Gira tu pantalla para ver Runner´s World

Todo lo que necesitas saber sobre la tendinitis de Aquiles

La guía definitiva para una de las lesiones más comunes
Todo lo que necesitas saber sobre la tendinitis de Aquiles
Todo lo que necesitas saber sobre la tendinitis de Aquiles
09/04/2018 - Runner's World

El tendón de Aquiles es el tendón grande que el gemelo y el sóleo, con la parte posterior del hueso del talón. Bajo demasiado estrés, el tendón se tensa y se fuerza a trabajar demasiado; y esto causa irritación o inflamación, también conocida como tendinitis de Aquiles. Con el tiempo, se forma una capa de tejido cicatricial, que es menos flexible que el tendón. Si el Aquiles sigue inflamado y se fuerza puede romperse.

Síntomas de la tendinitis de Aquiles

La tendinitis de Aquiles se caracteriza por dolor sordo o agudo en cualquier lugar a lo largo de la parte posterior del tendón, pero generalmente cerca del talón. Otros signos de tendinitis de Aquiles incluyen: flexibilidad limitada del tobillo, enrojecimiento o sensación de ardor en el área de Aquiles, un nódulo (acumulación grumosa de tejido cicatricial) o un crujido (roce de tejido cicatricial). El dolor en la parte inferior de la región de Aquiles es más grave debido al flujo sanguíneo limitado en esa zona.

Si no se trata, los atletas pueden desarrollar tendinitis de Aquiles, que es una inflamación crónica con líquido. Con el tiempo, esto puede provocar una rotura degenerativa del tendón.

 

El tendón de Aquiles es el tendón grande que el gemelo y el sóleo, con la parte posterior del hueso del talón. Bajo demasiado estrés, el tendón se tensa y se fuerza a trabajar demasiado; y esto causa irritación o inflamación, también conocida como tendinitis de Aquiles. Con el tiempo, se forma una capa de tejido cicatricial, que es menos flexible que el tendón. Si el Aquiles sigue inflamado y se fuerza puede romperse.

Síntomas de la tendinitis de Aquiles

La tendinitis de Aquiles se caracteriza por dolor sordo o agudo en cualquier lugar a lo largo de la parte posterior del tendón, pero generalmente cerca del talón. Otros signos de tendinitis de Aquiles incluyen: flexibilidad limitada del tobillo, enrojecimiento o sensación de ardor en el área de Aquiles, un nódulo (acumulación grumosa de tejido cicatricial) o un crujido (roce de tejido cicatricial). El dolor en la parte inferior de la región de Aquiles es más grave debido al flujo sanguíneo limitado en esa zona.

Si no se trata, los atletas pueden desarrollar tendinitis de Aquiles, que es una inflamación crónica con líquido. Con el tiempo, esto puede provocar una rotura degenerativa del tendón.

 


Causas comunes de la tendinitis de Aquiles

Los gemelos y sóleos sobrecargados o fatigados, transfieren la mayor parte de la carga de correr hacia el talón de Aquiles; esto puede producirse al no estirar esa zona correctamente, aumentar demasiado rápido el kilometraje o simplemente por sobreentrenamiento.

El exceso de velocidad, que hace trabajar más el tendón de Aquiles que otros tipos de carrera, también pueden causar tendinitis.

Los corredores que sobrepronan (cuando los pies giran demasiado hacia el interior al impactar) son más susceptibles a la tendinitis de Aquiles.

Si comienzas a experimentar dolor en la región de Aquiles, deja de correr y acude al médico.

"Un tendón de Aquiles irritado puede convertirse en una tendinosis más grave y una rotura parcial o completa del tendón de Aquiles en una sucesión muy rápida", dice Jordan Metzl, médico de medicina deportiva en el Hospital de Cirugía Especial en la ciudad de Nueva York. "Así que si tu Aquiles duele y está cambiando tu forma de correr, es hora de comenzar el entrenamiento cruzado".

 


Tratamiento de la tendinitis de Aquiles

Si sientes un bulto o nódulo en la zona, ves a ver a un médico de inmediato.

De lo contrario, para reducir la hinchazón y aliviar la irritación, Metzl sugiere aplicar hielo en el área de 15 a 20 minutos varias veces al día hasta que la inflamación disminuya. También puedes probar medicamentos antiinflamatorios como ibuprofeno o cremas antiinflamatorias. El automasaje suave también puede ayudar.

Si la lesión no responde al tratamiento en el hogar en dos semanas, consulte a un médico. La cirugía para raspar el tejido cicatricial del tendón es un último recurso, ya que no es muy eficaz y, a menudo, solo estimula más tejido cicatricial.

Lo que es más importante que solo abordar los síntomas es tratar la raíz del problema. Un culpable común es la rigidez en los músculos sóleos y gemelos, estira bien la zona y pásate un rodillo de espuma, pero asegúrate de hacer rodar los músculos y no el área del tendón, agrega Metzl.

Otra opción de tratamiento es fortalecer dichos músculos con ejercicios de fuerza excéntrica, que aplican carga al músculo mientras lo alarga.

No comiences a correr nuevamente hasta que no dejes de sentir dolor. Luego, pasa a saltar la cuerda, y luego gradualmente comienza a correr nuevamente. Deberías volver a correr fácilmente en seis u ocho semanas.

Metzl sugiere mantenerte alejada de los ejercicios de alto impacto que soportan peso, mientras que tu tendinitis del tendón de Aquiles se está recuperando, y en su lugar, intentar actividades de bajo impacto como nadar o montar en bicicleta.

 


Prevención de la tendinitis de Aquiles

Para prevenir la recurrencia de la tendinitis de Aquiles, es importante fortalecer los músculos de los sóleos, gemelos y los pies. "Mientras más fuertes sean los músculos, menor será la fuerza de carga sobre el tendón", dice Metzl.

Estirar también es clave para la prevención.

La tendinitis de Aquiles también se relaciona con una desviación excesiva al correr, por ello Metzl recomienda centrarte en mejorar la técnica de carrera.

Otros métodos de prevención que puedes probar son experimentar con más plantillas para ayudar a controlar la pronación del pie, evitar correr con zapatillas desgastados, e incorporar el descanso en tu plan de entrenamiento.

 


Deja tu comentario

Avanza hasta el final para pasar al siguiente artículo
Avanza hasta el final para pasar de página

Te recomendamos

Polar V650: Entrenar y navegar con todo detalle

Polar V650: una de las herramientas más precisas para controlar tu preparación y cons...

Eres pura energía

La energía ni se crea ni se destruye… Se dona. Súmate al movimiento Renault Runners p...

Supera la tendinitis de los tibiales

Te mostramos cómo evitar esta molesta lesión....

Encuentra tu zapatilla ideal con Asics Foot ID

Vuelve el Foot ID de Asics, uno de los análisis más completos de pisada para corredor...

Conoce a Leire Martínez: una auténtica ultratrail runner

A pesar de su poco bagaje en la larga distancia, Leire Martínez está demostrando que ...

Descubre a Albert Pujol, uno de los mejores corredores de trailrunning en maratón

AML Sport te cuenta cómo se inició en su deporte y cómo entrena y compite Albert Pujo...



Runner´s World te recomienda

8 alimentos saludables con exceso de sal

8 alimentos saludables con exceso de sal

Sí, las corredoras necesitamos sal, pero piénsalo dos veces antes de comer los siguientes alimentos

17/05/2018 | Isadora Baum

Añade alegría a tu patatas asadas

Añade alegría a tu patatas asadas

Ve más allá de un chorrito de aceite de oliva y sal o de la tradicional crema agria

16/05/2018 | Jill Waldbieser

¿Cómo utilizar la cinta de kinesiología para tratar la periostitis?

¿Cómo utilizar la cinta de kinesiología para tratar la periostitis?

Te detallamos exactamente cómo utilizarla en cinco sencillos pasos

16/05/2018 | Kiera Carter

Tentempié de boletus y langostinos

Tentempié de boletus y langostinos

Un buen pan con un relleno rico a base de buena materia prima es una delicia

10/05/2018 | Olivia Rosales

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.