Soy corredor: Arcángel

El cantaor onubense ganador de un Grammy Latino en este 2018 también es corredor.
Álex Calabuig -
Soy corredor: Arcángel
El cantaor flamenco Arcángel posando para Runner's World | Bárbara Sánchez Palomero
Te puede interesar

Conocemos al cantaor Arcángel, ganador de un Grammy Latino al mejor álbum flamenco en este 2018 y maratoniano. Hablamos de su experiencia en el Maratón de Sevilla, de cómo sus cuerdas vocales cambiaron a partir de los entrenamientos, de la soledad del corredor de fondo y de por qué decidió afrontar un reto de tal calibre.

CUANDO IBA A CUMPLIR 40 años decidí correr la Maratón de Sevilla. Siempre había hecho algo de carrera continua, pero de manera esporádica, y jugaba al fútbol, pádel, tenis, etc.

LA MARATÓN me parecía un reto inalcanzable. Confieso que hasta dos semanas antes pensaba que no iba a poder acabarla.

ENTRENÉ MUCHO para los 42 kilómetros y 195 metros. Soy muy serio cuando me propongo algo. Eso sí, me costó mucho esfuerzo compatibilizar el trabajo y los entrenamientos.

QUERÍA EXPERIMENTAR la satisfacción del trabajo bien hecho y del límite del esfuerzo, sin hacer locuras. Cuando vas al límite sacas el fondo que tienes.

DESEABA SABER cómo me iba a comportar cuando llegaran los momentos críticos. Quería sentir eso en mi cuerpo, hacer esa muesca en mi piel y descubrir la satisfacción que ello me podía proporcionar.

SENTÍ UNA PAZ interior muy grande cuando entré en el Estadio de la Cartuja e iba casi llorando. Soy una persona que rara vez me emociono y no tengo esa sensibilidad a flor de piel, pero sentí una gran liberación.

HICE 3:39 en el maratón, pero al acabar pensé… ¡Si podía haber ido más rápido!

EN UNA CARRERA de larga distancia se descubre a las personas. Vi que algunas se convertían en ogros porque no podían conseguirlo, porque les daba coraje que les adelantaran, etc. Sin embargo, yo sentí una gran paz interior. Avanzaba, iba adelantando a la gente y veía a personas tan hechas polvo que me daban ganas de pararme y ayudarlas. Yo les animaba junto con el chaval que me acompañó. Fue muy bonito, me encantó.

DESPUÉS DE grandes esfuerzos entrenando percibí la deshidratación. Las cuerdas vocales son un músculo y si están deshidratadas no se pueden comportar con normalidad. Yo me tuve que acostumbrar a cantar de otra manera durante el tiempo en el que estuve entrenando fuerte. Notaba que tenía que calentar más antes de los conciertos, necesitaba dormir más para tener bien la voz, etc.

A PESAR de lo que acabo de comentar, creo que el deporte benefi cia siempre, física y mentalmente. La capacidad pulmonar que se adquiere corriendo es buena para cantar.

MIS COMPAÑEROS de profesión, cuando preparé el maratón, me veían como un bicho raro, e incluso mi mujer y mis hijos. Estos ya se reían cuando me veían otra vez con el reloj puesto y me decían que era un pesado, cuando me iba a correr hora y media y hasta dos horas.

HE SUFRIDO mucho la soledad corriendo. Es muy duro. Me tocaba hacer 20 km en ciudades que no conocía de nada y pensaba en qué sucedería si me daba una pájara en el kilómetro 10 o si me lesionaba en pleno rodaje.

ME ENCANTARÍA correr las Six Majors. De momento, tengo en mente Nueva York y Tokio.

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...