Desacelera para llegar más lejos

Caminar no deber ser únicamente el recurso fácil para recuperar en mitad de una carrera, también es un gran entrenamiento.
Jeff Galloway -
Desacelera para llegar más lejos
Traza el camino

Nunca desestimes el poder de una buena caminata, y no sólo como un descanso en medio de tu carrera. Salir a caminar (sin correr nada en absoluto) permite al cuerpo hacer pequeñas adaptaciones que fortalecen pies, rodillas y caderas. Andar mucho tiempo y a paso ligero puede ayudarte a mejorar tu resistencia. Y caminar, como parte del entrenamiento, le dará a tus músculos y articulaciones un descanso merecido, lo cual puede ayudarte a reducir o eliminar los problemas y dolores ocasionados por el running. Aquí tienes una propuesta sobre cómo (y cuándo) introducir caminatas en tu rutina para mejorar tu estado de forma. 

PRESTA ATENCIÓN A LA TÉCNICA

La mayoría de las personas que caminan alcanzan una postura erguida para estar más cómodos de forma natural. Procura dar pasos cortos para evitar forzar el paso, lo cual podría generarte dolores en piernas, pies y caderas. Mantén tus pies cerca del suelo con un paso suave y frecuente.

ANDA EN UN DÍA DE CARRERA

Si sustituyes andar por correr, dobla el tiempo que tendrías que correr. Por ejemplo, si ibas a correr 30 minutos, camina durante 60 minutos. No tienes que completar el entrenamiento de una sola vez, puedes repartirlo en dos veces yendo a caminar por la mañana y otra vez por la tarde.

Publicidad

ANDA COMO ENTRENAMIENTO

Caminar en tus días sin carrera es un método eficiente para quemar grasas e incrementar el flujo de sangre que ayuda a la recuperación muscular. Es, además, una buena forma de romper con la rutina, prevenir lesiones y disfrutar de más tiempo con amigos o familia que quizá no corran (¡todavía!). Como entrenamiento cruzado, anda de 30 a 60 minutos seguidos o haz de 5 a 10 minutos segmentados durante el día, hasta completar el tiempo total que tenías pensado. Mantén un ritmo vivo constante que te permita hablar; así aseguras que el tipo de ejercicio sea aeróbico.

CAMBIA EL TERRENO

De la misma manera que cuando corres, cuanto más variado sea el recorrido, mejor entrenamiento obtendrás. Si el tiempo lo permite, anda por algunas cuestas (o la misma varias veces) o realiza varias repeticiones de escaleras en algún parque o pista deportiva. Si el tiempo no acompaña, las escaleras son un buen cambio de escenario para realizar ejercicio. Realiza varias subidas al día varias veces cuando sea posible y fortalecerás tus piernas.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...