El Sahara y su maltratado pueblo espera a sus runners

Un vuelo chárter pondrá rumbo a Tindouf este sábado, 20 de febrero, para disputar el XVI Sahara Marathon.
Pablo Vázquez -
El Sahara y su maltratado pueblo espera a sus runners
Rumbo al Sahara

En apenas dos días, escasas 48 horas, partirá desde Madrid, rumbo a Tindouf, Argelia, un vuelo chárter repleto de solidarios runners con el Sáhara. Un nutrido grupo de personas ansiosas por disfrutar de una experiencia única, felices de compartir su pasión por el deporte con el apoyo a un pueblo que vive en el exilio desde hace ya 40 años como es el saharaui.

Son ya 16 años desde que se pusiera la primera piedra de un proyecto solidario como el Sahara Marathon, una cifra que puede parecer pequeña para aquellos que acumulan unas cuantas primaveras más en sus carnes, pero que para un evento que predica con el fin del exilio del pueblo saharaui es un mundo. Incluso, uno de sus firmes objetivos para futuras ediciones es el de colocar la meta de la carrera en las playas del océano Atlántico en el Sáhara Occidental.

Aquí no hay búsqueda de grandes marcas ni victorias épicas. En realidad, lo épico es lo que ha hecho, y sigue haciendo, la sociedad saharaui. Cientos de corredores lo experimentarán en primera persona, en los campamentos de Tindouf, donde tendrán la oportunidad de convivir con un pueblo maltratado que, en cambio, no sólo no maltrata a quien le visita, si no que le entrega su alma y corazón para siempre. Además, todos y cada uno de los afortunados viajeros serán testigos de cómo se echan a la calle para festejar un aniversario que constata la incapacidad internacional para resolver un conflicto tan injusto.

La huella de cada uno de los participantes del Sahara Marathon 2016 quedará grabada allí, en el desierto. Por muchas rachas de viento que azoten la zona, y oculten el paso de todos estos runners solidarios, allí quedará una pequeña parte de ellos, su esencia quedará impregnada en cada partícula de arena, y la lucha de un pueblo maltratado como el saharaui será suya por siempre.

Publicidad

Durante su estancia tendrán la oportunidad de compartir jaimas con familias locales, que agasajarán a sus huéspedes con más de lo que tienen, lo que convertirá el viaje en una experiencia única e inolvidable.  Algunos participantes aprovecharán el viaje para seguir ayudando al pueblo saharaui. Mayte llevará un nuevo equipamiento para la escuela de ciegos que ayudó a fundar; Yael viene desde California para montar una escuela de fotografía para jóvenes; Guillem y Martin van a instalar un taller de bicicletas y a formar mecánicos; Goyo lleva cajas y cajas de medicinas; Vicente ha vaciado todas las papelerías de su pueblo para llevar material escolar; Víctor lleva las cartas de cientos de niños de colegios españoles que se han hermanado con escuelas saharauis...

El martes 23 de febrero será el momento de poner en funcionamiento las piernas, con participantes de más de 20 países, mayoría española como en anteriores ediciones, y presencia de asiduos participantes como Jon Salvador o Ramón Álvarez, con un recorrido que une los diferentes campamentos tras adentrarse en el desierto, que castigará las piernas de todos los corredores gracias a sus rampas de arena, senderos pedregosos y el sol abrasador. 

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...