Averigua las diferencias entre corredores y corredoras

Te ayudamos a sacarle el máximo partido a cada una de ellas.
Sara Álvarez -
Averigua las diferencias entre corredores y corredoras
Corredores vs Corredoras

Esta carrera es difícil de ganar porque, de momento, sus marcas son mejores… Aunque en el alto rendimiento los resultados de hombres y mujeres se están acercando cada vez más, es evidente que corredores y corredoras somos diferentes. ¿Te gustaría averiguar cuáles son las diferencias?

Mujer corredora: 

✚ Mayor flexibilidad y movilidad articular: movimientos más amplios y fluidos; menor incidencia de lesiones relacionadas con acortamientos musculares.

✚ Mayor habilidad en el aprendizaje motor. Aunque la anchura de nuestra cadera dificulta el gesto técnico, tenemos más capacidad de corregir y asimilar la técnica correcta.

✚ Mejor tolerancia al dolor y al esfuerzo extremo.

✚ La grasa extra y el metabolismo más lento te proporcionan mayor resistencia a los esfuerzos largos. Nosotras tenemos mayor capacidad para obtener energía de los ácidos grasos de nuestras reservas cuando el ejercicio se prolonga.

✚ Menor capacidad de sudoración, que nos hace más resistentes a la deshidratación.

✚ Las estadísticas de psicología deportiva indican que las mujeres somos más perseverantes y tenemos más capacidad para superar positivamente las lesiones y las situaciones adversas.

Publicidad

- Centro de gravedad aproximadamente un 6% más bajo: nos hace más estables, pero también dificulta los desplazamientos rápidos.

- Más cantidad de tejido adiposo: peso graso entre un 5 y un 10 % más elevado. Esta grasa es fundamental para nuestra salud, no se debe perder, pero aumenta nuestra fatiga y reduce nuestra movilidad.

- Corazón proporcionalmente más pequeño: para realizar el mismo esfuerzo late 8-10 veces más por minuto, lo que produce un menor rendimiento cardiovascular.

- Niveles de hemoglobina un 15 % menores: menor cantidad de hematíes y por tanto menor capacidad de transporte de oxígeno.

- Pelvis más ancha: menor eficiencia mecánica. Provoca un ángulo del fémur más pronunciado entre la cadera y la rodilla, produciendo una ligera inclinación de las rodillas hacia el interior, “rodillas en X”, que nos hace más propensas a las lesiones de rodilla e influye en la manera de mover, apoyar e impulsar el pie en la carrera. Las mujeres tendemos a utilizar más la parte interior del pie, nuestro grado de pronación es más acentuado por lo general que en el hombre. También tenemos el talón más estrecho.

- Niveles de testosterona entre 10 y 20 veces menores: es la responsable de construir huesos y músculos, por lo que tenemos menor capacidad de desarrollo muscular y de fuerza.

- La velocidad de reacción es igual en ambos géneros, pero ellos son capaces de trasladar esas reacciones a movimientos más rápidamente, puesto que son más fuertes y eficientes mecánicamente.

- Ciclos hormonales que provocan cambios de peso, estado de ánimo y rendimiento a lo largo del mes.

Publicidad

¿QUÉ PUEDO HACER?

Lo más importante es tener claro cuáles son las diferencias para sacarles partido y no lesionarte tratando de funcionar como tus compañeros varones. Ya lo has visto, desde el punto de vista fisiológico, ellos tienen más “puntos fuertes”, por eso sus marcas son mejores y en las carreras se separan las categorías femenina y masculina. No obstante, puedes hacer muchas cosas para subsanar tus puntos débiles:

ENTRENAR. Estas diferencias son estadísticas, los parámetros dependen de cada individuo y tienden a igualarse con la práctica deportiva. Cuanto mejor entrenada estás, menores son tus niveles de grasa, más bajo es tu ritmo cardiaco, más grande es tu corazón, más fuerte eres…

SER REALISTA. Ellos también mejoran más rápido cuando entrenan, así que evita las comparaciones o terminarás por lesionarte. Si te gusta competir, recuerda que tu competición es siempre contra otras mujeres como tú.

ALIMENTARTE CORRECTAMENTE. No hagas dietas muy restrictivas tratando de conseguir los niveles de grasa corporal de los corredores varones. Busca unos niveles saludables para tu condición de mujer y si tienes que adelgazar hazlo sin pasar hambre, asegurándote el aporte adecuado de hierro para evitar anemias, a las que las mujeres somos más propensas, y la ingesta adecuada de calcio necesaria para prevenir la osteoporosis y las fracturas de estrés.

ENTRENAR LA FUERZA. Tenemos menor porcentaje de masa muscular respecto a nuestro peso total que los hombres, por lo que debemos darle mayor importancia que ellos al entrenamiento de fuerza, que nos defiende de lesiones, nos hace más rápidas y nos ayuda a perder el exceso de grasa corporal, puesto que aumenta el gasto de calorías que se produce durante la carrera.

VIGILAR TU TÉCNICA Y ALARGAR LA ZANCADA. Las mujeres tenemos, de media, las piernas más cortas respecto a nuestra altura total, por lo que trabajar la técnica de zancada nos cuesta más, pero los resultados son espectaculares. Tampoco descuides tus ejercicios de tobillo.

UTILIZAR ZAPATILLAS ADECUADAS. En las zapatillas para mujer no sólo cambia el color del modelo. Estadísticamente, las mujeres pesamos menos, tenemos el talón más fino, por nuestra anchura de caderas tenemos más tendencia a la pronación y, en general, tenemos el pie más pequeño que un hombre de nuestra misma altura. Las zapatillas femeninas adaptan su horma, tallaje, niveles de estabilidad, etc. a todas esas características. No obstante, que un modelo sea de mujer no significa necesariamente que resulte adecuado para ti. Es importante que las zapatillas se adapten a tus propias características personales de peso, tipo de pisada, nivel de entrenamiento, etc. 

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...