¿Por qué te cuesta más correr de noche?

La sensación óptica influye en la percepción de esfuerzo.
runners.es -
¿Por qué te cuesta más correr de noche?
¿Por qué te cuesta más correr de noche?

La sensación óptica influye en la percepción de esfuerzo.

Si tu último entrenamiento fue de noche y te costó ir al ritmo habitual, no te preocupes: ni tu caso es muy especial ni estás, de pronto, en mala forma física. Se debe a que corrías bajo los efectos del flujo óptico rápido, lo mismo que varios corredores que formaron parte de un estudio que trataba de demostrar cómo variar la experiencia visual influía en la percepción de ejercicio.

Comencemos por explicar que el flujo óptico es la sensación visual que tienes al moverte a través de un entorno. Si corres con poca luz sólo ves los objetos cercanos a ti, una sensación similar a la del flujo óptico 'rápido', en la que los objetos que te rodean parcen adelantarte más rápido de lo habitual.

El estudio de la Universidad de Essex comenzó con 12 sujetos cronometrados durante 5 kilómetros en una cinta de correr, prueba que repitieron durante las siguientes semanas. Sin recibir ninguna información de distancia, tiempo o velocidad, tenían que indicar cuándo creían haber completado cada uno de los cinco kilómetros y su sensación de cansancio en ese punto (haciendo uso de la tabla BORG). Los investigadores anotaron el tiempo y la distancia a cada señal de los corredores (y el tiempo real por kilómetro). Si los corredores creían haber terminado antes de tiempo eran obligados a continuar hasta llegar al 5K.

Publicidad

Lo interesante viene aquí: mientras corrían, observaban en vídeo un sendero en un bosque. En una de las pruebas estaba sincronizado con el ritmo de carrera. Sin que los sujetos lo supieran en una de las pruebas se aumentó la velocidad en un 25%, dando una sensación óptica de flujo rápido, y en otra se disminuyó un 25%, dando una sensación óptica de flujo lento.

Aunque los corredores tardaron aproximadamente lo mismo en cada prueba, sus sensaciones variaban ligeramente según el flujo óptico. En la parte rápida (similar a correr en la oscuridad), "notamos que se cansaban más rápido", según explicaron los investigadores. Aunque corrían al mismo ritmo se sentían mucho más cansados. También influía en la sensación de distancia. Con el vídeo a tiempo real, creían haber hecho 5 kilómetros cuando habían recorrido 5,4. En flujo óptico rápido sólo habían completado 4,6 kilómetros.

¿La moraleja del asunto? A la luz del día (flujo óptico lento) serás capaz de correr durante más distancia sin llegar a cansarte en comparación a las condiciones de flujo óptico rápido (lo que sucede de noche). Algo que merece la pena tener en cuenta si sales a correr de noche y no notas avances.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...