¿Héroe o irresponsable?

Si te encuentras mal y te retiras serás mi héroe para siempre.
Por Álex Calabuig | Foto: Getty Images -
¿Héroe o irresponsable?
¿Héroe o irresponsable?

Tras los dramáticos acontecimientos en los maratones de Berlín y Varsovia, con los desfallecimientos respectivos de Philipp Pflieger y Recho Kosgei, y la lamentable llegada a meta de Jakob Ingebrigtsen en una prueba de trail hemos considerado oportuno recuperar este texto publicado hace un año en Runner´s World, en el que reflexionábamos sobre los supuestos héroes que son aplaudidos por buena parte de los aficionados, cuando lo que están haciendo es poner en riesgo su vida y ofreciendo un ejemplo lamentable a la sociedad. ¿Tú que opinas?

El mundo del deporte se ha vuelto loco. Hace unos días, los hermanos Brownlee protagonizaron una terrible escena que ha dado la vuelta al mundo. En Cozumel (México) se disputaba la gran final de las Series Mundiales ITU y cuando todo apuntaba al triunfo de Jonathan, la sombra del desfallecimiento emergió sin paliativos. A falta de 500 metros para la meta el británico no era capaz de correr en línea recta y daba la sensación, metro tras metro, de que podía dar con sus huesos en el suelo en cualquier momento.

Deshidratado y desorientado, fue sujetado por un miembro de la organización para evitar su caída, pero en el momento en el que Jonathan debiera haber pasado a manos de los servicios médicos, apareció su hermano Alistair -que peleaba por la segunda plaza- y abrazó a Jonathan, llevándole en volandas hasta la meta para acabar empujándole sobre la misma línea de llegada, en un intento desesperado de que lograra, con ese segundo puesto, el título de campeón mundial de triatlón. Finalmente, el quinto puesto de Mario Mola sirvió para que el mallorquín se colgara el oro mundialista.

Muy pocos minutos después las imágenes de los dos hermanos circulaban por las redes sociales y miles de personas se emocionaban con su actitud, al tiempo que los titulares de los diarios digitales hablaban de héroes, cracks, final épico, amor fraternal, etc.

Publicidad

Tuve que ver el vídeo varias veces para no sentirme un bicho raro, pero desde el primer segundo mi sensación fue de repulsa por el gesto de Alistair Brownlee. ¿Héroe? ¡No! Un irresponsable capaz de poner en riesgo la vida de su hermano y, para colmo, dejarle tirado en el suelo tras cruzar la línea de llegada. Un ejemplo nefasto para todos los deportistas.

Rápidamente llamé al doctor Hernán Silván para conocer la opinión de un experto y sus primeras palabras fueron estas: “Es una aberración. La falta de glucosa en el cerebro de Jonathan Brownlee le provocó el estupor, la falta de control en la postura y la descoordinación. Iba deshidratado y necesitaba atención médica desde el primer minuto, por lo que la actitud de Alistair puso en serio riesgo su vida”.

Silván afirma que Jonathan tuvo suerte. “Lo normal es que al caer al suelo hubiera sufrido convulsiones y al fallo cerebral se le podría haber sumado el fallo cardíaco. La intervención del minuto 1 al 3 es fundamental cuando hay deshidratación, comienzo de alucinaciones e incluso pérdida de conciencia. Si el cerebro queda sin irrigar durante cinco minutos, suele llegar la muerte cerebral”.

¿En qué terminos hablaríamos hoy si el corazón de Jonathan se hubiera detenido para siempre? Quizá su hermano dejaría de ser un héroe para muchos. Afortunadamente, el británico se ha recuperado, pero tratemos de extraer una lección de todo esto: jamás merece la pena jugarse la vida o jugar con la de los demás. Si te encuentras mal y te retiras, serás mi héroe para siempre.

(Artículo publicado en Runner´s World, octubre 2016)

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...