¿Demasiado Lento? ¡No!

Correr muy lento te mantiene en forma a salvo de lesiones.
Jeff Galloway -
¿Demasiado Lento? ¡No!
¿Demasiado Lento? ¡No!

Muchos de los nuevos corredores se sienten acomplejados por su ritmo. Pueden pensar que se mueven demasiado lento, o que deberían llevar a cabo un ritmo de trabajo más duro. Eso simplemente no es cierto. Correr y/o correr- andar a un ritmo cómodo fortalece tus músculos, pulmones y el corazón. No importa lo que diga el reloj. De hecho, si eres nuevo en esto del running o vuelves después de un largo descanso, lo mejor es olvidarse del tiempo por completo y centrarte en empezar y acabar tu carrera sintiéndote bien, no importa lo ‘lento’ que vayas.

¿POR QUÉ DESPACIO?

Hacer tus trotes diarios durante la semana a un ritmo lento te ayudará a reducir drásticamente el riesgo de lesión mientras te mantienes en buena forma. Un entrenamiento largo y lento ayuda a mejorar tu resistencia, capacidad de quema de grasas, el flujo de sangre a tus músculos, y aumenta tu fortaleza mental. Si cometes el error de hacer la mayoría de tus carreras a un ritmo más alto, te conducirá al desgaste, y posiblemente a consecuencias peores. Corre con un ritmo cómodo, entrégate a la alegría de correr y no al dolor.

¿CÓMO DE LENTO?

Asegúrate de que corres lo suficientemente lento. Sé consciente de tu respiración. Si jadeas o resoplas, baja el ritmo o haz más pausas para andar. Si has mantenido un trote demasiado rápido, lo más probable es que al día siguiente notes que tus piernas no tienen su energía habitual, y posiblemente tendrás molestias. Si tienes tendencia a correr rápido en los días destinados al ritmo lento, queda con alguien más lento que tú. Evita a los amigos rápidos, mejor para un día más exigente.

Publicidad

¿CON QUÉ FRECUENCIA?

La mayoría de los corredores pueden hacer todas sus carreras a un ritmo cómodo sin ningún inconveniente. Pero los que tienen un objetivo de tiempo, sin embargo, deben añadir un entrenamiento con ejercicios de velocidad cada semana para mejorar su rendimiento. Un día de entrenamiento a ritmo de competición puede acarrear ciertos riesgos de lesión, pero el resto de entrenamientos de la semana deberían ser a un ritmo muy cómodo.

VERDAD O FICCIÓN

Si siempre corro a ritmo lento nunca conseguiré mejorar mi estado de forma.

FICCIÓN

Correr lento y durante mucho tiempo construye tu resistencia, mientras que se fortalece tu sistema musculoesquelético y cardiorespiratorio. Correr lento y poco tiempo ayuda a mantener la condición física. Correr de forma consistente, sin importar cuan lento sea, te mantendrá en mejor forma, mientras que si vas demasiado rápido, a menudo te puede conducir a una lesión.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...