Cambio de rumbo

Una antigua financiera de Wall Street vive ahora como triatleta profesional.
Nick Weldon | Traducción RW España -
Cambio de rumbo
Cambio de rumbo

Sarah Piampiano estaba en un bar del SoHo. Corría 2009 y un amigo de toda la vida le presentó un reto: “Te apuesto lo que quieras a que no me ganas en un triatlón”. Aceptó. Su espíritu competitivo y, también, la influencia de algún que otro coctel le llevaron a competir en una prueba que cambió su vida como trabajadora de los Seguros HSBC en Nueva York.

Su trabajo consumía tanto su vida que sacrificaba algo tan básico como el sueño o la comida. Piampiano ganó la apuesta batiendo a su amigo en la distancia olímpica del triatlón y despertó. Dejó de fumar, realizó cambios en sus rutinas y, para finales de 2011, después de nueve años de oficinas, se mudó a California para lanzarse a una nueva carrera como triatleta profesional.

En abril de 2015 ganó el Ironman 70.3 de Nueva Orleans por tercera vez y para octubre le esperaba el Campeonato del Mundo de Ironman en Hawaii (3,8 kilómetros a nado, 180 en bici y 42,195 corriendo) donde finalizó en un extraordinario séptimo puesto.

Como en su carrera en Wall Street, la nueva faceta de Sarah también es intensa y agotadora. Pero ahí acaban las coincidencias. Si quieres saber cómo cambió de vida solo tienes que pasar a la siguiente página. 

Publicidad

 

 

ANTES

HÁBITO

AHORA

“Dormía de media entre una y tres horas por la noche. Llegaba a casa del trabajo a la 1 o las 2 de la madrugada. Habitualmente tenía conferencias con China en medio de la noche. Todas las noches estaba en vela”.

DORMIR

Ahora también madruga (a veces ingluso a las 4:15 de la madrugada) pero para nadar o montar en bici. Siempre duerme entre 8 y 10 horas. “Me acuesto sobre las 8 de la tarde”.

Trabajaba seis días, 100 horas a la semana. “Fui socia de un gimnasio durante cuatro años pero solo lo usé cuando me mudé de casa y necesitaba ducharme”.

SEMANA DE TRABAJO

Dedica unas 30 horas a la semana al entrenamiento, incluido el gimnasio. Otras diez horas son para el fisioterapeuta, el quiropráctico y el nutricionista.

Un día tipo comía queso gratinado y cenaba un rollo de sushi. Nunca cocinaba y bebía mucho Red Bull, entre tres y cuatro latas al día.

DIETA

Ahora tiene 10 comidas equilibradas al día. “Muchas veces estoy hambrienta”. Ahora cocina todo e incluso prepara sus propias mantequillas y mermeladas.

“Me dormía con la BlackBerry en el cuello por si vibraba para contestar a quien fuera. Estaba disponible todo el día”.

ELECTRÓNICA

El Polar V800 GPS como reloj y PowerTap Joule como ciclocomputador. ¿Y el teléfono? “Lo pongo en modo fantasma varios días antes de una carrera. Así me concentro mejor”.

Fumaba un cigarrillo para tener descansos. “Era parte de la cultura. No era raro fumar dos paquetes de tabaco al día”. Lo dejó después de su primer triatlón.

RITUALES

“Siempre utilizo calcetines nuevos en cada carrera”.

“Tener una relación era complicado. Las únicas personas con las que podías quedar trabajaban contigo, pero aun así resultaba difícil por la falta de tiempo”.

RELACIONES

Vive con su novio, que es quiropráctico. “Mike está muy concienciado con el estilo de vida deportivo, el cual es muy estructurado. Es muy buen ciclista y salimos mucho juntos”.

“Mis amigos y yo solíamos salir a cenar, beber toneladas de vino y combinados. Estábamos en los bares hasta que cerraban”.

VIERNES POR LA NOCHE

Mike y yo solemos salir a cenar a las 17:30, tomar una copa de vino y comprar algo de helado para llevar a casa”.

“Estaba atrapada en la ‘cultura de la calculadora’. Muchas horas y muy intensas. Me encanta que me lleven hasta los límites físicos, mentales y emocionales. Y el trabajo lo hacía por mí”.

SATISFACCIÓN

“Me encanta ser triatleta. La competición me exprime todavía más que Wall Street y me obliga a tener una vida sana. Es muy exigente y eso me hace realmente feliz”.

 

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...