Jesús España acompañará a Javier Guerra y Carles Castillejo en el maratón de los Juegos Olímpicos

Será la segunda prueba de 42km que dispute el veterano 'crack'
Alberto Hernández -
Jesús España acompañará a Javier Guerra y Carles Castillejo en el maratón de los Juegos Olímpicos
El tercer hombre

Era un desenlace esperado. Solo bastaba con circunscribirse a las lindes de la lógica para intuir que el maratoniano que acompañará a Javier Guerra y Carles Castillejo (fijos, uno desde Pekín 2015 y otro tras su victoria con mínima -2:11:29- en el Campeonato de España) en la parrilla de salida del maratón olímpico (21 de agosto) sería Jesús España.

Hoy se han certificado los pronósticos y la lista adquiere carácter oficial tras el anuncio de José Ríos, Responsable Nacional de Campo a Través, Montaña y Carretera del Comité Técnico de la Real Federación Española de Atletismo, quien ha designado como suplente al alavés Iván Fernández (7º en Hamburgo, primer europeo con una marca de 2:12:55 que, además de mínima -sub 2:13- es mejor registro personal).

Jesús, un caso peculiar. Reservó billete en su primer vis a vis con Filípides -2:11:58, sexto en el Maratón de Sevilla, subcampeón nacional- y la de Río de Janerio, por extraño que resulte, será la segunda vez que vista la rojigualda en unos Juegos (excepto Pekín 2008, temporada olímpica fue siempre sinónimo de infortunio para el de Valdemoro). Extraño, sí, porque no hablamos de un deportista corriente. Hablamos de uno excepcional, un fondista de culto. La encarnación más sublime de los valores que desprende esta metáfora vital consistente en entrelazar zancadas. Un poderoso motivo para apuntar a nuestros hijos a una escuela de atletismo. Si lo queremos reducir a un titular atendiendo a la frialdad de las estadísticas; el mejor corredor de cinco mil metros de la historia de España (del país y de su saga, por supuesto).

Será pues, en los 42.195m, un experto principiante. Un estudiante maestro. Un joven veterano. Casi virgen ante los secretos de la carretera, pero con un bagaje de los que confieren seguridad a las zapatillas e infunden temor a los rivales. Frente al reloj: 3:36.53 en 1.500m; 7:38.26 en 3.000m; 13:04.73 en 5.000m; 28:26.27 en 10.000 (apenas se prodigó en las 25 vueltas) y 1:03:28 en media maratón. Frente a la hoja de servicios: 36 veces internacional, 7 Campeonatos del Mundo (2 de ellos en pista cubierta), 10 Europeos (de los cuales la mitad bajo techo), 2 Campeonatos del Mundo y 3 de Europa de Campo a Través. Frente al palmarés: campeón de Europa de 5.000 en Gotemburgo 2006 (ganando a un tal Mo Farah), subcampeón cuatro años después en Barcelona, tres bronces sobre 3.000m en Viena 2002, Birmingham 2007 y Turín 2009, 8 veces campeón de España de 5.000m y 5 de 3.000m. Frente a la afición: humildad de cabeza erguida, pura sangre con bombín y pajarita, la promesa de que verle correr es asistir a un ejercicio de inteligencia, pasión y valentía. De que llegará vacío, orgulloso, o no llegará.

No es un imprudente, sabe que queda mucho para la cita y el calendario, que juega en contra en lo que a recuperación de cada entreno se refiere, lo hace a favor cuando de tirar de paciencia se trata. La experiencia es mucho más que un grado, son miles de emociones cosidas a la piernas. Ha tenido tiempo de recuperar aquel primer asalto (lejano febrero) y ahora su cuerpo, delgado en extremo (“solo dos kilos más que antes de Sevilla… Seguro que algo más si me hubiese pesado después”), está mucho más predispuesto a las largas cabalgadas que al iniciar el viaje desde el territorio dominado del ‘cinco’ a las insondables y caprichosas praderas de los ‘cuarenta y dos’. Tanto que en la patria chica de Diego (García, ¿acaso hay otro Diego cuando hablamos de devorar kilómetros), Azkoitia, su entrenador, el sabio Juan del Campo, le recomendó una primera toma de contacto sobre 1:05-1:06 y cómodamente cruzó la meta en 1:04. Luego, en casa, en Madrid, le devolvió el favor a su hermano pequeño haciéndole de liebre en el EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½, la misma labor que Fran desempeñó para él a la vera del Guadalquivir. Pequeñas puntadas para matar el tiempo antes de que, a finales de mayo, inicie la preparación específica hacia la competición de todas las competiciones.

Celebrará su cumpleaños el día D a la hora H. Sobre el alquitrán carioca. A su fiesta, llegados desde los cuatro puntos cardinales, acudirán los mejores compañeros de profesión. 38 no se cumplen todos los días. Disputar el maratón de los cinco aros tampoco. Por eso conviene agendar la fecha y engalanar la voz. Al fin y al cabo, en este hervidero de extremos solo hay un hombre que a los de izquierdas y los de derechas, a los del Madrid y a los del Atleti, a vascos y a catalanes, a los de Rosendo y a los de Alejandro Sanz, nos haga gritar enérgicamente: ¡Que viva España!

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...