Mohammed Blal exhibe su destreza táctica en la 33ª Carrera de la Ciencia

El corredor marroquí es el primero en lograr el triplete de victorias en la historia de la carrera.
Alberto Hernández -
Mohammed Blal exhibe su destreza táctica en la 33ª Carrera de la Ciencia
Mohammed Blal exhibe su destreza táctica en la 33ª Carrera de la Ciencia

Fue tan imprevisible como apasionante. Hacía mucho que no se veía en una prueba de ruta (y no hablamos sólo dentro de nuestras fronteras) interpretación tan portentosa de los caminos que conducen al éxito. A priori Kidane Tadese, eritreo de pedigrí contrastado, era máximo favorito a entrar con las manos en alto en los jardines del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Así lo asumió el marroquí Mohammed Blal, uno de esos labradores del asfalto que, cada fin de semana, acostumbra a contar sus participaciones por podios en las más prestigiosas citas del atletismo popular (muchos sostienen que esa ingente cantidad de kilómetros devorados con dorsal le ha privado de ser un fondista de mayor rango). Su táctica pues, era sencilla, tirar de salida hasta descolgar a un hombre que, con 13:11 en 5.000m, suponía demasiada amenaza en un posible desenlace al sprint.

Así lo hizo, con vehemencia, cargado de determinación, hasta que al paso por el kilómetro 6 decidió poner fin a tanta generosidad en el esfuerzo y pedir el relevo a un Tadese que viajaba cómodamente adosado a su espalda. De forma reiterada Blal cedía amablemente la cabeza del pelotón. Y con igual reiteración el del cuerno de África hacía oídos sordos al reclamo. Entonces llegó el ingenio, la sorpresa, el conejo de la chistera que tanto se echa en falta en un atletismo tristemente acomodado en el clasicismo de los libros de estrategia. Como si de un clasicómano de dos ruedas se tratase, Blal comenzó a dar bandazos de un lado a otro de la calzada con la intención de que el rival perdiese la referencia de su ritmo (que en la bajada de Serrano era inferior a 2:50 min/km y en la subida de Castellana ligeramente superior a 3:00 min/km). Viendo que su primera intentona no daba resultado decidió… ¡Pararse! Dejó de correr para trotar, un trote cansino, poco más que un calentamiento para él. Permaneció así durante casi 200m, lo que provocó que ese parcial, entre los kilómetros 6 y 7, se fuese hasta los 3:25 min/km, cifras desconocidas en el atletismo de élite. A la segunda el plan tampoco funcionó, así que Blal se guardó para el tercer asalto un demarraje soberbio, en la subida de Alberto Alcocer (km 7,5), tan seco que el eritreo fue incapaz siquiera de amagar un gesto de caza. Volvía Blal al tranco salvaje, a velocidades superiores a los 20km/km y la rendición de Tadese no se hizo esperar.

El vencedor, primero que enlaza un triplete de victorias en esta carrera, entró en meta con 29:46, tres segundos antes que Tadese. La tercera plaza fue para el veterano mediofondista Juan Antonio Cuadrillero (en cuyo palmarés figura la San Silvestre Vallecana Popular), primer español con 31:35. La versión femenina tuvo mucha menos miga; la etíope Rehima Jewar dominaba con 34:27 (13ª de la general), sin dar muchas opciones a Jimena Martin (35:16) y Lucía Morales (36:20).El recorrido de 10km fue completado por 5.876 corredores, la gran mayoría de los cuales respondió solidariamente a la campaña Kilómetros por Alimentos impulsada por el colectivo Drinking Runners y el programa A tu Ritmo de Vinilo FM.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...