Análisis | Nike Zoom Fly

Descubre uno de los modelos del Breaking2 de Nike
Javier Moro -
Análisis | Nike Zoom Fly
La 'voladora' gruesa.

Del proyecto Breaking2 de Nike salieron varios modelos de zapatillas, basadas en general de los prototipos creados para los atletas que iban a participar en el evento. Nike fue desarrollando estos con sus mejores atletas en múltiples pruebas desde el pasado verano. Así pudimos ver en el maratón de los Juegos, en el de Berlín, Chicago, Nueva York, etc, a esos atletas ganar con una zapatilla más alta de lo normal y con forma extraña en el talón.

Una de esas novedades es una placa rígida con forma de cuchara que esconde la zapatilla entre la espuma de más altura de su media suela. También lo incluye la Zoom Fly que hemos probado, la cual ofrece una sensación reactiva y que ayuda a hacer una despegue más dinámico sin sacrifica amortiguación, lo que las hace adecuadas para hacer cualquier cosa con ellas, pero fundamentalmente a velocidades altas.

Está construida, al igual que sus hermanas, buscando un buen retorno de energía y ahorro de esta. La Zoom Fly cuenta con una media suela de Lunarlon con una altura de 33 milímetros en el talón y 23 milímetros en la parte delantera, trabajando con esa placa interna de nylon y carbono mezclado. Este conjunto consigue bastante amortiguación para poder asumir carreras de larga distancia, y una buena dinámica en su movimiento con el pie para afrontar esfuerzos más rápidos. De hecho, yo no la usaría para ritmos lentos o de recuperación porque hace trabajar más el pie, y hay que tenerlo preparado para usar este tipo de zapatillas que te harán rendir más.

La suela está diseñada con un patrón de pentágonos con algo de movilidad en una amplia pieza de goma delantera, donde se inicia toda la curvatura de la punta para aumentar la propulsión final. La zona media está vaciada y sin goma que resulta agradable al aterrizar sobre ella y pequeñas inserciones de carbono en el puntiagudo talón para darle durabilidad a esa zona si se utiliza, aunque no es lo recomendable en este tipo de modelos y estructuras.

El upper es cómodo, de una sola pieza, fino, muy bien acabado y con una transpiración fantástica. Por los laterales le da soporte los cable del Dynamic FlyWire de la marca que conectan con unos finísimos cordones. Un detalle que me ha gustado mucho es su lengüeta: es muy ergonómica y con una malla muy abierta.

Lo primero que sientes con la Zoom Fly es su abultada media suela y la curvatura delantera, y va cambiando esa percepción de zapatilla ‘gorda’ a más dinamismo, notando mucho la curvatura delantera cuanto más tiempo corres con ellas. Cuando más cómodo me sentí con ellas fue a ritmos medio altos, lo que en el argot de llama “Tempo”. La placa, en general, no se siente y no molesta, pero ves cómo ayuda a que el pie pase rápido hacia delante. Otro detalle bueno es que al tener el drop alto y un generoso talón, puedes apoyar la parte trasera cuando te llega el agotamiento articular o en bajadas para ir un poco más cómodo.

Un modelo de rendimiento versátil y diferente, más adecuada para más tipos de corredores que las que llevan la placa rígida de carbono, con la que se puede manejar cualquier entrenamiento diario, incluso hasta el maratón si tu adaptación a la zapatilla ha sido buena.

Peso: 238 gramos (H) y 200 gramos (M)

Drop: 10 milímetros.

Puedes comprar aquí la Nike Zoom Fly.

Galería relacionada

Nike Zoom Fly

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...