Las favoritas muestran sus poderes

Las series de los 3.000 metros femeninos se saldan con tres interesantes carreras, un incidente y varios avisos de cara a la gran final.
Sergio Hernández-Ranera -
Las favoritas muestran sus poderes
Las favoritas muestran sus poderes

La disputa matutina de esta prometedora prueba no ha hecho sino subrayar el carácter dominante de sus grandes favoritas y también atisbar la posibilidad de un grandioso desenlace en la final. 

En la primera serie tomó parte la gran favorita al título olímpico, la mujer que ostenta la segunda mejor marca de todos los tiempos en la especialidad. La atleta de Bahrein Ruth Jebet, de origen keniano, desplegó un dominio abrumador  justo pasado el ecuador de la prueba, cuando empezó a liderar la carrera de forma tan tiránica como solitaria, y estirarla hasta entrar absolutamente destacada en la meta con unos impactantes 9:12:62. Es imposible saber si la menuda obstaculista tiene previsto repetir la misma táctica en la final o si con semejante demostración de fuerza sólo deseaba evitar tropezones, al tiempo que mandar un claro mensaje a sus rivales. En cualquier caso, Jebet ha demostrado estar lista para correr de poder a poder en la final, quien sabe si también contra el cronómetro. Es decir, la posibilidad de atentar contra el récord mundial de Gulnará Gálkina-Samítova cobra visos de realidad. Jebet fue secundada por la etíope Sofia Assefa (9:18:75) y la campeona de Europa, la alemana Gesa  Felicitas Krause (9:19:70), quienes, no obstante, también causaron una buena impresión, al igual que la estadounidense Colleen Quigley (cuarta con 9:21:82 y repescada por tiempos). La española Diana Martín, aparentemente lesionada, finalizó en duodécima posición (9:44:07). 

La segunda serie certificó el atractivo de esta disciplina femenina, todavía relativamente joven, pues  se libró de un modo radicalmente diferente. Con más emoción que la primera (Jebet había aplastado minutos antes cualquier incertidumbre a partir de los primeros 1.500 metros), su disputa atestiguó la valía de corredoras como la potente estadounidense Emma Coburn y la talentosa tunecina Habibi Ghribi, quienes junto con la india Lalita Babar conformaron un grupo que lideró la prueba  a partir de los 2.000 metros. Pero antes del paso de la última ría y cuando ya parecía que el mencionado terceto habría de disputarse la victoria, la impresionante keniana Beatrice Chepkoech se les unió como una exhalación, para posteriormente distanciarse de ellas mediante una rutilante demostración de celeridad (triunfo con 9:17:55). Con todo, la impresión causada por Coburn fue magnífica (9.18:12), así como la tunecina Ghribi, quien logró mejorar su mejor registro de la temporada con 9:18:71. Mención especial merece la india Babar. Se mostró combativa en todo momento y se ganó de pleno derecho su presencia en la gran final merced a un más que meritorio 4º puesto y un nuevo récord indio en 9:19:76. Las bravas Madeline Heiner Hills, de Australia, y Fabienne Schlumpf, de Suiza, lograron también su inclusión en la final gracias  al season best de la primera (9:24:16) y el nuevo récord suizo de la segunda (9:30:54). No compitió bien una de las mujeres a priori destacadas en nuestros análisis, la etíope Hiwot Ayalew, pues, literalmente, se atascó a cada paso de ría (7º puesto con una marca de 9:35:09 que la excluye de ulteriores competencias). 

La tercera carrera se desarrolló de forma diferente y demostró que la mañana reservaba sorpresas. Encabezada hasta los dos primeros kilómetros por otra de las grandes favoritas, la keniana Hyvin Jepkemoi, y la etíope Etenesh Diro, ésta última sufrió un tropezón con la irlandesa Sarah Treacy que también afectó a la jamaicana Aisha Praught. De resultas, la etíope perdió una zapatilla, que toda vez constató que estaba rota, decidió tirar y seguir descalza. Todo pundonor y lágrimas de coraje, Diro afrontó una recuperación imposible que no obstante devino en un 7º puesto (9:34:70) en medio de una atronadora ovación. La serie fue dominada por Jepkemoi (9:24:61), quien se distanció progresivamente de sus rivales Genevieve Lacaze, de Australia y Courtney Frerichs , de EE.UU. (segunda y tercera con 9:26:25 y 9:27:02, respectivamente). El nuevo récord nacional de Canadá obra de Geneviève Lalonde (4ª clasificada con 9:30:24) valió su entrada en la lista final, que, tras varias apelaciones, fue completada con la inclusión de las tres atletas implicadas en la caída. 

En resumen, se avecina una gran final de 3.000 metros obstáculos en la que la fuerza tiene en Jebet a su mejor representante y la táctica, tal vez, en la keniana Chepkoech. Jepkemoi y Ghribi se han reservado las mejores cartas de su gran potencial, y las occidentales Coburn y Krause están listas para ofrecer resistencia en cualquier situación. 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...