¿Cómo se gestionan las salidas de las grandes carreras?

Analizamos uno de los momentos decisivos de toda prueba masiva.
Jesús Lagos -
¿Cómo se gestionan las salidas de las grandes carreras?
Salida del Movistar Medio Maratón de Madrid | runners.es

PUBLICADO EN EL NÚMERO 196 DE RW ESPAÑA (JUNIO DE 2018)

Son las 8:50 de la mañana y nos situamos en el cajón. Estamos nerviosos. Aún quedan 10 minutos para la salida, pero no queremos dejar nada a la improvisación. La noche antes le hicimos una foto al ‘santuario’ de nuestra equipación. ¿Cómo íbamos a llegar tarde? Miras a la derecha, la gente haciendo cola para el baño... ¿Pero qué hacen? ¿Están locos? Éstos no llegan. Ya son las 8:55, apenas quedan unos centímetros para poder dar saltitos que nos mantengan mínimamente calientes. Gente a nuestra espalda abriéndose hueco para avanzar unos metros, nos enfriamos, y de repente… ¡Pum! Suena el pistoletazo. Son las 9:00. ¿Por qué no avanzamos? ¿Y ahora andamos? ¿Cuándo podré correr? ¿Podré correr?

Estoy seguro de que en algún momento de tu etapa como corredor popular has podido experimentar estas sensaciones. Mientras las escribo, revivo algunas de mis carreras y no puedo evitar emocionarme al recordarlas. Pero también he sentido la frustración de querer correr y no poder, de percibir que cuatro meses de entrenamiento se escapaban en ese pequeño lapso de tiempo que he denominado** ‘La operación salida’**, como figura metafórica que remite a las épocas vacacionales.

Los corredores tienen derecho de poder disfrutar de una carrera desde el primer metro de la misma.

Los atascos en las salidas de las carreras populares son un foco de descontento en el corredor popular y es deber del organizador analizar sus causas para ofrecer las mejores soluciones, porque está en el derecho de los corredores el poder disfrutar de una carrera desde el primer metro de la misma.

Pero, ¿qué hace que lleguemos a esta situación? No hay misterio, variables como un espacio limitado para un volumen de corredores determinado, ritmos de salida heterogéneos provocados por un mal diseño de los cajones, escaso control de los mismos o del poco civismo de los corredores accediendo a cajones que no les corresponden. No vamos a analizar el caso del espacio físico, pero un buen ejemplo lo podéis consultar en el hilo que publiqué en Twitter (@Vdot_Spain) sobre la meta de la Movistar Media Maratón de Madrid.

Publicidad

En apenas un mes hemos podido disfrutar en la capital de dos carreras multitudinarias: el Movistar Medio Maratón de Madrid con 14,921 finishers y el EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½ con 9.098 y 13.806 respectivamente, pero con salida conjunta. La primera pregunta es: ¿Cómo podemos gestionar una salida de 15.000 personas? Lo primero es pensar en una salida escalonada. Se dan salidas de manera sucesiva por cajones dejando un lapso de tiempo para ‘limpiar’ el circuito.

¿Cómo controlan que nadie se cuele? Fácil. Como salgas antes de tu hora, descalificado. Sencillo y eficaz.

Ejemplos tenemos en la Behobia-San Sebastián, donde a partir del número de dorsal (asignado por marca) se establece un horario de salida, con 19 grupos diferenciados aproximadamente entre 3 y 4 minutos, con unos 2.000 corredores por grupo. Estamos hablando de que el primer grupo sale a las 10:15 y el último a las 11:39, más de una hora después, para dar salida a 25.000 corredores. ¿Cómo controlan que nadie se cuele? Fácil. Como salgas antes de tu hora, descalificado. Sencillo y eficaz. Otro ejemplo lo tenemos en el Zurich Maratón de Barcelona, con 5 salidas escalonadas para sus cerca de 14.000 corredores (última edición). En el EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½ los más de 23.000 corredores que salieron, apenas tardaron 15 minutos en partir. Os podéis imaginar las consecuencias.

Entonces ya está solucionado, una salida escalonada, ¿no? Tenemos un ejemplo contrario. Una salida con más de 16.000 corredores, sin escalonamiento y sin atasco. Hablamos del Maratón Valencia Trinidad Alfonso. En el gráfico 1 podemos ver la diferencia en las salidas de tres pruebas sin escalonamiento: Maratón Valencia Trinidad Alfonso, EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½ y Movistar Medio Maratón de Madrid.

En menos de cinco minutos en Valencia habían tomado la salida el 87% de los corredores, más de 14.000, mientras en el Movistar Medio Maratón de Madrid tan solo un 57%, 8.500 corredores. Si nos fijamos en el EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½ (gráfico 1), el porcentaje baja al 46%, si bien equivale a cerca de 10.500 corredores (maratón y media). En menos de seis minutos Valencia podía dar casi por cerrada la salida, mientras el resto de carreras estaba en su ecuador. Pero, ¿por qué Valencia en apenas seis minutos da la salida a todos los corredores mientras otras carreras tardan quince? ¿Cómo son esos primeros kilómetros iniciales?

GRÁFICO 1 | Operación Salida

GRÁFICO 1 | Operación Salida

El primer kilómetro de Valencia son dos rectas llanas de 500 m aproximadamente con una anchura entre 9 y 10 m (cuatro carriles) separadas por un giro de 90 grados. Pero es que Madrid tiene igual tamaño y en línea recta. ¿Qué hace Valencia que no hace Madrid en este aspecto? Si nos fi jamos en las imágenes de abajo, comprobamos como el espacio es amplio, todo el ancho del Paseo del Prado, casi cinco carriles.

Publicidad

La gran diferencia que podemos encontrar es el ritmo de salida de las pruebas por el perfil de las mismas, lo que ralentizaría el proceso. Tanto el EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½ como el Movistar Medio Maratón Madrid salen hacia arriba, y los corredores más populares suelen adoptar un ritmo más conservador.

Lo que sí podemos hacer es analizar los cajones, su distribución y el efecto de compartirlos con otras carreras. Si nos centramos en el Movistar Medio Maratón de Madrid, podemos observar en la imagen de abajo su distribución en 7 cajones.

¿Cómo se gestionan las salidas de las grandes carreras?

Salida del Movistar Medio Maratón de Madrid

Si todo el mundo se ubicara correctamente en su cajón y declarara la marca real que va a realizar y no su mejor marca, aunque su forma actual fuera diferente debería existir relación entre el tiempo que se tarda en pasar por el arco de salida y el tiempo final de la prueba (neto). En el gráfico 2 podemos ver la hipótesis en rojo y los tiempos netos de los corredores y su tiempo de salida.

GRÁFICO 2 | Operación Salida

GRÁFICO 2 | Operación Salida

Podemos ver cómo fuera de la zona roja (ilustrativa, pero aproximada) tenemos corredores que salieron muy tarde, pero con marcas netas rápidas (tuvieron que adelantar) y corredores que salieron pronto y llegaron tarde (taponaban).** Ambos molestan y generan situaciones incómodas para el resto.** En el gráfico 2 podemos ver si existe una relación correcta entre el cajón de salida declarado y el cajón que habría de asignarse viendo su marca fi nal real. Solo un 52% (7.827 corredores) hizo una declaración real de su marca. Como casos extremos podemos ver 58 corredores que tenían un dorsal con el último cajón y que realizaron un tiempo inferior a 1:30.

TABLA 1 | Operación Salida

TABLA 1 | Operación Salida
Publicidad

Lo sé, ahora muchos pensaréis que una cosa es el dorsal asignado y su cajón, y otra el cajón que usó el corredor realmente. Volvamos a la hipótesis inicial, y es que todos se colocan donde deben por su dorsal (y los que van a hacer mejor marca en su cajón hipotético). Por tanto, podemos decir que cuanto más rápido es un corredor, menos tiempo debería pasar hasta el arco de salida.

Veamos ahora la siguiente tabla:

TABLA 2 | Operación Salida

TABLA 2 | Operación Salida

En la tabla vemos que, por ejemplo, 43 corredores tardaron 5 minutos en salir y realizaron una marca de sub 1:35. En esa franja de 5 minutos compartían espacio con corredores de 1:55. Imaginad esa situación por un momento. Los ritmos, los espacios, los bloqueos, los empujones…

Además, esta tabla nos permite ver el problema de la salida asociado al volumen de corredores que es capaz de asimilar. Vemos como en el primer minuto se daba salida a más de 2.326 corredores (participantes con marcas inferiores a 1:35 en su mayoría), pero a medida que iba transcurriendo la misma, ese valor se estabilizaba en 1.000 aproximadamente. (Gráfico 3)

GRÁFICO 3 | Operación Salida

GRÁFICO 3 | Operación Salida

Una salida correcta y eficiente en Madrid podemos estimarla en aproximadamente 1.800 corredores por minuto, mientras que haciendo la salida por oleadas, como en la Behobia-San Sebastián, dando un tiempo aproximado de X minutos entre los grupos, no habría tapones en la zona de salida. Si simulamos esta situación, la salida del Movistar Medio Maratón de Madrid con una hipótesis conservadora de 1.600 corredores por minuto y con el volumen de corredores con sus marcas netas conseguidas en 2018, obtendríamos una salida en nueve grupos, asegurando una distancia mínima de 200 metros entre cada uno.

TABLA 3 | Operación Salida

TABLA 3 | Operación Salida

Vemos como la hora final del último corredor en tomar la salida sería a las 9:20. En 2018 el último corredor pasó a las 9:15. Sólo 5 minutos menos, pero con atasco de salida. Además solventaríamos el problema de llegada a meta con el escalonamiento en la salida.

Publicidad

La solución adoptada finalmente es hacer dos salidas; una a las 9:05 y otra a las 9:18, con 13’ de diferencia, estimando una marca de corte de 1:55 según la organización. Si todos los corredores se hubieran colocado bien, tendríamos 8.524 corredores sub 1:55 declarado y 5.967 con marca superior a 1:55. En la pasada edición, los primeros 8.524 corredores tardaron 5 minutos en tomar la salida, por lo que a las 9:10 de la mañana el último corredor de la oleada toma la salida.

La siguiente salida es a las 9:18, 13 minutos después del último corredor a un ritmo de 5:28 min/km (ritmo sub 1:55). En 13 minutos ese corredor llevaría 2,4 km aproximadamente, lo que parece una distancia elevada, dado que se notaría un corte en la carrera excesivo. Prácticamente hablaríamos de dos carreras muy diferenciadas. La gracia de salir por oleadas es que todos puedan hacerlo cómodamente, pero de modo gradual.

Movistar Medio Maratón de Madrid

Movistar Medio Maratón de Madrid

Con el diseño de la salida en dos oleadas, en la imagen anterior observamos la diferencia de 2,4km en diferentes fases de la carrera; a las 9:18 (cuando sale la segunda oleada) y a las 10:05 (cuando la primera oleada lleva 1 hora de carrera).

El uso de oleadas más escalonadas (como en la propuesta con el método Behobia-San Sebastián) permite que no haya espacios y que corredores de diferentes marcas tengan mejores referencias. Prácticamente la gente de 1:56 de la segunda oleada tendrá muy complicado mejorar ritmo, al no tener referencias delanteras.

Publicidad

Además, el problema radica nuevamente en la distribución de corredores por marcas. En el gráfico 4 podemos observar un cuadro de corredores por marca.

GRÁFICO 4 | Operación Salida

GRÁFICO 4 | Operación Salida

Entre marcas superiores a 1:35 e inferiores a 1:55 tenemos 6.784 corredores que saldrán con ritmos que en los primeros kilómetros apenas hacen aumentar la distancia. Por ejemplo, a las 9:12 estos corredores se repartirían en 200 m, a las 9:18 cuando salga la segunda oleada los corredores 1:35 llevarán 2,9 km recorridos, mientras los corredores sub 1:55, 2,5 km. En menos de 400 metros, a las 9:18 tendremos los 6,784 compartiendo espacio en el giro de Diego de León a Serrano y ésta a Juan Bravo. Finalmente, a las 10:05 habría entre ellos 1,8 km.

Con esta densidad, quizá se podría organizar la salida en tres oleadas de aproximadamente 5.000 corredores de forma que, de manera simulada, quedaría tal que así:

TABLA 4 | Operación Salida

TABLA 4 | Operación Salida

Quedarían cerca de 800 m entre oleadas y en menos de 22 minutos tendríamos todos los corredores en carrera.

Publicidad

Comparando con la salida anterior, a las 9:12, en vez de casi 7.000 corredores en 200 m, tendríamos a 3.900. A las 10:05 habría 1,4 km entre ellos y otro kilómetro entre los 5.500 corredores el cajón 2 (con menos tiempo de carrera que la opción de salida 1). (Gráfico 5)

GRÁFICO 5 | Operación Salida

GRÁFICO 5 | Operación Salida

Evidentemente el control deberá ser máximo, con medidas como la ya comentada de descalificación en caso de gente que salga fuera de su cajón, y de revisión de marcas en el proceso de inscripción con marcas acreditadas en el último o medio año mediante el uso de tablas de correlación de marcas.

Podría ser una buena ocasión para que las marcas se acreditaran en pruebas organizadas por la misma empresa y fomentar así carreras como la Media Maratón Fuencarral El Pardo by BestDrive, que lleva un tiempo bajando inscripciones pudiendo acreditar el paso de 10 km, por ejemplo.

Hemos visto aquí lo que posiblemente ocurrió debido a unos cajones mal gestionados, con escaso control y una salida única, así como la solución adoptada y otras posibles. Pero ¿qué ocurre cuando además juntamos dos carreras en una única salida? Es el caso del EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½, donde parten cerca de 9.000 corredores del maratón y 14.000 de la media maratón (datos aproximados teniendo en cuenta a lo finishers).

Publicidad

El diseño de cajones es homogéneo. Es decir, a pesar de que dos carreras comparten cajones,** los tiempos asignados a cada una son similares en cuanto a ritmo** y, por tanto, un corredor que salga en el cajón de las 3 horas, compartirá espacio con un corredor de 1:30.

La importancia de este análisis radica en que, al tratarse de dos carreras con distancias tan diferentes, el comportamiento de los corredores puede ser también diferente. En la siguiente tabla podemos observar como para cada tiempo de salida los ritmos promedio de los corredores en recorrer los 5 primeros kilómetros son similares.

TABLA 5 | Operación Salida

TABLA 5 | Operación Salida

Como es de esperar, la salida es lenta, por lo que el tiempo promedio en los 5 km puede estar influenciado por ese paso del primer kilómetro lento. Si comparamos el siguiente paso, los 10km, vemos como los promedios han mejorado, por lo que muchos corredores han tenido que mejorar el ritmo entre el 5 y el 10 para bajar el promedio y así acercarse al ritmo marcado para conseguir la marca final del maratón. Además, ambas pruebas comparten recorrido y esos 10 primeros kilómetros son cuesta arriba, lo cual aumenta la fatiga inicial.

No hace falta recordar la importancia de salir al ritmo previsto para poder hacer la marca deseada y no correr a tirones. Por tanto, la evitación de estas aglomeraciones debería ser un objetivo primordial para el EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½.

TABLA 6 | Operación Salida

TABLA 6 | Operación Salida

Espero que estos datos y análisis sirvan para reflexionar y para buscar la mejor solución a un problema que se viene repitiendo en los últimos años, porque este es el fin de estos análisis, ayudar a mejorar. Me gustaría acabar con una reflexión de Pep Marí (@pepmari4) publicada el 6 de mayo: “Si admites tus errores, pero no los analizas, no sacas conclusiones. Si sacas conclusiones, pero no las trabajas, repites de nuevo tus mismos errores. Humildad sin análisis, sirve de poco. Análisis sin persistencia, no sirve de nada”.

Publicidad
También te puede interesar

Teresa Cerrada, la corredora que atendió en primera instancia al corredor, habla con Runner's World.

Nuestros modelos preferidos para correr 21 km.

Te recomendamos

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

El nuevo tubular de BUFF® se fabrica a partir de microfibras que se obtienen de botel...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...

Analizamos a fondo esta lesión en atletas veteranos....