Cómo detectar el sobreentrenamiento

Si estás en medio de un plan necesitarás saber si tu organismo se recupera del modo adecuado.
Jenny Hadfield -
Cómo detectar el sobreentrenamiento
Cómo detectar el sobreentrenamiento

Si estás en medio de un plan de entrenamiento probablemente hayas aumentado el volumen de tu kilometraje semanal y, de manera consecuente, tu fatiga. Y puede que tengas miedo a sobreentrenar y "quemarte". Los entrenadores buscan siempre la evolución y recuperación progresiva por parte de sus pupilos. Aunque el ritmo, frecuencia cardiaca y kilometraje son datos objetivos a la hora de cuantificar cómo se desarrolló una sesión, sería bueno que comenzaras a añadir, en un recuadro al final, cómo te sentiste al acabar el ejercicio. Un código de colores (amarillo, naranja y rojo) es más que suficiente para identificar las señales de tu cuerpo:

Amarillo

Te encontrabas genial y podrías haberte exprimido un poco más.

Naranja 

Te encontrabas bien, pero tampoco para echar cohetes. No es que estuvieras fatal, pero tampoco fuerte como para acabar más rápido. Ni fu ni fa.

Rojo

Te encontrabas en la delgada línea roja: te costó terminar el entrenamiento, cada paso era más difícil de dar que el anterior.

Sencillo, ¿verdad? Sí, pero funciona. Se trata de evaluar la tendencia de tu entrenamiento y tu recuperación, algo que sólo puedes hacer observando tu diario de entrenamientos. Si marcas la sensación en colores podrás ver, de un plumazo, si tu organismo se está adaptando de manera consecuente a la carga de entrenamientos. ¿Muchos amarillos? Estás en la buena senda. Si hay mayoría de naranjas y rojos, algo va mal con tu recuperación, momento en el que tendrás que plantearte todas las variables que la afectan:

Publicidad

- Carga de entrenamientos: demasiados kilómetros demasiado pronto, demasiada progresión, demasiada frecuencia.

- Calidad y cantidad de sueño.

- Hidratación y avituallamiento.

- Estrés en tu día a día.

- Viajes.

- Ciclos menstruales, si eres mujer.

- Cambios de lugar de entrenamiento (altitud, cuestas, humedad).

- Falta de descanso y recuperación (ruedas fuerte hasta los días suaves).

Si quieres hacerlo lo mejor posible, apunta cómo te encuentras justo después de hacer el ejercicio. Trata de incluir toda la información sobre el entrenamiento (eso incluye variables de clima y terreno). Si sólo marcas tiempo, ritmo y distancia, estás dejándote fuera lo más importante a la hora de evaluar cómo se adapta tu cuerpo a la carga durante el plan. Tan fácil como hacerse con unos subrayadores fluorescentes de color amarillo, naranja y rojo.

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...