Viejas rutinas VS nuevos enfoques

¿Sientes que estás estancado? Abordar tu entreno desde otra perspectiva te ayudará .
runners.es -
Viejas rutinas VS nuevos enfoques
Viejas rutinas VS nuevos enfoques

Los atletas tienden a caer en la rutina. No es que sea algo totalmente negativo, ya que el éxito depende en gran medida de la perseverancia en ciertos hábitos, con indiferencia de que tu objetivo sea solo mantenerte en forma o lograr marca personal en maratón. Aun así no quieres que tu continuidad en el esfuerzo acabe convirtiéndose en tediosa rutina. Pasando el tiempo, correr por el mismo circuito cada día o volver a seguir un plan de entrenamiento que ya hemos completado en infinidad de ocasiones puede poner obstáculos a nuestro estado físico y frustrar nuestro sueños de lograr grandes marcas en un futuro. Todos los expertos consultados sostienen que encerrarse una y otra vez en el mismo círculo no conduce siempre a los mejores resultados. Se necesita energía física y mental para salir de esa zona en la que tan confortables nos sentimos, pero la alegría de lograr tus objetivos o cruzar la línea de meta más rápido, hace que valga la pena el esfuerzo por cambiar de rumbo.

ANTIGUA RUTINA

SIEMPRE HACER LOS MISMOS ENTRENAMIENTOS

NUEVO ENFOQUE

Haz ajustes semanales. Todos los atletas tratan de mezclar con éxito sesiones de velocidad, ritmos controlados, fuerza y rodajes largos. Cómo trabajar cada uno de estos aspectos en tu plan depende de tus metas. El cuerpo suele tardar entre tres y cuatro semanas en acostumbrarse a una rutina, así que es bueno ajustar y variar los entrenos. Por ejemplo, si haces cuatro repeticiones de 2.000 m esta semana, la próxima haz repeticiones de solo 1.000 m a un ritmo similar. Y la siguiente acorta el número de repeticiones y amplía la distancia.

Publicidad

ANTIGUA RUTINA

CORRER, CORRER Y CORRER

NUEVO ENFOQUE

Tómate al menos dos pausas anuales para recuperarte de los impactos que producen en el cuerpo los impactos del entrenamiento prolongado. Y es que este puede agotar tus recursos físicos y mentales y poner presión sobre los pilares fundamentales en los que se sustenta tu vida; pareja, familia, trabajo… Si nunca das tiempo a estos sistemas para permitirlos rejuvenecer, se vuelve muy difícil la tarea de mejorar tus aptitudes atléticas. Para por lo menos dos veces al año - periodos comprendidos entre una semana y un mes- después de una competición larga muy exigente o cuando te sientas desgastado o malhumorado (signos previos al agotamiento total). Corre cuando te apetezca, por sensaciones, y reduce de la intensidad si el cuerpo te lo pide.

ANTIGUA RUTINA

CORRER TAN RÁPIDO COMO TE FUESE POSIBLE

NUEVO ENFOQUE

A veces has de correr como un caracol. Y es que una de las claves para ponerse en forma es recuperarse y asimilar al máximo cada entrenamiento. Si estresas continuamente al cuerpo no mejorarás. Completarás tu próximo entrenamiento de calidad mucho mejor -y cosecharás los beneficios derivados de ello- solo si te has recuperado debidamente tras los esfuerzos anteriores. Después de una carrera o entrenamiento duro, corre tranquilo uno o dos días. Es el momento de quedar con colegas muchísimos más lentos que tú y proponerles un rodaje.

Publicidad

ANTIGUA RUTINA

PARAR EN ZONAS DURAS

NUEVO ENFOQUE

La mayoría de la gente duda de sí misma cuando traspasa el umbral de lo que pensaba que eran sus límites. Pero puedes superar estos momentos. Corre de 3 a 16 repeticiones de 200 a 400 m, dependiendo de tu nivel y tus objetivos. Haz las primeras a ritmo constante y luego desciende poco a poco hasta completar la última un segundo más rápido de lo que corriste la primera. Este trabajo te hará tomar conciencia sobre el ritmo correcto a seguir. Además, en los últimos 400 m correrás prácticamente al límite de tu capacidad aprendiendo como superar la incomodidad.

ANTIGUA RUTINA

ENTRENAR DURO Y DEJARLO

NUEVO ENFOQUE

Desarrolla tu consistencia. De nada servirá ponerte a entrenar como una bestia si pasada la fecha de tu objetivo lo tiras todo por la borda decidiendo alejar las zancadas de tu vida. Recuerda que uno de los aspectos básicos para el éxito del entrenamiento -si no el más básico de todos- es la continuidad. Corredores populares principiantes y atletas experimentados que regresan tras un periodo alejados de los entrenamientos (ya sea por lesión, carga de trabajo o problemas de salud) se sitúan a ellos mismos en el camino del fracaso queriendo hacer demasiadas cosas y demasiado pronto, lo que desgasta a cualquiera.

Llegados a este punto conviene recordar el ancestral consejo que nos transmitieron nuestras mamás sobre lo malas compañeras que son las prisas. Te proponemos comenzar lento, con distancias cortas y dando mucha importancia al denominados entrenamientos cruzado (gimnasio, piscina, bicicleta, deportes de equipo, etc.). La variedad te mantendrá en forma y, sobre todo, mentalmente fresco. Una vez vayas cogiendo o retomando el hábito de correr a pie echa el freno de mano y evita exagerar en el incremento de tu kilometraje semanal; no hagas más de un 10% que la semana anterior, y cada cinco semanas desciende tu kilometraje un 10-20 % para recuperarte con facilidad.

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...