¿Cuál es mi frecuencia cardíaca máxima?

En adultos no siempre funciona la fórmula habitual.
William O. Roberts -
¿Cuál es mi frecuencia cardíaca máxima?
¿Cuál es mi frecuencia cardíaca máxima?

La frecuencia cardiaca máxima es una cifra difícil de calcular. La fórmula habitual dice que es igual a 220 menos la edad, pero no es lo más apropiado en sujetos que pueden soportar frecuencias más altas: a ellos no se les debe aplicar este número. La fórmula se desarrolló pensando en deportistas jóvenes. Un estudio de Tanaka realizado en 2001 sobre una población con edades mucho más amplias demostró que la fórmula no era lo suficientemente precisa en sujetos de mayor edad, y, según los datos revisados, lanzó la siguiente fórmula:

FCM = 208 - 0,7 x (edad) 

Otro estudio realizado por Gellish en 2007 mostró una buena correlación en una prueba de estrés con la fórmula:

FCM = 207 - 0,7 x (edad), con una desviación menor al 0,001. 

Si calculas la frecuencia cardiaca máxima con las 3 fórmulas, siendo un sujeto de 52 años, obtendrás los valores de 168, 172 y 171, respectivamente. Puede que te parezcan bastante aproximados, y a mí también me lo parecen.

Pero en la práctica la frecuencia cardiaca máxima es individual para cada deportista y la mejor manera de conocerla es a través de la experiencia. La FCM es una gran guía de entrenamiento para corredores. El papel de la medicina consiste en señalar el punto de esfuerzo máximo. Hay pruebas de esfuerzo que se realizan con la FCM preestablecida o por un porcentaje determinado de la FCM. En un estudio clínico realizado a deportistas lo normal es llevar la carga de ejercicio hasta el esfuerzo máximo, lo que podría llevar la frecuencia cardiaca máxima por encima del número calculado.

Publicidad

Cuanto más cerca de la FCM te encuentres durante tus entrenamientos y competición, menos tiempo podrás mantener el ritmo de carrera. Si puedes mantener un ritmo aproximado de 160 en entrenamiento y competición (siendo tu FCM calculada de 170), está claro que tu frecuencia cardiaca máxima es mucho más alta que el dato comentado.

Un pulsómetro es una muy buena herramienta para detectar la frecuencia cardiaca y la cifra que refleja es bastante precisa. Puedes compararla tomándote el pulso de manera manual durante tus entrenamientos.

En resumen, las fórmulas para calcular la frecuencia cardiaca máxima son una buena aproximación, pero si soportas las cargas físicas recuerda que es probable que aumente tu FCM sin que ello suponga que tu corazón pase peligro. Si realizando ejercicios de una intensidad constante tu frecuencia cardiaca sube de manera irregular o notas que no puedes resistir la carga del ejercicio, deberías quizá realizar una prueba de esfuerzo. 

Si te duele el pecho, notas los latidos con fuerza, te aumenta la frecuencia cardiaca o te mareas mientras entrenas deberías parar y consultar con un médico. No es mala idea hablar una vez al año con tu médico, si tienes más de 50 años, para comentar acerca de la actividad física a realizar.

Publicidad
Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...