Por fin se cumple el sueño de Martín Fiz

"Caí sobre el asfalto y lisiado, medio moribundo y con los ánimos por los suelos, pude reponerme ante las adversidades. Conseguí adelantar a todos mis rivales. Conquisté los World Marathon Majors"
Martín Fiz -
Por fin se cumple el sueño de Martín Fiz
Martín Fiz celebrando su triunfo en categoría M50 en el Maratón de Nueva York el 1 de noviembre de 2015

Por fin el sueño de Fiz Marathon Majors se ha hecho realidad. Seis estrellas que me sitúan en el Olimpo del maratón y me convierten en uno de los embajadores de esta oleada de atletas que hoy corren por el mundo.

Momentos épicos para lograr la gloria. Instantes de satisfacción y otros muchos tantos se transformaron en una odisea. Gozo como nadie y sufro lo insufrible para defender un modo de vida. Por un momento haz lo mismo, cierra los ojos y convierte tu sueño en fantasía.

Hubo un soldado ateniense, Filípides, que tras recorrer los 38 kilómetros que separan las ciudades de maratón y Atenas informó que los atenienses habían ganado la batalla de Maratón y, por tanto, las Guerras Médicas. Después de esto falleció. Se dice que durante el recorrido solo bebió zumo de sandía y lo que le iban ofreciendo los aldeanos de la zona.

Gozo como nadie y sufro lo insufrible para defender un modo de vida.

Años más tarde, hubo un gudari (soldado) vitoriano que tras recorrer los parques de Salburua, Zabalgana, el Prado y el bosque de Armentia se dirigió a la plaza de la Virgen Blanca para anunciar a la virgen que Fiz quería conquistar Europa. Y lo consiguió. Se dice que durante el camino bebió agua, isotónicos, cerveza y el vino que le ofrecieron los voluntarios de la zona. Su logro pudo ser un golpe de suerte o mera casualidad, pero al año siguiente el mundo se rindió a sus pies y este alavés convirtió un corazón con piernas en campeón del Mundo.

Me caí en mil batallas y todas esas cicatrices (la mayor, los Juegos Olímpicos de Atlanta) fueron el acicate para levantarme, luchar y seguir corriendo.

Publicidad

Quiero que los runners sepan que tuve sueños adolescentes pero que también hay vida más allá de los cincuenta. Y entonces me fui a Nueva York, Tokio, Boston, Berlín y Chicago y sus ejércitos, poblados con más de 45.000 soldados, no fueron suficientes para frenar a este gasteiztarra.

En Londres caí malherido, me dieron donde más duele. Estuve mucho tiempo convaleciente: física y mentalmente. Un año más tarde volví a desempolvar mis alpargatas con la única intención de regresar a la capital británica. Y una vez más la épica, el dolor y la angustia volvieron a estar presentes. Esta vez creí que no podría levantarme, pero toda mi tropa, amigos y familiares, se unieron para darme su aliento, energía, fuerza y el mejor reconstituyente: afecto y amistad para seguir hacia adelante.

Estuve mucho tiempo convaleciente: física y mentalmente.

Caí sobre el asfalto y lisiado, medio moribundo y con los ánimos por los suelos, pude reponerme ante las adversidades. Conseguí adelantar a todos mis rivales. Conquisté los World Marathon Majors, ganamos (todos) las seis maratones más prestigiosas del mundo. Este resultado está dedicado a mis amigos y familiares, sin sus ánimos no me hubiera embarcado en este proyecto. A Álex Calabuig porque ha sido como un imperdible para un dorsal, inseparable.

Una alianza que hizo que se mezclaran mi nerviosismo con el mejor se sus componentes: serenidad. A todos los runners del mundo, por haberme acompañado en este largo, duro, divertido y emocionante viaje. Este artículo tiene mucho de especial, pues todo lo acontecido lo he querido compartir con vosotros. Ahora a por nuevos sueños, otros retos.

Publicado en el número 196 de Runner's World España. Junio de 2018

Publicidad
También te puede interesar

El maratoniano nos ofrece una serie de consejos que nos ayudarán a conseguir la victoria sea cual sea nuestra nueva meta deportiva.

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...