¿Debo entrenar en progesión o a ritmo mantenido?

¿Es bueno acabar a tope?
Rodrigo Gavela -
¿Debo entrenar en progesión o a ritmo mantenido?
¿Debo entrenar en progesión o a ritmo mantenido?
Entrenar en progresión aporta enormes ventajas fisiológicas y psicológicas. Muchos entrenadores lo aplican en sus entrenamientos, pero también son muchos los que prefieren el ritmo mantenido. El método progresivo se basa en el entrenamiento natural, en el que el protagonista es el propio corredor, al que se le trata como persona y no como a una máquina. Es la forma más segura, fácil, agradecida y menos dolorosa y arriesgada de mejorar la potencia aeróbica y anaeróbica. A nivel fisiológico, permite asimilar mejor los entrenamientos; supone una menor carga articular y muscular; el hígado trabaja menos y mejor (por lo que la recuperación es más rápida y efectiva); cardiovascularmente se trabaja de forma muy progresiva y se producen muchos menos residuos tóxicos en tus músculos. A nivel psicológico, hace más fácil y ameno el entrenamiento; se sufre menos y al acabar al final más fuerte te refuerza psicológicamente.
 
Como la mente tiene memoria selectiva se queda con la parte final. El subconsciente interioriza los últimos ritmos, lo que te hace ser más seguro ante la competición y ante tus objetivos. Lo mejor de todo es que entrenando así, las series son divertidas y nunca se hacen duras. Entrenar a ritmo mantenido es muy difícil cuando se quiere mejorar la potencia aeróbica (ritmos controlados y series largas), pues supone ciertos riesgos, un mayor desgaste psicológico y un mayor sufrimiento. Sólo los corredores más experimentados y que mejor se conocen son capaces de hacerlo bien. Son entrenamientos más propios de corredores de élite. Y aún así, en muchas ocasiones se equivocan y les obliga a sufrir mucho. Este tipo de entrenamiento es más útil para trabajar la capacidad aeróbica (rodajes normales y largos), con entrenamientos lentos o de muy larga duración, de más de dos horas.
PROGRESAR PARA ASIMILAR
 
Nuestro organismo tiene una capacidad de asimilación impresionante y puede llegar a cotas insospechadas previamente, pero siempre que se le transmita en pequeñas dosis. Hay que empezar siempre de forma suave y progresar lentamente hasta conseguir el ritmo adecuado. Esta progresión siempre es relativa. No es igual en los rodajes
normales, que en las series o el progresivo largo. El punto de partida es muy diferente y su progresión también.
 
LARGAS CABALGADAS
 
Aquellos que preparan maratones con largas tiradas -de más de dos horas e incluso de tres horas- sí deben recurrir alos rodajes suaves mantenidos, intentando que la diferencia entre el ritmo del comienzo y el del fin no sea demasiado acusada.
 
¿CÓMO DICES?
 
TOBILLOS Es una parte integrada del entrenamiento que puede influir directamente en el rendimiento, pues proporciona cuatro grandes beneficios:
 
1) Mejora la fuerza en los tobillos y piernas.
2) Mejora la movilidad articular del pie y del tobillo.
3) Mejora la eficiencia y la eficacia de la carrera, lo que supone un mayor rendimiento al mismo esfuerzo.
4) Disminuye enormemente el riesgo de lesiones (del tendón de aquiles, de periostitis, de fascitis plantar y se es más resistente a los esguinces).
Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...