Simplifica tu vida con estos consejos

Consigue más con menos.
Kelly Bastone | -
Simplifica tu vida con estos consejos
Simplifica tu vida

Hay muy pocas cosas en el mundo tan gratificantes como correr. Aún así, es muy sencillo convertirse en un corredor más sano, más en forma y, por qué no, más feliz. No importa si quieres ahorrar dinero, tiempo, evitar dolores de cabeza (o, por qué no, ayudar al planeta), te ofrecemos 24 consejos que te ayudarán a conseguir más con menos.

Corre desde casa (o desde el trabajo) 

En vez de gastar tiempo y combustible cogiendo el coche para ir al parque, suma kilómetros saliendo desde tu portal. Hay webs con las que diseñar un circuito cerca de tu casa o del trabajo. El ahorro es significativo: si conduces 20 kilómetros a la semana, a final de año puedes ahorrar unos 80 euros en gasolina (y, claro, reducir las emisiones que afectan al ecosistema). 

Compra a granel

Hay ciertos alimentos básicos, como el arroz, legumbres, cereales, harina… más baratos comprados en grandes cantidades que en paquetes pequeños. Además, ahorras embalajes (y el tiempo que se pierde yendo a comprar). 

Queda con los colegas 

Plantea un entreno nocturno con tus amigos después del trabajo. Aprovecharás el doble tu tiempo libre, ya que de una tacada harás ejercicio físico y “entrenamiento social”. Saltarte las cañitas le vendrá bien a tu bolsillo (y a tu estómago). 

Cambia de zapas 

Prolonga la vida de tus zapatillas y evita lesiones con dos pares para ir rotando. Un día de descanso contribuye a que la espuma de EVA se descomprima, según el doctor Martyn Sorteen, director del Laboratorio Runner’s World. Además la biomecánica de tu cuerpo responde de diferente modo a cada par, lo que evitará lesiones por repetición, como señala el médico deportivo Finn B. Gerstell.

Publicidad

Inscríbete antes 

Muchas carreras ofrecen un descuento en la inscripción para los madrugadores, que puede llegar a los 6 euros por prueba. Algunas son gratuitas en periodo preferente, o regalan una camiseta o merchandising. Planifica con tiempo y marca en tu agenda la fecha de inicio de inscripción, o programa tu ordenador para que te envíe un e-mail el día que se abran. Además, si te inscribes por internet evitarás gasto de papel y colas el día de la carrera. 

Deja a un lado los aparatos de moda 

Los “trastos” para correr son estupendos. Pero también deberías, de vez en cuando, escapar del ruido de campanillas y concentrarte en ti mismo. “Escucho a mi cuerpo, mejor que a fórmulas, cronómetros o pulsómetros” dice Cate Fenster, que ganó el Maratón Marine de 2008 (su debut) con 2:48. “Cuando no me siento bien, corro un poco más despacio”.

Corre en los ratos libres 

Si estás demasiado ocupado como para hacer un entrenamiento decente, programa sesiones más cortas en tu apretada agenda. Un estudio del Journal of the American College of Nutrition llegó a la conclusión de que tres sesiones aeróbicas de 10 minutos, o dos de 15, son tan efectivas para aumentar el VO2 máximo y reducir peso como un entrenamiento de media hora. La clave está en que estos entrenos cortos sean muy intensos. Haz varias series de escaleras, o unos cambios de ritmo en la cinta de correr mientras echas la pasta a hervir. 

Tápalo 

La próxima vez que cuezas agua, tapa la olla. Una cacerola abierta gasta hasta tres veces más que una con tapa. Y asegúrate de que la olla cubre completamente la superficie del fuego (si no lo hace, puedes malgastar hasta un 40 por ciento del calor generado). Combinando ambos del modo más eficiente puedes ahorrar hasta 30 euros al año en el recibo que pagas a tu compañía eléctrica. 

Publicidad

Planifica tus compras...

Las mejores gangas de equipación de verano las encontrarás en julio y agosto. Las de invierno, en enero y febrero. Corre (literalmente) a hacer los recados… Mejora tu base y evita el coche para hacer los recados. Ahorrarás gasolina. Puedes llevar las cartas, algo de comida, los libros de la biblioteca (y hasta el portátil) en una mochila de hidratación de trail running. Su diseño permite llevar algo más que agua, y sus sujeciones al pecho y cadera evitarán que la carga se balancee. Puedes buscar el modelo adecuado en la sección de equipamiento de runners.es

…o ve al trabajo corriendo

Siempre que puedas, ve corriendo a trabajar. El día anterior lleva un neceser y la ropa de trabajo. Si no hay ducha en tu oficina, llévate unas toallitas y un champú sin aclarado. Vuelve a casa en transporte público, o échale narices y dobla ese día.

Asa un pollo 

Cocinar un pollo es un modo fácil, barato y agradecido de solucionar una cena. Además de sabroso y nutritivo, las sobras se pueden aprovechar para otro día. Si quieres, rellénalo con un limón (recuerda trincharlo con un tenedor) antes de meterlo una hora en el horno a 220º. Como un pollo entero tiene cuatro raciones, aprovecha lo que no te comas para hacer sándwiches (con mayonesa, manzana, apio y curry). Hierve los huesos y los retales con algo de cebolla, zanahoria, apio y perejil y tendrás un buen caldo para sopas.  

Apúntate a un club de atletismo 

¿El modo más fácil de correr más rápido? Haciendo amigos más rápidos. Los clubes de atletismo son básicos para encontrar compañeros, motivarse y recibir trucos de entrenamiento, así como consejos de material (sobre todo aquellos referentes a en qué merece la pena gastarse el dinero y qué productos son sólo humo). Si no sabes cómo empezar, pregunta en tu tienda especialista o busca en Internet. 

Organízate antes de una carrera 

Prepara todo lo que necesites el día antes de un evento importante. Entérate bien de cómo llegar, sal de casa con tiempo (o lleva un GPS), y ten claro dónde aparcar. Si puedes, recoge tu dorsal y el chip con antelación. Deja listo el desayuno antes de irte a la cama para que no te dé pereza prepararlo al día siguiente. 

Publicidad

Contrata un entrenador 

El entrenamiento requiere un montón de tiempo y de esfuerzo. Tienes que decidir entre un montón de consejos, llevar un diario y probar con diferentes entrenos para saber qué es lo que mejor te va. Para algunos corredores, el tener a alguien encima que les diga qué hacer, cómo hacerlo y cuándo meter cambios puede ser el camino más eficiente para que progresen. “Un entrenador personal te ayuda a correr de un modo más inteligente, más sencillo, asegurando que haces cada entrenamiento según el ritmo y esfuerzo adecuados”, como dice Daniel Creer, presidente de Running Republic en Boulder (Colorado). Piénsalo: mucho mejor rendimiento en mucho menos tiempo y dedicándole un menor esfuerzo. Tu tienda especialista en running o la consulta de páginas web especializadas pueden ayudarte en el proceso de encontrar a “tu media naranja”. 

Ten siempre a mano algo de comida 

Lleva en tu mochila un sándwich y una bolsa de frutos secos siempre que salgas de viaje. Evitarás los productos envasados (tan caros como con alto contenido calórico) que tratan de ponerte a prueba en las estanterías de las gasolineras y aeropuertos.

Aprende a automasajearte 

Aunque no hay nada como un masajista profesional, un par de trucos te pueden ayudar a aliviar tensiones (no necesitas tarjeta de crédito). Pasa una pelota de tenis o de golf bajo tus isquios y aliviarás el tejido dañado o la tensión muscular. También puedes pasarla a lo largo de tus talones y del arco de tus pies. “Previene la fascitis plantar ya que alivia la tensión tendinosa de la parte inferior de tus pies”, según Roberta Geier, especialista en masaje deportivo neuromuscular y terapéutico. Si unes dos pelotas de tenis con cinta americana y te tumbas en el suelo, colocándolas bajo el sacro, aliviarás el estrés de la unión de la pelvis y la columna, además de corregir la alineación sacra, indica Geier. 

Ten un kit de primeros auxilios a mano

Evita lesiones teniendo un pequeño botiquín a mano: guarda una venda elástica en la oficina para vendarte la rodilla, la tibia o el tobillo dolorido después de correr. Guarda en el congelador una bolsa de guisantes (gran sustituto del hielo), y hazte un “polo” para aliviar tu rodilla: llena un vaso de plástico pequeño de agua y mételo al congelador. Después de un rodaje duro sácalo y corta la parte inferior para dejar el hielo al aire. Aplícalo en tu rodilla. Después puedes dejarlo en el congelador
para la próxima vez. 

Publicidad

Prepara tus entrenos por la noche 

Antes de ir a dormir deja listas todas las prendas que te pondrás el día siguiente, de calcetines a cortavientos. Si vas a llevar el pulsómetro o un iPod ponlos en la entrada para no olvidarlos, con la batería llena. 

Usa genéricas 

Los médicos suelen recomendar plantillas a medida para corregir lesiones (cuestan hasta 300 euros). Usa las que tienen en las tiendas, mucho más baratas. “No se ha demostrado que las plantillas a medida prevengan lesiones mejor que las genéricas”, según el fisio Finn B. Gerstell. 

Haz cambios de ritmo fáciles 

Hay mil tipos de intervalos, puedes perder horas eligiendo el que más te conviene. Para evitarte el trago, te presentamos tres entrenos que pondrán a prueba tu velocidad. Su creador es Amby Burfoot, experto de Runner’s World Internacional, propone uno o dos a la semana para estimular diferentes ritmos de carrera. 

RITMO CONTROLADO PARA AUMENTAR LA RESISTENCIA: Corre 4 x 1.500 m. a ritmo de 10 kilómetros.

ENTRENAMIENTO DE VO2 MÁXIMO PARA AUMENTAR LA CAPACIDAD AERÓBICA: Corre 4 x 800 m. a ritmo de 5 kilómetros. 

ENTRENAMIENTO DE VELOCIDAD PARA AUMENTAR LA POTENCIA MUSCULAR: Corre 4x 200 m. al ritmo de 1.500.

Reconcíliate con tu frigorífico 

“Casi todas las comidas se pueden congelar”, dice Mark Bittman, autor de Cómo cocinar todo. “Además ahorras dinero ya que no tiras nada”. ¿Qué dejar en el congelador?: sopas, cereales, plátanos y frutos del bosque (ambos buenos para batidos). Prepara una pila de “sobras” y congélalas. El arroz integral se cuece en 40 minutos y se descongela en un par en el microondas, así que es una guarnición rápida. Guarda las comidas en bolsas herméticas, ocupan menos espacio en el congelador.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...