Evita que tu cuerpo termine gripado

Entrenar con inteligencia evita el sobreentrenamiento.
Rodrigo Gavela -
Evita que tu cuerpo termine gripado
Que el cuerpo no gripe

En el argot atlético gripar tiene un sentido muy claro, al igual que en el mundo del automovilismo, pues todos saben lo que significa y lo que ocurre inmediatamente después. Te quedas sin motor y tirado. Entre los corredores puede ocurrir algo equivalente cuando entrenas mucho más de lo que tu cuerpo puede aguantar. Es lo que los especialistas diagnostican como síndrome de sobreentrenamiento y se define como fatiga crónica aguda. Sobreviene por un exceso de carga de entrenamiento, tanto en cantidad como en intensidad, en un periodo largo de tiempo. Existe la perniciosa creencia de que sólo entrenándose al máximo se llega a mejorar. Al contrario, de esta forma sólo se consigue permanecer en estado de constante cansancio, que en la mayor parte de las veces lleva a dejar de correr por fatiga aguda crónica. No hay que ser un corredor de elite para gripar por sobreentrenamiento. Curiosamente, dónde más corredores he visto pasados de vueltas ha sido entre los aficionados. Hay que ver lo que les gusta correr a muchos; tienen tantas ganas de mejorar y en tan poco tiempo que se machacan sin piedad. Sólo entienden que deben ir a tope para mejorar, y es que confunden entrenar bien con entrenar mucho. Buscar el máximo rendimiento al mínimo nivel de fatiga, esta sería la ley máxima a conseguir por cualquier corredor. Es fácil de lograrlo si se sigue un plan de entrenamiento estructurado, continuado y proporcional al nivel físico del corredor en cada momento.

¿Buena o mala? 

En un principio la fatiga es buena, ya que supone una inestimable ayuda a la hora de mejorar las cualidades físicas del corredor de fondo. Pero si no te recuperas del cansancio y este se sigue acumulando sin cesar, con más entrenamientos en fatiga, se produce lo que comunmente se denomina sobreentrenamiento. Y con ello llegan los dolores, las frustraciones, las lesiones y el empeoraramiento general de los resultados. Si te pasas de vueltas y te hinchas a devorar kilómetros corres el riesgo de disminuir ostensiblemente la capacidad de respuesta del organismo, padecer agotamiento continuo, difi cultad para mantener la atención, descenso de la líbido y el apetito, cambio en el estado de ánimo e incluso insomnio; por no hablar de que las impertinentes molestias tendinosas no tardarán mucho en visitarte.

Publicidad

Disminuir riesgos 

Hay que escuchar al cuerpo para no forzarle por encima de sus posibilidades. Si un día se entrena muy fuerte descansar el siguiente. En caso de duda, hacer menos que más, o más despacio que fuerte. Pensar en mejoras a largo plazo y ser pacientes. Nos es necesario esforzarnos hasta el límite, sometiéndonos a test contínuos, ni entrenar fuerte varios días consecutivos; el descanso es tan importante como el entrenamiento. Éste es el que nos procura la supercompensación física que luego nos hará correr más fácil y más rápido. No entrando en los piques de los entrenamientos se evitan absurdas cargas que aportan más inconvenientes que ventajas. Siendo infl exibles en la rutina del entrenamiento se obtiene más fatiga. Hay que empezar cada entrenamiento con paso relajado e ir incrementándolo.

¿Cómo dices? Diccionario del runner

FATIGA: Es el estado al que se llega después de un gran esfuerzo, acumulando cansancio. Es un mecanismo autoprotector de defensa, necesario para conseguir mejorar las capacidades físicas máximas en el entrenamiento.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...