Cómo analizar tus entrenamientos de running

Llevar un seguimiento te ayudará a corregir errores y a estar mejor en 2017.
Meghan Loftus -
Cómo analizar tus entrenamientos de running
Revisa y mejora

NO IMPORTA si sales a correr para mantenerte en forma y controlar tu peso o para ponerte un dorsal en el pecho cada fin de semana, de cualquier manera, debes de tener una herramienta que te ayude a revisar todo lo realizado para poder mejorar este año tus registros, o tu forma física. El poder analizar la información que has ido recopilando durante el año, como tus tiempos, distancias recorridas, el clima que tenías en momentos importantes, el terreno, esfuerzo percibido y comidas, puede ayudarte a descubrir patrones en tus entrenamientos y carreras, tanto positivos como negativos. Y si no sueles apuntar toda esa información de lo que haces a diario, cambia de costumbres. “Las personas que no mantienen un registro de entrenamientos corren de cometer los mismos errores una y otra vez, durante toda su vida deportiva”, dice Greg McMillan, fisiólogo del ejercicio y entrenador de corredores. Aquí podrás ver la forma de interpretar todo lo que hiciste, o no hiciste, en el ya acabado 2016, para conseguir un mejor estado físico, disfrutar más y, quizás, ser más rápido en los próximos 365 días de running que te quedan por delante. 

LOS KILÓMETROS

¿Cuantas veces has estado preguntándote si el kilometraje que haces afecta positivamente a tu rendimiento, y cuantas veces estuviste en riesgo de lesión? Compara el kilometraje medio del 2016 con el del 2015, y revisa, lo más objetivamente posible, cómo te fue cada año, en relación a tus metas. ¿Corriste de forma consistente a lo largo del año? ¿Te salieron bien las competiciones? ¿Te lesionaste? ¿Lograste todo lo que querías?

EN 2017

Si en 2016 aumentó tu kilometraje y no tu rendimiento, el retroceso debe de venir este año. Si aumentaste los kilómetros en 2016 y has tenido un año de éxito, puedes continuar en el mismo nivel o elevarlo un poco sobre ese. Si haces pocos kilómetros puedes aumentar tu promedio anual en un porcentaje mayor que los que realizan altos kilometrajes.

Publicidad

COMPETICIONES IMPORTANTES

Para evaluar tu rendimiento en las competiciones, examina no sólo lo bien que salieron (o no) tus objetivos cronométricos, sino también los entrenamientos más importantes (fuerza, series rápidas, tiradas largas, etc) que hiciste durante las seis semanas previas al evento. Las variables como el sueño, estrés o nutrición también afectan al resultado. Antes de juzgar tu entrenamiento, sin embargo, plantéate si tus metas son realistas. Una mejora del tres por ciento es lo máximo que un corredor experimentado puede mejorar en las condiciones ideales.

EN 2017 

Si cumpliste tus metas en 2016 en las competiciones que te marcaste como más importantes, repite los entrenamientos que te llevaron al éxito. Si no pudiste cumplir con tus objetivos, presta mucha atención a los entrenamientos principales. Algunos verán que los días más duros están muy cerca uno del otro y que les estresa demasiado, sin embargo, para otros corredores no serán suficientes. Encuentra el equilibrio para asimilar todo y llegar en forma a la próxima competición.

DESCANSOS

Si has competido mucho durante el año, tus apuntes deben revelar los momentos estratégicos de altos y bajos kilometrajes semanales previos a las carreras, y los períodos de recuperación en relación con los eventos que competiste. Si eres maratoniano habrás acumulado kilómetros hasta que el evento se acercaba, mientras que si eres un corredor de 5k habrás hecho menos altibajos durante toda la preparación del año y descansos más cortos. Si eres un corredor ocasional o no compites, no tienes por qué tener grandes picos y valles.

EN 2017

Planifica con anticipación si vas a empezar a entrenar para una competición importante. Si correrás maratón o medio maratón, debes acumular kilómetros de 10 a 20 semanas tras un buen descanso, pero también debes programar semanas más livianas entre medias. De esta manera permites que tu cuerpo se recupere, asimile todo lo realizado y minimices el riesgo de lesión.

Publicidad

LESIONES

Revisa las diez semanas previas antes de lesionarte, y busca los cambios bruscos en tu volumen de entrenamiento e intensidad. Las dos cuestiones,
aumentar kilometraje demasiado rápido o no dejar tiempo suficiente para recuperarte de los entrenamientos duros, son causas muy  comunes en la aparición de lesiones. Busca también lo que hiciste en otras actividades. Por ejemplo, saltos en una nueva clase de fitness o un descenso por la montaña.

EN 2017

Incluso si no puedes determinar el motivo exacto de tu lesión, por lo menos sabes, que no debes replicar lo que hiciste el año anterior. Evita volver a lesionarte programando una semana de descanso cada tres semanas en las que disminuyas el kilometraje en un 20%.

EL CONSEJO

Hay agendas específicas de corredores en las que puedes apuntar todo lo que haces cada día.

Compra tu agenda de running online

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...