qué: correr, una mala postura y el envejecimiento pueden aplanar la curvatura de la columna, que se curva para absorber el estrés del movimiento. La postura de la esfinge provoca una compresión suave para ayudar a mantener la salud y la integridad de la columna vertebral.

 


Postura 3

Cómo: desplaza tu pie izquierdo hacia adelante, con una postura ligeramente más ancha que tus caderas, colocando las manos o antebrazos dentro de tu pierna izquierda en el suelo. Aguanta y luego repite en el otro lado.

Por qué: esta postura incide en el flexor de la cadera de la pierna trasera. Correr puede acortar los flexores de la cadera, que luego tiran de otras áreas del cuerpo, creando desequilibrios. También lo sentirás en el muslo y la ingle, áreas que son vitales para la estabilidad de la rodilla.

 


Postura 4

Cómo: lleva tu rodilla izquierda hacia delante, girando externamente tu muslo. Puedes colocar un cajón o una manta debajo del muslo (cerca de la rodilla). Mantén tu gemelo izquierdo tan paralelo a la parte delantera de la colchoneta como puedas. Avanza hasta el grado que puedas, evitando molestias en la rodilla. Aguanta y luego repite en el otro lado.

Por qué: liberarás dos áreas congestionadas (tu cadera externa en la pierna delantera y la flexora de la cadera de la pierna trasera) y promoverás la función correcta de la cadera.

 


Postura 5

Cómo: Acuéstate sobre tu lado izquierdo, apoyando la cabeza en la mano. Dobla tu rodilla derecha para que descanse en el suelo y puedas llegar a tu mano derecha para sostener tu pie izquierdo. Quédate de lado o tira hacia atrás para lograr un ligero giro en tu columna vertebral. Aguanta y luego repite en el otro lado.

Por qué: correr acorta, incluidos los cuádriceps, son los mayores beneficiados de esta pose.

 


Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo
Avanza hasta el final para pasar de página


Runner´s World te recomienda

Probamos las Mizuno Wave Daichi 2

Probamos las Mizuno Wave Daichi 2

Lánzate a por nuevas rutas con una zapatilla versátil que te aportará protección y ligereza a partes iguales

16/02/2018 | Jimena Martín

Probamos las Saucony Triumph Iso 4

Probamos las Saucony Triumph Iso 4

Máxima amortiguación y ligereza para disfrutar de cada entrenamiento

08/02/2018 | Gema Pérez

¡Pierde el miedo correr rápido!

¡Pierde el miedo correr rápido!

Dos formas de añadir ritmos más rápidos a tu entrenamiento diario, poco a poco

06/02/2018 | Susan Paul

Entrenamiento mental para afrontar una competición

Entrenamiento mental para afrontar una competición

La actitud positiva es imprescindible

05/02/2018 | Emma Ribas

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.