El dúo dinámico

Disfrutemos que no somos mayores de edad corriendo libremente
Alberto Hernández -
El dúo dinámico
El dúo dinámico

No mientas, te pasa como a mí. Te dicen 15 años y piensas en Manolo y Ramón dándolo todo. Que sí, que habrás leído miles de libros, hablarás idiomas y bla,bla,bla. "15 años tiene mi amor", y luego ya a por disquisiciones más profundas, como que menos mal que tu novia, a no ser que seas cadete de segundo, no los tiene, porque de lo contrario chuparías trena con todo merecimiento. Y así puedes pasarte la tarde, concibiendo gilipolleces, hasta que vuelves a la realidad y descubres que, a pesar de ser tu fuerte, no te pagan por ello.

En mi caso me aventuro a refl exionar sobre los tres lustros transcurridos desde que nos cuadrábamos en la redacción cada vez que Albert Caballero, de Montcada i Reixac, descolgaba el teléfono y soltaba: ¡Runner's World arriba España! Arribar significa llegar, en catalán y castellano, pero escucharlo con tal vehemencia te daba mucho miedo primero y mucha risa después. Menos mal que vendimos bastante, la gente se enteró de que estábamos por aquí y ya no hubo que recurrir a sentencias obscenas.

Me resulta fastidiado analizar este periodo porque, en lo que a mí respecta, nada ha cambiado. No son ganas de llevar la contraria (contamos con Antonio Alix para ese menester), y por supuesto que me he enterado de lo del boom, y de que ahora sería más fácil que la ardilla cruzase la Península sin tocar el suelo que encontrar una mesa de Nochevieja en la que algún miembro de la familia no haya corrido, al menos, una San Silvestre. Pero en lo fundamental lo único que ha pasado es el tiempo.

A mí me alegra, porque me colgué del atletismo (no había cumplido 13 cuando Cacho hizo lo que hizo) precisamente por su capacidad de convertir en fabulosas las cosas sencillas; la inmensa mayoría de los seres humanos puede caminar, correr, saltar y lanzar. Esa simplicidad está latente bajo el ruido mediático y social.

El moderno running -versión del citius, altius, fortius que vino a ocuparse de nosotros, los menos dotados de la clase- es más de lo mismo. Quitando que 20.500 personas te dan las buenas noches en redes sociales dejándote claro que han cubierto 12 km a 4:35, y que no hay nadie que no posea un GPS que por supuesto mide mejor que la rueda calibrada de los homologadores de la IAAF, aprecio pocas diferencias.

Y que conste que no es una crítica; lo segundo considero que es fruto de la inexperiencia y muchos de ellos sonreirán cuando alguien les explique en qué radica su error. Lo primero, sobre todo cuando detecto postureo, me da pudor, porque sé que un día Daniel Komen corrió 3.000 m en 7:20.67. Estos y otros ejemplos por el estilo carecen de importancia, de hecho, una vez pasada la fase de ensimismamiento, casi todos acabamos en el mismo punto: corriendo por mero placer. Porque al meternos en la ducha notamos la bestia interna domesticada. Luego están los dorsales, el crono, la pérdida de peso... Pudieron ser motivaciones primigenias, pero no lo que nos define como fondistas vocacionales.

Es la libertad. Unos la encontrarán castigándose a series y otros rodando despacito. Unos viajando para competir al otro lado del mundo y otros sin salir del pueblo. La liberación que sentimos al correr es la misma que gozábamos en 2002 y la que reconoceremos en 2032. Pasará de perfil entre modas, adelantos tecnológicos, blogeros, infl uencers... Saltará por encima del marketing y la publicidad.... Porque la libertad de dar pasos rápidos uno tras otro es un acontecimiento mágico al que se la trae al pairo tu edad o tu sexo, tu estado civil o tu cuenta corriente. Algo eterno, firmemente arraigado a tu educación sentimental. Como el Dúo Dinámico.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...