Marta Fernández de Castro triunfa como entrenadora

La fondista valenciana transmite su experiencia a un nutrido grupo de deportistas populares.
Alberto Hernández | FOTO: José Luis Bort -
Marta Fernández de Castro triunfa como entrenadora
Una para todos

No es extraño salir a estirar las piernas por el antiguo cauce del Turia y toparse con ellos. Impresiona, para qué negarlo. Una masa compacta de color negro avanza hacia a ti, majestuosa en su tenacidad. Paso firme, ritmo constante, haciendo esfuerzos admirables por circunscribirse a los márgenes del camino. Miras en una dirección. En otra. Buscas una salida digna, un resquicio que te permita ejecutar tu plan de huida. Son muchos, demasiados. Está claro que es su territorio, debes ser tú quién se acomode en un costado. La ley de la calle, los viejos códigos de siempre. Aunque se acerca y, poco a poco, comienzas a cambiar de opinión.

<

p class="allbodycircularbook8-75leftindent10-5LeadingAll">Distingues los rostros del colosal pelotón. Alegres, relajados, entregados al disfrute de una pasión. Chicos y chicas de edades y condiciones varias. Piernas esbeltas talladas por los kilómetros y cuerpos no iniciados en la carrera de fondo que tratan de arrojar por la borda el lastre de la inactividad. El panorama no es tan oscuro como pensabas, hay matices azules en su indumentaria; unas alas, metáfora del único vehículo que transporta hacia los sueños, adheridas a una descifrable combinación alfanumérica, 3FDC. La triple versión de los servicios de entrenamiento ofrecidos por su guía, Marta Fernández de Castro. Triatlón, running o trail. ¿Te gusta alguna de las tres cosas? Entonces puedes haber encontrado la horma de tu zapatilla.

<

p class="allbodycircularbook8-75leftindent10-5LeadingAll">La mujer rubia y espigada que dirige el cotarro no se diferencia mucho de aquella que dominaba con mano de hierro el asfalto levantino durante la pasada década (“me retiré oficialmente en el Maratón de Nueva York 2008, aunque recibí el homenaje definitivo en enero de 2009, con motivo del primer 10K Valencia que organicé junto a Álex Aparicio, Michael Fauritte y José Ríos”). La que no sabe precisar cuántos laureles condecoran su hoja de servicios (“más de 200 carreras he ganado seguro, la que más veces la San Silvestre de Valencia”) tras diez años consagrada al profesionalismo. Misma planta, la sensación de poder acercarse en cualquier momento a sus 33:00.00 en 10.000m, 1:12:47 en media o 2:32:51 en maratón, de enfundarse la camiseta nacional y volver a tomar la salida en el Mundial de Edmonton 2001. Lógicamente la procesión va por dentro y aunque la chapa esté en perfecto estado de revista el motor anunció hace tiempo la conveniencia de bajar revoluciones. Tomárselo de otra manera, por más que el afán competitivo le impidiese pasar inadvertida en sus incursiones ciclistas (“llegué primera en la Quebrantahuesos 2014 y mi mejor marca en la prueba es 6:30”) y triatléticas (“en 2013 gané el Triatlón Valencia LD -1.900/90/21km- y al año siguiente fui bronce en el Campeonato de España Absoluto de Duatlón”).

Pese a sus certeros atentados contra el podio el cambio fundamental a su trayectoria llega a finales de 2012, cuando decide poner en común los conocimientos adquiridos desde que, a los 7 años, comenzase a trenzar zancadas con el equipo del colegio. Creó uno de los clubes más reconocibles de la ciudad, con más de 200 entusiastas divididos en diferentes grupos (aunque también ofrece entrenos personalizados) que se encomiendan al machaque voluntario semana sí, semana también: “Cada grupo, en función del nivel, los objetivos y la disciplina, tiene su plan. Sus miembros pueden consultarlo de manera privada a través de martafernandezdecastro.com. Los lunes y los viernes es el día de piscina, miércoles y sábado corremos y el domingo unos salen en bici y otros se van al monte. Somos más que un club, el ambiente es familiar, todos los sábados después de trotar nos quedamos a almorzar y en las salidas ciclistas hacemos paradas que refuerzan mucho la camaradería. Al acabar el año organizamos una gala en la que entregamos premios a los mejores en multitud de categorías, unas más serias y otras en plan cachondeo: al que más se ha esforzado, al que más ayuda a los compañeros, al que llega el primero en el maratón, al que llega el último, al más constante…”.

La tarea le apasiona, aunque suponga invertir un número desorbitado de energía. Hay poco margen para recostarse en el sofá y deleitarse viendo cómo perecen los minutos: “No tengo tiempo libre, jamás desconecto, aunque me gusta tanto que no siento que trabaje”. Una filosofía que inocula a sus pupilos; que el fervor mueva tus pasos y cuando salgas a correr las tensiones permanezcan a buen recaudo en el fondo de tu mochila.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...