Cómo motivarte corriendo con un compañero

Aprende a conectar con tus compañeros de running para motivarte mejor.
runners.es / Fotografía de Emiliano Granado -
Cómo motivarte corriendo con un compañero
Trabajo en Equipo

Son las 6 de la mañana y apenas estás intentando despertarte al ritmo que tu alarma se dispara. Aunque todavía estés aturdido, tu mente se las arregla para convencerte a que salgas a correr aunque por ella pasen numerosas razones para que te des la vuelta y vuelvas a dormirte. Pero, ¡espera! Fuera recuerda que aguarda un compañero para correr, así que sal de la cama, ponte las zapatillas y asoma la cabeza por la puerta de tu
casa.

Tener compañeros de entrenamiento es una de las herramientas más valiosas que un corredor puede tener. “Te hacen ser más responsables, más propensos a dar el 100% durante el entrenamiento”, explica Andrew Allden, entrenador en la Universidad de Carolina del Sur. Para que obtengas el máximo provecho de salir con otro u otros corredores, hay varios factores importantes a considerar. Estos consejos te ayudarán a elegir –y ser- un buen compañero de entrenamiento.

MÁS DE UNO

Un solo compañero es bueno hasta que éste se lesiona o se marcha de vacaciones y de repente te encuentras entrenando en solitario. Es por eso que tener varios amigos o unirse a un grupo es lo ideal. Si os toca salir a correr y tu compañero ha sido atrapado por un virus, así tendrás a quien recurrir. Si además cada uno tiene distintas cualidades puede ayudar a cumplir con tus objetivos de preparación. Puedes tener un compañero para las tiradas largas a un ritmo más lento, otro para ejercicios de velocidad, uno que hable poco y sude más… Como señala Allden, es lo perfecto para mejorar tu nivel.

UN AMIGO RÁPIDO

Reúne el valor suficiente y acércate al chico o chica que siempre esté un poco por delante de ti en un entrenamiento o de aquel o aquella que siempre te pasa en los últimos kilómetros de una carrera, cuando tú ya vas echando humo y él o ella va a un ritmo mucho más fuerte. “Acércate, preséntate y pregunta: ¿te importa si te acompaño durante una de tus sesiones?”. Según el entrenador Tim Broe, director del programa para el equipo Michigan Elite, “encontrar a aquellas personas que están un poco mejor que tú puede ayudarte a mejorar”. Incluso si no puedes mantener un día el ritmo, con sólo perseguirle o mantenerle en tu punto de mira puede ser suficiente para salir de la rutina, o incluso ir juntos a tomar un café podría dar la oportunidad a tu cerebro de recoger puntos clave sobre cómo evitó los calambres u otras notas interesantes.

Publicidad

SINCRONIZAROS

Está claro que alguien que entrene para un maratón tendrá problemas de compatibilidad con alguien que esté enfocado a los 5 km, lo mismo que el que corra a 7’ el kilómetro no durará mucho tiempo con el que lo haga a 4’, aunque esto no quiere decir que no puedan salir juntos en alguna ocasión. Pero el ritmo y la distancia no es lo único importante en lo que coincidir, pues la personalidad y el temperamento son vitales a la hora de compatibilizar. Si te gusta entrenar al aire libre durante todo el año, pero tus compañeros prefieren la cinta de correr cada vez que llueve, debes ser consciente de ello, especialmente si buscas un amigo con el que hacer atletismo cuando apriete el frío del invierno o el calor del verano. Lo mismo pasa con los horarios.

Una actitud positiva es también importante. “Lo último que se quiere es ir con alguien que se están siempre quejando sobre el tiempo que hace, lo temprano que es o la dureza del entrenamiento”, explica Allden. “La negatividad se contagia. Necesitas a alguien con buena actitud que diga ‘hoy es un día de entrenamiento y aquí estoy, listo para ir”, afirma.

Hay una diferencia entre compañero y entrenador. A menos que al compañero le veas como a alguien con mucha experiencia, es importante que él reconozca que su papel es el mismo que el tuyo y no uno superior. Un estudio reciente de la Universidad de Kansas y de la Universidad de Michigan destacó que los corredores emparejados con alguien más hábil y que no recibieron apoyo verbal –“¡puedes hacerlo!”-, tuvieron un entrenamiento más largo y más duro. Los investigadores creen que dichas personas deben ser más condescendientes. La motivación es una de las principales razones para mejorar. “Uno no quiere ir con alguien que tiene siempre la última respuesta o que siempre está criticando”, señala Cindra Kamphoff, directora del Centro de Deporte y Psicología de la Universidad de Minnesota y maratoniana.

Importa también el modo de expresarse. Si estás, por lo general, delante en las carreras y quieres animar a otros corredores, “gritar por encima del hombro añade sal a la herida”, dice Larysa DiDio, entrenadora en Nueva York de deportistas de élite y olímpicos. Del mismo modo, Didio anima a la gente a pensar en cómo escribir mensajes en las redes sociales. Si a un compañero le añades un enlace de una próxima carrera junto a un comentario como “¡Vamos a hacer esto! Está muy bien” es más recomendable que añadirlo junto a “¡Sé que puedes hacer esto!”. Tiene un significado diferente. Es mejor para tu pareja de entrenamientos hacerle sentir que estás en el mismo barco.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...