Un compañero de entrenamientos te hará más rápido

Un buen colega de kilómetros te animará a seguir progresando.
runners.es -
Un compañero de entrenamientos te hará más rápido
Corre en compañía

No son pocos los corredores que, tras realizar un maratón en su juventud, con más tiempo para entrenar y menos responsabilidades, notan que si vuelven tras un periodo de inactividad son mucho más lentos. ¿Puede ser la solución correr con ayuda? Quizá un grupo de entrenamiento, aunque sea pequeño, puede servirles de mejora. Con el tiempo descubren que cada pequeño cambio de ritmo y cada uno de los compañeros que progresa puede servirles como estímulo para mejorar el ritmo. Tras ello, es muy probable conseguir mejorar la marca en maratón, pese a que la inactividad pudiera parecer un contratiempo insalvable. En otras palabras, tus compañeros pueden hacer que corras más.

Desde el que tal vez fuese el primer estudio sobre la facilitación social (realizado con ciclistas y publicado en 1898), los psicólogos deportivos saben que los deportistas rinden más si entrenan en grupo que si lo hacen en solitario. Según este estudio, los atletas obtienen unos rendimientos mejores que sus expectativas o sus marcas personales cuando practican su deporte en grupo o ante espectadores. Además, cuando otras personas te están mirando o cuando corren contigo te centras más en el rendimiento y te distraes menos con el dolor.

La clave es encontrar a alguien que te mantenga centrado en tu objetivo. Todos los corredores pueden beneficiarse del entrenamiento en grupo. Los atletas menos experimentados comprobarán que el compromiso de cumplir con el compañero puede ser lo que necesitan para levantarse a las 8 de la mañana para hacer su tirada larga del fin de semana. Los corredores más motivados aprovechan el apoyo de los colegas de entrenamiento para aumentar su kilometraje y hacer que los minutos pasen más deprisa. Si quieres exprimir al máximo las ventajas de esta estrategia, debes tener en cuenta varios principios.

Publicidad

ESCOGE CON CRITERIO

Encontrar a otras personas que corran no es difícil. Basta con entablar una conversación con algún otro corredor en el parque, comentárselo a algún colega del trabajo para aprovechar la hora de la comida para correr o buscar a alguien en las redes sociales. Pero encontrar a alguien con quien quieras correr un día tras otro es algo más complicado. Debes estar preparado para preguntar (y responder) cuestiones directas sobre los programas de entrenamiento, así como acerca de los objetivos a corto y largo plazo (échale un vistazo al apartado “Para mejor… o para peor”). Tienes que saber por anticipado si compartís expectativas y estrategia de entrenamiento. Debes considerar los dos primeros entrenamientos como una prueba antes de comprometerte. Enseguida sabrás si la otra persona es de carácter positivo y fiable.

HAZ DEL RITMO TU PRIORIDAD

El objetivo principal de cada corredor no tiene por qué ser el mismo que el tuyo, siempre y cuando se comparta algún aspecto del entrenamiento. Un corredor que entrene para una carrera de 5km podría coincidir en la pista con otro que esté preparándose para una de 10km, mientras que uno que vaya a participar en un 10.000 y un maratoniano pueden salir a hacer tiradas cortas siempre y cuando coincidan sobre su ritmo preferido. No disfrutarás si no corres a tu ritmo, tanto si vas muy rápido como si vas muy despacio corriendo en grupo.

Publicidad

EVITA LAS COMPETICIONES “AMISTOSAS”

Cuando te vuelves demasiado competitivo, pierdes de vista tu plan de entrenamiento y de apartas de lo que es ideal para ti. Al final, esto puede perjudicar tu rendimiento. Si vas a convertir los entrenamientos en una competición, lo mejor es que sólo compitas contigo mismo. El mejor modo de aprovechar el tiempo en común puede ser ayudarse mutuamente a superar los momentos más aburridos y colaborar para establecer objetivos cada vez más exigentes. Éste es un aspecto en el que los corredores experimentados se compaginan bien con los más novatos. Correr con un principiante puede contrarrestar la cultura de autosuficiencia que a veces se establece entre dos corredores veteranos de igual nivel. Además, los corredores más experimentados pueden ayudar a los novatos en sus comienzos.

CADA COSA EN SU LUGAR

La relación que se establece entre los compañeros de entrenamiento es única. Carece de la dinámica cambiante de una amistad típica, de la responsabilidad de la familia y de la distancia profesional de los colegas de trabajo. Es como estar en terapia. Correr permite en cierta medida que las palabras surjan con fluidez. Los corredores compartimos cosas que tal vez no comentemos ni siquiera con nuestra pareja. ¿De qué vas a hablar si no durante 30km? Mantener unos límites claros en las relaciones con los colegas de entrenamiento es esencial para el éxito. Lo que se habla en el grupo, debe quedarse en el grupo, y no debe salir después en una cena del club o con amigos. Puede que la razón de que estas relaciones compartimentadas sean tan satisfactorias haya que buscarla en la bioquímica. Los expertos reconocen que cuando las endorfinas fluyen en tu sangre, tu nivel de alerta es más bajo. El cortisol está disminuido, por lo que el estrés también lo está. Es el tipo de relación paralela en la que ni siquiera te enfrentas a la otra persona que corre contigo. Se trata de compartir un ritmo, un estado meditativo. 

 

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...