Billete al Olimpo

¿Veremos una nueva barbaridad en la final femenina de 5.000m?
Por Alberto Hernández / Foto: Rafa Gómez (Runner's World) -
Billete al Olimpo
La final de los 5.000m puede consagrar a Ayana (todavía más) como leyenda de los Juegos

18 mujeres. 18, no las habituales 15, pues un traspiés hizo moldear la normativa. 18 damas a cada cual más virtuosa. Piernas ligeras que trascienden el running. Otra dimensión. Otras velocidades. Se verán las caras el próximo viernes 19 de agosto a las 2:40 (hora española) en lo que, mucho tiene que variar el panorama, será un ejercicio de Almaz Ayana por buscarse acomodo en los libros de historia y, de paso, ratificar la increíble superioridad etíope en la disciplina (3 medallas de oro y cuatro de bronce; el siguiente país en la lista es Kenia, con 3 platas). Solo dos mujeres poseen el oro olímpico y mundial en los 5.000m, sus compatriotas Tirunesh Dibaba (campeona del mundo en 2003 y 2005; olímpica en 2008) y Meseret Defar (campeona del mundo en 2007 y olímpica en 2004 y 2012). Ese será uno de sus retos.

Otro: solo 5 mujeres poseen medallas en los 5.000m y 10.000m: la china Wang Junxia (oro en 5.000m y plata en 10.000m en Atlanta 96), la turca (aunque nacida en Etiopía) Elvan Abeylegesse (plata en 5.000 y 10.000 en Pekín 2008), la etíope Gete Wami (bronce en 5.000m en Atlanta 96, plata en 10.000m en Sídney 2000 y bronce en 5.000 en Sídney 2000), la keniata Vivian Cheruiyot, (plata en 5.000m en Londres 2012 y mismo metal el lunes pasado en Rio de Janeiro) y Tirunesh Dibaba, la única mujer que posee los títulos olímpicos de 5.000 y 10.000 (logró el doblete en Pekín 2008), en una colección de 6 medallas que también incluye los bronces en 5.000m de Atenas 2004 y Londres 2012, el oro en 10.000 en Londres 2012 y el bronce en 10.000m logrado en la mencionada final del día 8 de agosto.

Al contrario que Cheruiyot, Dibaba no estará en la carrera decisiva del ‘cinco’, pero imitarla debe ser el desafío supremo de Almaz Ayana en estos Juegos. Y visto lo visto solo puede impedirlo algún desfallecimiento inoportuno fruto de esos ritmos endiablados que con tan tanta solvencia puede manejar. Ella sabe que esas cosas pasan, lo cató en primera persona, el año pasado, cuando le birló el Campeonato del Mundo a la hermana de Tirunesh, Genzebe, al reventar esta brutalmente tras una exhibición de facultades demasiado innecesaria.

Por el momento no parece que Almaz tenga ningún miedo y esta mañana, en su serie (la segunda del programa), no quiso más amigas que su pequeña sombra; acabó en 15:04.35, un paso más que cómodo para ella, aunque mucho más relajado hubiese sido entrar sin complicación alguna en el grupo de su compañera Senbere Teferi (15:17.43), su íntima enemiga Vivian (15:17.74), la noruega Karoline Bjerkeli Grøvdal (15:17.83) y Eilish McColgan (15:18.20). La hija de la primera subcampeona olímpica de 10.000m (Liz McColgan, Seúl 88) fue la última de las cinco que se metían por puestos. Por tiempos entraron las australianas Eloise Wellings (6ª, 15:19.02) y Genevieve Lacaze (7ª con marca personal, 15:20.45). Además pasaron las recalificadas (hubo caída): la austriaca Jennifer Wenth (16:07.02), la neozelandesa Nikki Hamblin (16:43.63) y la estadounidense Abbey D’Agostino con 17:10.02. (Tremenda la demostración de olimpismo de Hamblin parándose a levantar a la maltrecha D’Agostino tras el incidente. Se le quitan a uno los resquemores de la final de salto con vergüenza de ayer noche). ¿Sorpresas? Mentiríamos si dijéramos que no esperábamos un poquito más de la eterna promesa británica Stephanie Twell

La primera de las dos series fue mucho más lógica y menos accidentada. Pasaron por puestos, sin complicaciones, todas las favoritas menos la etíope Ababel Yeshaneh (que sí se coló por tiempos, 15:24.38 tras clasificarse octava). La keniata Hellen Onsando presentó su candidatura a posible sorpresa en 15:19.38, dando tiempo al grupo de cinco que entraron en el mismo segundo: la turca Yasemin Can (15:19.50), la keniata Mercy Cherono (15:19.56), la estadounidense Shelby Houlihan (15:19.76) y la holandesa Susan Kuuijken (15:19.96). Por marcas accedieron la australiana Madeleine Heiner Hills (15:21.33) y la japonesa Miyuki Uehara (15:23.41).

De las finalistas de Londres 2012 solo repite Vivian Cheruiyot, doblegada claramente por Ayana en su fantástico viaje de 10.000m. Podríamos aventurar un desfile militar de la etíope, pero la naturaleza de los Juegos es propensa a las sorpresas (por no hablar de las tragedias) y doce vueltas y media dan para bastante.

Por soñar, podemos cerrar los ojos e imaginárnosla trenzando espídicas zancadas en busca de su segundo récord en una semana. El olímpico es de la rumana Gabriela Szabo (14:40.79 en Sídney 2000). El mundial pertenece a Tirunesh Dibaba (14:11.15 en los Bislett Games de Oslo, 2008). Con humedad, sin liebres. El primero parece difícil. El segundo parece imposible. Exactamente igual que el lunes pasado.

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...