El oro de los 5.000m femeninos en Río será cosa de dos.

Enfrentamiento de estrellas en los Juegos
Óscar Fernández -
El oro de los 5.000m femeninos en Río será cosa de dos.
Primer análisis de una de las pruebas más emocionantes del atletismo femenino.

Los 5.000 metros de los próximos JJ.OO. pasan por ser dos de las pruebas estrellas de los Juegos. Es una distancia que tradicionalmente nos ha deparado espectáculos grandiosos y en el que muchos atletas han forjado su leyenda. La nomina de vencedores olímpicos demuestra el comentario anterior. Nurmi, Kohlemainen, Ritola, Zatopek , Yifer, Viren, Aouita, Gammoudi, etc. Son algunos de los campeones olímpicos en esta distancia. Pero si nos centramos en las tres últimas ediciones olímpicas la nómina de grandes atletas se ve aumentada, todavía más: Hicham El Guerrouj, Kenesisa Bekele y Mo Farah. La historia olímpica en el 5.000 de mujeres es , para vergüenza del COI, muy corta. El barón de Coubertin fue el primero que intentó sacar a la mujer de las competiciones olímpicas y la incorporación, en plano de igualdad, tardó casi un siglo. La primera maratón olímpica femenina fue en 1984, la primera edición de los 5.000 metros de mujeres data de Atlanta 1996 y en toda la historia solo hemos tenido 4 atletas que han sido campeonas olímpicas en 5.000: Wang Junxia, Gabriela Szabo, Meseret Defar (2 veces) y Tirunesh Dibaba
Curiosamente es la prueba femenina de Río la que tendrá más nivel. Mientras que en hombres están a años luz del récord del mundo, en mujeres hay dos que tienen más que posibilidades de batirlo. 
A Río llegan dos mujeres con el cartel de favoritas: Almaz Ayana y Genzebe Dibaba. La menor de las Dibaba confirmó, en una visita a España, que su preferencia, en Río, serán los 5.000 metros en detrimento de los 1.500 metros, prueba en la que tiene el récord del mundo y donde es la vigente campeona mundial https://www.youtube.com/watch?v=QTPE-u2um1s
En Pekín presenciamos un duelo memorable, entre estas dos grandes corredoras, pero ya antes habían dado muestras de una rivalidad que excede a lo deportivo. En los Bislett Games no dejaron participar a Ayana cuando era líder de la Diamod League. y tenían la obligación de permitirla participar pero prefirieron dejar sola a Genzebe en un intento de récord del mundo que finalmente fracasó. El enfrentamiento se produjo en París y allí acordaron relevarse pero Genzebe se reservó en el tramo final y acabó superando a Ayana. La polémica llegó en las declaraciones posteriores cuando Ayana recriminó, públicamente, a Genzebe que no había cumplido el pacto. La pequeña de las Dibaba se defendió alegando que iba sin fuerzas por el ritmo que había impuesto su compatriota y por eso no le dio ningún relevo.

En Mónaco 2015 se produjo el gran logro deportivo de Genzebe. En la reunión monegasca se fue a 3:50.07 en el 1.500 en una carrera que está en la mente de todo buen aficionado. 
En Pekín, primero tuvimos una gran actuación de Genzebe en el 1.500 pero en el 5.000 la gran dominadora fue Ayana que se tomó con tranquilidad los dos primeros kilómetros de carrera pero que logró un parcial de 8:19.91 para el último 3.000 que acabaron con las fuerzas de Genzebe. Esa marca la colocarían sexta de todos los tiempos en el ránking de 3.000 metros, pero ella lo hizo cuando ya llevaba dos kilómetros en las piernas. 
La tercera medallista en Pekín fue Semberi Teferi. La atletas que, en teoría, era la tercera atleta etíope acabó superando a Genzebe que pagó el esfuerzo de intentar seguir a Ayana. Este año comenzó liderando el ránking mundial gracias a sus 14:46.61 que realizó en Herzogenaurach (Alemania). El fondo de armario del equipo etíope en fondo es grande y la lucha por este tercer puesto del equipo etíope se presume dura. Defar regresó este invierno después de su maternidad y lo hizo con un desempeño notable, logrando la plata en Portland. A su favor está la historia, lleva dos títulos olímpicos en la distancia y si consiguiera un tercero sería la primera mujer que consigue, a nivel individual, en toda la historia de los JJ.OO. Heroye está entre las atletas que lucharán por ese tercer puesto. Burka, aunque procede de distancias más cortas, parece que lo podría intentar en el 10.000.

Kenia no tiene ninguna campeona olímpica en esta distancia y todo hace pensar que seguirá siendo así después de Río. La mejor de la kenianas es Mercy Cherono. Es la gran rival de Genzebe desde hace muchos años ya que, a pesar de su juventud, llevan enfrentándose desde las categorías menores. Cherono empezó el año con una gran marca (8:26.36 en el 3.000 de Doha) pero ensombrecida por la exhibición que hizo Ayana. El resto de kenianas parecen estar un paso por detrás. Cheruiyot es la vigente subcampeona olímpica en la distancia pero lo lógico es que se decante por el 10.000

Ayana ha marcado ya en Rabat 14:16, corriendo parte  de la carrera a ritmo de récord del mundo (Tirunesh Dibaba, 14:11.15), y siendo aún mayo, da que pensar que habrá una gran marca en esta distancia de alguna de las dos favoritas.   

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...