3 mega consejos para supera tu bajón de rendimiento

Pasa a tiempos mejores y anula los malos momentos.
runners.es -
3 mega consejos para supera tu bajón de rendimiento
Supera tu bajón de rendimiento

Si “HIGHWAY TO HELL” (ACDC) es una descripción de tu última carrera, cuando el ritmo decreció hasta ir a paso de tortuga y no estabas seguro de poder terminar, es posible que desees considerar la perspectiva del poeta británico John Keats, quien llamó al fracaso “Autopista hacia el éxito”.

Aunque pueda parecer contradictorio (o loco) celebrar un fracaso, muchos expertos coinciden en que las derrotas pueden alimentar futuras victorias. “Una mala carrera es una oportunidad para reunir información, aprender y mejorar”, dice Ralph Heath, corredor y autor de Celebración Fracaso: el poder de tomar riesgos, cometer errores y pensar a lo grande. “Hay que aceptar el fracaso como parte del proceso”.

Convertir lo negativo en positivo puede parecer imposible, especialmente cuando las heridas de guerra aún pican. Pero cuanto antes aceptes el pasado y aprendas de él, más rápido podrás pasar a un futuro lleno de éxitos. Aquí te enseñamos a afrontarlo.

GRITA Y PATALEA

Allan M. Debido, 56 años, de Goldthwaite, Texas, era nuevo en el running cuando empezó a entrenar para el Maratón Marine Corps de 2012. Siguió un programa de entrenamiento, perdió 13 kilos, y se sentía preparado para romper la barrera de las cuatro horas. Pero comenzó muy rápido y al rato la rodilla izquierda le empezó a doler. “Todo comenzó con una punzada y se agravó hasta que sentí como un puñal”, dice. Tuvo que caminar los últimos catorce kilómetros terminando en 5:05. “Estuve destrozado durante varios días”.

Después de una mala carrera, muchos de nosotros soportamos la decepción y, sí, incluso la devastación, dice Gloria Balagué, un psicóloga deportiva con sede en Chicago que trabaja con atletas USATF. Para algunos corredores es muy emotivo, ya que lo ven como un fracaso personal”, dice. “Si estás invirtiendo en tu entrenamiento y no obtienes el rendimiento esperado, esos sentimientos de decepción son naturales y muy saludables el expresarlos. Demuestra tu compromiso y pasión”.

Esta primera etapa de duelo puede durar unas pocas horas o unos días, pero no es útil si persiste. “Prolongar ese sentimiento baja tu auto confianza y motivación”, dice Balagué. “Cuando uno no puede evaluar de manera constructiva lo que pasó y apuntar a una solución, pueden aflorar algunos problemas emocionales subyacentes”. Balagué recomienda localizar la fuente de angustia. ¿Estás avergonzado por la forma en que otros ven tu rendimiento, arrepentido por los entrenamientos que dejaste o molesto con la Madre Naturaleza por desatar su furia? “Sea lo que sea, el aislamiento de la fuente te ayudará a trabajar con tus sentimientos y recuperar tu equilibrio”.

Publicidad

DISECCIONA EL DESASTRE

Una vez que desaparezcan la rabia y los lloros, será el momento de examinar tu desventura. “Cada carrera es una experiencia de aprendizaje, así que lo que sucedió es realmente bueno”, dice Cory Nyamora, doctora en Psicología. El primer paso consiste en separar lo que no se podía controlar (clima, enfermedad, ...) de lo que se podría (ritmo irregular, entrenamiento inadecuado, meta poco realista), haz las paces con la primera y céntrate en la rectificación de la segunda. Por ejemplo, si comenzaste demasiado rápido, puedes planear correr con un grupo de ritmo o colocarte más atrás en el grupo. Si bajaste el ritmo en los últimos kilómetros, puedes tratar de hacer más trabajo de ritmos en futuros entrenamientos, o ponte una meta menos ambiciosa.

En lugar de analizar todo esto en tu cabeza, Nyamora recomienda ir a los detalles de tu carrera con otra persona, idealmente un corredor experimentado o un entrenador. Escribir sobre la experiencia en un diario o un blog también puede ser útil. “Tus pensamientos pueden ser demasiado críticos, pero cuando se escribe sobre una experiencia, se tiende a ser menos negativo y más objetivo “, dice.

Publicidad

UN PASO ADELANTE

Allan dejó atrás su decepción, se inscribió en otro maratón y encontró un entrenador en Internet, que le puso una rutina de fuerza para rehabilitar la rodilla y un programa de entrenamiento que incluyó ejercicios de velocidad para aumentar sus probabilidades de bajar de cuatro horas.

Aunque inscribirse en otra carrera, como hizo Allan, es una buena manera de avanzar, Nyamora dice que es importante pensar en la próxima de forma separada e independiente de la primera, y no como un “segundo intento”. “Esa mentalidad supone una presión extra y podría afectar a tu rendimiento”, asegura. Y así, Nyamora alienta a los corredores a espaciar los hechos; no te apresures a correr de nuevo el fin de semana siguiente. Esto es especialmente importante si es medio maratón o maratón. Puedes estar ansioso por redimirte, pero si tus músculos no están recuperados totalmente podrías estar preparando otra mala experiencia. (Una buena regla es que se necesita un día de recuperación por cada dos kilómetros corridos).

También es necesario tener en cuenta la carga emocional de los malos momentos. “Si te sientes desesperado por demostrarte algo a ti mismo o a los demás, o si estás todavía enojado por la última carrera, espera”, dice Nyamora. “Podría ser mejor tomar un descanso de la competición hasta que te sientas recuperado emocionalmente y lo hayas olvidado”.

Cuatro meses después de aquel maratón, Allan corrió el maratón de Cowtown en 3:59, y bajando su marca personal en más de una hora. “Me sentí eufórico y orgulloso de haberme levantado , reorientado, logrado el objetivo y agradecido porque me había redimido. El éxito no habría sido tan dulce sin el fracaso inicial”.

 

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...