¿Qué récords además del mundial se batieron en la exhibición de Almaz Ayana?

Vuelta de tuerca a la exuberante final de los 10.000m femeninos
Por Alberto Hernández / Foto: Rafa Gómez (Runner's World) -
¿Qué récords además del mundial se batieron en la exhibición de Almaz Ayana?
Ayana y Ken

Almaz Ayana se puso por montera la primera jornada de los Juegos Olímpicos. En un estadio vacío, sin alma, sin llama… Un escenario llamado a la mediocridad que, sin embargo, gracias a los verdaderos artistas de este invento, va camino de permanecer en nuestra retina por los siglos de los siglos. Factoría de actuaciones memorables, quién nos lo iba a decir.

 

La ligera chica de verde, rojo y amarillo, ajustició el primero de los tres topes mundiales quebrados hasta la fecha en Engenhao. Fue el lunes, sobre las 11 de la mañana, una hora que provoca urticaria en los profesionales del alto nivel (si cada vez que alguien ha hecho las maletas de un gran campeonato, aludiendo a la matinalidad como excusa, hubiésemos recibido un euro, esta noche podríamos invitar a cenar a medio Ipanema).

 

Los horarios del atletismo en estos Juegos, claro está, los ha programado algún enemigo acérrimo de la gente que corre, salta, lanza o marcha. Pero bueno, más o menos todo lo dicho hasta ahora lo saben ustedes de sobra. Venir a hablar de la epopeya tres días después, en plena orgía de la inmediatez, tiene su punto estúpido. El que no se enteró de la movida fue porque no quiso enterarse (y ni aun así).

 

¿Entonces? Pues resulta que a uno, con el defecto de la vieja escuela adosado al boli Bic, le fastidia sobremanera que venga a tocarle los bemoles la modernidad hasta en el mayor espectáculo que hemos parido los seres humanos. Esa sensación de no poder disfrutar, asimilar, saborear barbaridades como la de la nueva campeona olímpica de los 10.000m porque la sociedad de la sobre información obligue a tener que ser el ciudadano-periodista (o periodista-ciudadano, tanto da) número 3.567.987 que dice: “Ha sucedido esto”. No sé si me pilláis.

 

En el caso del atletismo me refiero a prescindir del lujo de estar tres días charlando con los amigos (todos tarados por el tartán, por supuesto) no sobre lo que ha pasado, si no por qué ha pasado y que significa lo que ha pasado. Comparar, opinar, especular… La salsa del verano si eres de nuestra tribu. Tener el privilegio de los antiguos, tomarte tu tiempo antes de escribir la primera palabra. Ser un outsider la ansiedad. Ver, gozar, pensar, contar. Más o menos así.

 

Por eso mola recibir un mail como el de esta mañana, cuando el récord de Almaz parece del siglo pasado. Cuando el mundo ha girado tantas veces que uno ya no sabe si Bolt corre o nada, Phelps juega al basket o Biles se dedica al mountain bike. Lo remite Ken Nakamura, un japonés a un dato pegado (muchos de los que recibís todos, aun sin saberlo, proceden de su cabeza enferma de citius, altius, fortius). Al cabronazo le debo enormes momentos de estúpida felicidad. Y más de una noche de acostarme exageradamente tarde.

 

El tipo lo manda hoy, porque aunque tuitero (de los buenos, de los que aportan, enemigo de la obviedad), sabe que hay ciertas costumbres que llevan su tiempo. Hay que bucear algunas webs, abrir algunos libros, hacer algunas llamadas, consultar algunas bases… Por el estadístico nipón me he enterado de que:

 

Las 8 primeras mujeres de la final de las 25 vueltas a la pista (por orden: Ayana, Cheruiyot, Dibaba, Nawowuna, Saina, Huddle, Can y Burka) consiguieron los mejores cronos de la Historia para sus respectivas posiciones en una carrera de 10.000m… ¡Y no hablamos solo de Juegos Olímpicos!

 

En la final de Rio se lograron la primera, tercera, cuarta y quinta marcas mundiales de todos los tiempos. En el top 5 actual, como segundo registro, solo permanecen los 29:31.78 conquistados por la china Junxia Wang en 1993.

 

Cuatro atletas rompieron la barrera de los 30 minutos. Hasta entonces el mayor número en hacerlo en una misma carrera era 2. Sucedió en la final de Pekín 2008: Tirunesh Dibaba (29:54.66, récord olímpico jubilado por Ayana) y la turca Elvan Abeylegesse (29:56.34).

 

Por tercera vez en la historia Etiopía ganó dos medallas. En 2000 Derartu Tulu y Gete Wami (oro y plata); en 2004 Ejegayehu Dibaba y Derartu Tulu (plata y bronce); en 2016 Almaz Ayana y Tirunesh Dibaba (oro y bronce).

 

Ayana cruzó la meta con un margen de 15.08 segundos con respecto a la keniata Vivian Cheruiyot, el mayor en la historia de los Juegos. El anterior eran los 5.73 segundos que le endosó Derartu Tulu (31.06.02) a la sudafricana Elana Meyer (31:11.75) en Barcelona 92.

 

La diferencia entre Dibaba y Nawowuna (Kenia) fue de 10.95 segundos, la mayor de siempre entre la tercera y la cuarta plaza, superando los 9.45 entre la rusa Yelena Zhupiyova (31:19.82) y la alemana Kathrin Ullrich (31:29.27) en Seúl 88.

 

Hasta el lunes solo 5 atletas habían bajado de 30 minutos en 10.000m. A día de hoy son 8. El panorama es el siguiente: 8 atletas y 9 marcas. ¿Y quién es la única mujer de la historia con dos sub 30? Tirunesh Dibaba (para muchos, incluido el que junta estas letras, la mejor de siempre). Las dos veces en finales olímpicas: 29:54.66 en Pekín 2008 y 29:42.56 en Rio 2016. Carreras sin liebres, aniquilando la teoría de que los grandes campeonatos no son terreno abonado a los récords en medio fondo y fondo; lo que hace falta son valientes, no pacemakers.

 

Tirunesh ganó su tercera presea olímpica en la disciplina (oro en 2008 y 2012, bronce en 2016) igualando en número y color a su compatriota Derartu Tulu (oro en 1992 y 2000, bronce en 2004). Ni que decir tiene: nadie tiene más que ellas.

 

Lo mismo esto os parece una anacrónica frikada de padre y muy señor mío. Será porque lo es. Pero las pasiones son así, un sin sentido. Así que esperaré con tranquilidad otro par de días a que Nakamura me cuente cosas de Farah y sus muchachos. 

 

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...