Los nueve ejercicios básicos de propiocepción

Pruébalos y conoce sus ventajas.
Hernán Silván -
Los nueve ejercicios básicos de propiocepción
Los nueve ejercicios básicos de propiocepción

El cuerpo se mueve de forma más eficaz (rinde más por ello) y de forma más segura cuando recibe la “entrada propioceptiva" adecuada.

Ejercicios propioceptivos

Por lo expuesto antes, los ejercicios propioceptivos serán aquellos cuyo fundamento preventivo o terapéutico será dotar de habilidad neurofi siológica a todas nuestras articulaciones y músculos.

Los ejercicios propioceptivos se pueden realizar con planos inclinados, con platos inestables o deslizantes y con camitas elásticas y colchonetas, pues es el desequilibrio postural quien verdaderamente pone en marcha los "mecanismos de defensa" para prevenir lesiones ante un mal gesto postural o traumático, pero también ante estrés, lesión mal recuperada o sobre-entrenamiento.

En esta primera entrega de ejercicios caseros vamos a utilizar solamente nuestro cuerpo, con inclinación lateral, anterior, posterior o rotatoria, para añadir en un próximo artículo algunos artilugios como balones fitball, platos neumáticos o, simplemente la ayuda de un libro a la hora de inducir un desequilibrio controlado. Esto, en definitiva, supone el entrenamiento básico de la propiocepción y se puede dificultar todo lo que queramos. 

1. Trabajo propioceptivo de tobillo. Puede apoyarse levemente una mano o ambas, según la dificultad que queramos imprimir. Mantener hasta 30 segundos. 

Publicidad

2. Al lateralizar, cargamos específicamente sobre el compartimento externo del tobillo. Mantener unos 8 ó 10 segundos.

 

Publicidad

3. Al agrupar los brazos sumamos otra dificultad al ejercicio 1. Mantener, al menos, 15 segundos.

 

Publicidad

4. Al echar el cuerpo levemente hacia delante trabajamos la articulación anterior del tobillo, la sindesmosis tibio-astragalina. 

 

Publicidad

5. Una variante del ejercicio 2 es inclinar lateralmente, pero ahora no nos ayudan los brazos a mantener el equilibrio. Mantener 5 segundos y hacerlo a cada lado. 

 

Publicidad

6. Ejercitamos los ligamentos laterales y cruzados de la rodilla, con flexión ligera de esta y giro a un lado. Mantener 8 segundos y repetir en el otro sentido.

 

Publicidad

7. Trabajo propioceptivo desde tobillo a columna, manteniendo 5 segundos sobre puntas. Se puede repetir hasta cinco veces. 

 

Publicidad

8. En este caso activamos las cadenas posteriores de equilibrio, al estar cuatro o cinco segundos sobre los talones. Es fundamental el equilibrado con los brazos. 

 

Publicidad

9. Giro de tronco a un lado y otro con rodilla semiflexionada, para activar la rotación espinal. Es importante la posición de brazos para nivelar y controlar el giro. Mantener 15 segundos y repetir tres veces.

 

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...