Cómo enfrentarte a una competición

Pon especial atención a los días previos.
Mayte Martínez -
Cómo enfrentarte a una competición
Cómo enfrentarte a una competición

Los días previos a una competición son momentos que a todos los que somos y sentimos como atletas de alto, medio o incluso modesto nivel, nos preocupan sobre manera, y por mucho que aprendamos a lo largo de los años y la experiencia que nos proporcionan, no conseguimos tener la situación bajo control en ningún momento. En estos días piensas en que todos los entrenamientos hechos hasta ese momento fructifiquen en el día D

Cada uno tenemos nuestras dudas y las exteriorizamos de una manera diferente. En mi caso, todo el mundo sabe que mi expresión facial es como un libro abierto, me pongo bastante irascible y con pocas ganas de hablar. Me suelo encerrar en mi mundo y si acaso, me escondo tras las páginas de un buen libro que haga que los interminables minutos pasen algo más rápidos deseando que llegue ya la hora H. Otros atletas se dedican a hablar con todo el mundo y a exponer sus intenciones en carrera o lo que han entrenado para llegar hasta allí buscando la aprobación de sus interlocutores en la búsqueda del camino correcto. 

Cada persona se manifiesta de forma muy diferente ante situaciones de tanta tensión y en algunos casos pueden ser comportamientos nocivos para la competición como es el exceso de nervios (desgastan mucho), el insomnio, las dudas exageradas, el miedo a lo desconocido, el miedo a sufrir, al fracaso… Así estamos todos, intentando luchar contra nuestras fobias y debilidades. Unos saben salir airosos de la situación, otros no tanto. 

Los profesionales hemos pasado uno de los momentos más difíciles del año ante el Mundial de turno. En esos días se puede comprobar cómo afronta cada uno su gran reto anual y, aunque disponemos de personas capacitadas para ayudarnos en estos momentos, no todo el mundo sabe utilizar estas herramientas una vez que dan el disparo o se inicia la competición. 

Publicidad

Imagino que para los corredores aficionados, los populares, esta situación también llega. Normalmente corréis muchas carreras en las que el resultado no supone un gran problema, pero siempre hay un día, cada cierto tiempo, que tenéis señalado en el calendario en rojo y que queréis dar lo mejor de vosotros mismos y no fallar. Me imagino que a vosotros os pasará como a nosotros, unos gestionarán con éxito esos momentos mientras otros sufrís un calvario durante la semana previa, más aún cuando este momento elegido es el de una maratón por todo el sacrificio previo que os ha supuesto y por lo sujeto que está el éxito en esta prueba a imponderables prácticamente incontrolables. 

Yo no os puedo dar grandes consejos en este apartado. Para mí los días previos suelen ser de gran incertidumbre y con muchas ganas de que llegue por fin la competición. Suelo ponerme bastante nerviosa, aunque tengo la gran suerte de que coincidiendo con el disparo inicial todas estas dudas desaparecen de un plumazo y habitúo a correr con gran eficiencia. 

A los que no tenéis la suerte de competir con tanta solvencia, os recomiendo seguir buscando el camino y rodearos de gente que os sepa ayudar en esos momentos. Hay que aprender a disfrutar compitiendo. Yo estoy en ello, sigo en ello.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...