Sin rivales en los 5.000 metros

La prueba de 5.000 metros no está deparando grandes resultados.
Oscar Fernández -
Sin rivales en los 5.000 metros
Pocos atletas están mostrando sus cartas antes de los Juegos en esta distancia.

La primera parte del año, en cuanto a los 5.000m, está destacando por el dominio de los campeones del mundo en Pekín (Mo Farah y Almaz Ayana). A dos meses vista de los JJ.OO. no parece que tengan rivales que les puedan hacer frente. A su excelente nivel de forma, que han demostrado en este principio de temporada, se une el hecho de que sus principales rivales no están. Derrotarlos siempre es complicado, máxime cuando están en forma, pero lo es más si sus rivales no están a su mejor nivel.
Mo Farah lleva dos carreras en pista en lo que llevamos de temporada, ninguna es un 5.000, corrió el 10.000 del Prefontaine Classic y el 3.000 de Birmingham. En ambas demostró estar a su mejor nivel y totalmente recuperado del tremendo esfuerzo del pasado Campeonato del Mundo de Media Maratón de Glasgow 2016. En Eugene corrió en 26:53.71, tiempo que no está alejado de su mejor prestación en la distancia (26:46.57) y muy similar al que realizó el año pasado (26:50.97) en esta misma carrera.

La prueba llegó hasta el final en un mano a mano entre Farah y el sorprendente Sitonik. Farah empleó su táctica preferida que es esperar al final y sobrepasar a su rival en los últimos metros gracias a su portentoso final. Sitonik venía de correr un mes antes en 27:56.23 en el Payton Jordan Inv. y no es un atleta que, hasta el Prefontaine Classic, tenía una marca de primer nivel por lo que Farah se debió sentir seguro aguardando a la recta final. 

Birmingham fue la otra prueba elegida por Farah para competir en este principio de campaña estival. Mo logró batir el récord británico de 3.000m en una prueba en la que en la que hizo algún guiño al recientemente fallecido Muhammad Ali. Realizó 7:32.62 que borraron de la lista los 7:32.79 de David Moorcroft que databa de 1982. La última vuelta de Farah fue 59.54, tiempo no excesivamente rápido para lo que suele ser habitual en sus carreras, pero hay que entender que el ritmo impuesto no permitió que llegara sobrado de fuerzas. Con este logro se convierte en el mejor atleta británico, hablando de marcas, en todas las distancias olímpicas desde el 1.500 al 10.000, además de tener el récord de Europa de media maratón. El siguiente reto puede ser el ataque el récord británico de la milla que es el único que no está en su botín. Steve Cram, que corrió la milla en 3:46.32 en los Bislett Games de 1985, puede presumir de ser el único que tiene un récord británico en medio de esas distancias. Sin quitar mérito a Cram, en parte es debido a que Farah no se suele prodigar en competiciones de millas.

Publicidad

Dejando a un lado la figura de Farah, el resto de rivales no parecen en su mejor momento, sobre todo si hablamos de los kenianos de 5.000. Caleb Ndiku, el mejor keniano durante 2015, se fue a 13:12.25 en el “Prefontaine” y el resto de compatriotas tampoco están al nivel esperado hasta el punto que el mejor keniano en el ránking mundial de 5.000m es Geoffrey Kamworor, atleta que centra su preparación en el 10.000. Longosiwa es el segundo del ránking , entre los kenianos, pero todavía no ha bajado de 13 minutos y su última actuación en Oslo no estuvo al nivel de Shanghai o Prefontaine. En la capital noruega fue noveno con 13:14.51.

Los etíopes si han estado, en este principio de temporada, a un nivel más elevado que los kenianos. Edris lleva dos primeros (Shanghai y Prefontaine) y un segundo puesto en Oslo. Es en estos momentos el líder mundial y, este año, tiene dos marcas por debajo de 13 minutos. Gebrhiwet parece ir a más, sobre todo si nos atenemos a su última vuelta en los Bislett Games de Oslo. Allí doblegó a Edris y sacó a relucir su punta de velocidad. Su último 400, en una carrera “lenta” (13:07.70), fue en 54 segundos pero necesitará mejorar si quiere poder hacer frente al final de Farah. Kejelcha tampoco está al nivel del año pasado. Su última carrera fue en Oslo y entró tercero.

La sorpresa relativa de esta primera parte de la temporada la depararon Cheptegei y Ahmed. El campeón mundial júnior en Eugene hace dos años está tercero del ránking mundial y ha demostrado que es rápido en 10.000m y ahora en 5.000m. La otra sorpresa es el mencionado Ahmed. El canadiense ha hecho una mejora muy destacable en los últimos años de su carrera hasta plantarse en la frontera de los 13 minutos.

- 2012 13:41.06.

- 2014 13:18.88.

- 2015 13:10.00.

- 2016 13:01.74.

En el panorama español hay cuatro atletas que ya tienen la mínima olímpica en 5.000m: Ilias Fifa (13:05.61), Toni Abadía (13:12.68), Alemayehu Bezabeh (13:16.98) y Adel Mechaal (13:15.40). Bezabeh es el único de los tres que no sido capaz de correr por debajo de la mínima este año y parece el más alejado de forma. Su actuación en Mersin en la Copa de Europa de 10.000m se saldó con un tiempo de 29:13.77, muy alejado de su marca personal. No parece que Bezabeh pase por sus mejores momentos y da la sensación que no es el mismo de antaño, por lo menos en cuanto a regularidad. Jesús España, el referente español en la distancia por más de una década, ha optado por preparar la maratón olímpica y consecuentemente no estará en la lucha por las tres plazas del 5.000.  

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...