El síndrome del sobreentrenamiento

Un problema mucho más común de lo que parece
Rodrigo Gavela -
El síndrome del sobreentrenamiento
Síndrome del sobreentrenamiento

Es evidente que para mejorar hay que fatigarse, y sí se recupera convenientemente se produce una supercompensación, lo que implica un mayor rendimiento. Pero cuando al cuerpo no le damos tiempo a adaptarse se entra en fase de fatiga aguda y, si no se toman las medidas oportunas, de ahí se pasa directamente al sobreentrenamiento. Un corredor está sobreentrenado cuando tiene dificultad para mantener un ritmo determinado que antes dominaba con facilidad; cuando es incapaz de mantener una carga de trabajo incluso menor que la de meses anteriores; cuando no consigue asimilar sus entrenamientos, pues siempre está cansado y agotado, y cuando no se llega a adaptar a ellos porque le resultan excesivos. No se debe confundir esta fatiga aguda con la fatiga propia de entrenamientos fuertes, que requieren unos días de adaptación, pero que se acaban asimilando.

SÍNTOMAS Y CONSECUENCIAS

El gran efecto del sobreentrenamiento es el descenso del rendimiento. Sus síntomas se pueden resumir en: disminución de la capacidad de trabajo, de la fuerza y de la capacidad técnica; cambios en el estado general: cansancio, insomnio, pérdida de peso, disminución o aumento exagerado del apetito; disminución o aumento anormal de la frecuencia cardiaca, en reposo, en máximos y en recuperación; cambios en el test de esfuerzo: disminución elevada de la frecuencia cardiaca máxima, empeoramiento de la recuperación de la FC y disminución del VO2 máximo; malas sensaciones de entrenamiento durante más de dos semanas seguidas; cambios bioquímicos, hematológicos y hormonales; alteraciones en el comportamiento personal (inestabilidad emocional e irritabilidad). Una de las más importantes consecuencias del sobreentrenamiento es la alteración que se produce del Sistema Inmune, de ahí la facilidad de muchos corredores a coger infecciones, catarros y gripes en los momentos más críticos.

PREVENCIÓN

Escuchar al cuerpo para no forzarle por encima de sus posibilidades es la mejor prevención contra el sobreentrenamiento. Si un día se entrena muy fuerte hay que descansar el siguiente o disminuir la intensidad. En caso de duda, siempre es mejor hacer menos que más, o más despacio que fuerte. Hay que pensar en mejoras a largo plazo y ser pacientes, pues el cuerpo necesita su tiempo para asimilar el trabajo. 

TRATAMIENTO

En los casos menos graves puede servir con dos semanas parado (parado de verdad, descansando totalmente, nada de deportes alternativos ni rodajes suaves), pero lo normal es que requiera más de un mes. Los casos más graves requieren de seis meses a un año de reposo para recuperarse del todo, tanto física como psicológicamente

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...