La tiranía del reloj

El maratón olímpico y sus candidatos en categoría masculina.
Alberto Hernández | Foto: Nacho Barranco -
La tiranía del reloj
La tiranía del reloj

Hace nada hablábamos en este mismo foro sobre lo extremadamente difícil que resulta representar a tu país en unos Juegos Olímpicos. Una oportunidad cada cuatro años, tres tipos y una marca concreta. Si no, a verlo por la tele, como todo hijo de vecino. Como nos gusta alucinar con estos flaquitos capaces de hacer a pie lo que al 60% del género humano le costaría hacer en bici (no es una exageración, está basado en datos fiables, aunque por aquello de hacerme el interesante todavía no revelaré mis fuentes), hoy vamos a ceñirnos al aspecto cronométrico de la cuestión, donde lo primero que salta a la vista es el hecho de que, si no existieran los cupos por naciones, a honrar a Coubertin iba un pelotón de keniatas y etíopes, un buen puñado de eritreos, bastantes ugandeses (recodemos que el actual campeón, Stephen Kiprotich, es paisano suyo), algún tanzano y tres o cuatro invitados llegados de Japón, Estados Unidos, y ciertas partes de Europa (donde quieras que no, España sigue manteniendo el tipo).

Las listas son crueles en este aspecto. En lo que va de año (de aquí al 21 de agosto no se esperan cambios significativos) 75 atletas han bajado de las dos horas y diez minutos (una referencia habitual para medir el caché de los artistas, pero visto lo visto a todas luces obsoleta). En ese selecto grupo solo encontramos cinco atletas no africanos, aunque uno de ellos, el que está más arriba en el escalafón (14º, el suizo Abraham Tadesse), procede del continente runner por antonomasia, la tierra de los jefes de ‘esto’ que en el resto del mundo tratamos de hacer con la mayor dignidad posible, siempre a rebufo de su descomunal talento. Los otros cuatro proceden de un lugar donde el maratón no es una carrera de 42,195km, si no un homenaje sagrado al esfuerzo, la disciplina y la humildad. Son japoneses Hisanori Kitajima (52º con 2:09:16), Suehiro Ishikawa (57º con 2:09:25), Takuya Futaku (65º con 2:09:31), y Fumihiro Maruyama (69º con 2:09:39).

Si nos centramos en el Viejo Continente nos encontramos al mencionado Tadesse como líder de cotarro, seguido de británico Callum Hawking (100º del mundo con 2.10:52), Javier Guerra (106º con 2:11:01), Carles Castillejo (126º, 2:11:29), el polaco Artur Kozlowski (156º, 2:11:54) y Jesús España (161º, 2:11:55). El reserva del equipo nacional, Iván Fernández, ocupa el puesto 207 a escala planetaria merced a sus 2:12:55. Otra muestra más de la salvajada de nivel al que asistimos es que otro blanco ilustre, de hecho el más relevante de los últimos tiempos, el estadounidense Galen Rupp (subcampeón olímpico de 10.000m en Londres), ocupa el puesto 115 con 2:11:12, bien es cierto que en su primer combate contra Filípides, allá por el mes de febrero en Los Ángeles (el primer escalón hacia su portentoso reto: doblar 10 y 42).

¿Quiero esto decir que no hay resquicio para los sueños? No, todo lo contrario. Una carrera de campeonato tiene lo mismo que ver con un maratón comercial que un tertuliano de Sálvame con un Premio Nobel de Literatura. Muestra de ello son los Fiz, los Antón, los Baldini y, más recientemente, Viktor Röthlin, todos ellos cazadores de chapa en grandes citas cuando el dominio africano (tal vez con registros menos estratosféricos que ahora, cierto) también estaba vigente.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...