La bonita recompensa del EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½

El más emblemático de los maratones españoles ha desvelado el diseño de las preseas que se colgarán los que crucen la meta del Retiro el próximo domingo 23 de abril.
Por Ernesto Buendía -
La bonita recompensa del EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½
Medallas buscan campeones

Entrenar. Cumplir el plan a rajatabla. Salir cuando hace frío. Cuando llueve. Con el viento azotando el cabello y la conciencia. Un metro tras otro, sabiendo que sin sacrificio puede que haya beneficio, pero su sabor nunca será tan intenso. En ese deambular entre el “voy a correr en Madrid” y el momento en el que el pistoletazo de salida nos transforma en Filípides, no está de más buscarnos pequeñas motivaciones que nos espoleen. Zanahorias para caballos resistentes como nosotros.

Una buena es saber cuál es la recompensa que nos aguarda, el recuerdo que nos dirá cada día lo lejos que fuimos capaces de llegar. Porque una medalla de un evento de tanta relevancia como este tiene un valor que excede millones de veces el material. Da igual que sea en 10K, media o maratón. Cada vez que la miremos nos sacará una sonrisa… Y que nos quiten lo ‘bailaó’.

Los chicos de EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & ½, o MAPOMA, o del Maratón de Madrid, o como quieran ustedes llamarles (porque hay confianza y todos sabemos de quien hablamos), siempre fueron sensibles a la hora de diseñar la medalla de finisher. Porque está claro que después del sofocón no te apetece una chapa cualquiera. Tienen que ser bonitas, originales, dignas de acomodarse en nuestro pecho. Pero este año, todo sea dicho, se han superado.

El diseño de la del 10K (bronce, al ser la distancia inferior) y la de los 21,097km (plata, segunda en el podio de kilometraje) molan. Molan bastante. Pero la del maratón será un objeto por que el muchos amantes del fondo estarán dispuestos a hacer unas series de más, a exigirle a las piernas lo que sea necesario. En un diseño innovador (la medalla en sí es el 0 del dígito 40, los años que cumple la carrera) se aglutina la onomástica con la Gold Label (etiqueta oro) otorgada por la IAAF (los capos del atletismo mundial) el otoño pasado; lo que sitúa a la cita madrileña a la altura de los grandes templos del maratón mundial, léase Nueva York, Berlín o Londres.

El club de los elegidos, un selecto grupo que tuvo que trabajar duro para puntuar en una lista interminable de criterios exigidos. El penúltimo domingo de abril tendrás una oportunidad única de descubrir el porqué de tanto éxito y, por supuesto, ser partícipe de él; en fin, colgarte la medalla.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...