A vueltas con los años

Veteranos de categoría
Aurora Pérez -
A vueltas con los años
A vueltas con los años
Mientras buscaba ideas para mi sección, recibí un correo del amigo Antonio Alix, responsable del encarecimiento del pan, con un artículo que habréis leído el pasado mes. Aparqué entonces los apuntes que había ido tejiendo para este mes y pensé en dialogar de sección a sección para intercambiar opiniones. En primer lugar, como indica en el artículo, sí puedo contar lo que he ido perdiendo con los años, puesto que siendo estudiosa y curiosa con el tema de los entrenamientos y marcas tengo todo registrado. Debido a mis escarceos en distintas pruebas del panorama atlético, desde 800 m a maratón, he pasado por temporadas en blanco en una u otra distancia. De los 35 a los 40 años me dediqué casi enteramente al maratón, realizando mi mejor marca diez días antes de cumplir cuarenta años. Tras dos o tres años relajados volví a los 1.500 m, donde he conseguido estar ocho años realizando prácticamente la misma marca, con una pérdida menor al 10 por ciento de mi marca de juventud.
 
Los 35 no es una edad en la que haya una diferencia substancial para atletas entrenados, de 40 a 45 sería de transición. Atletas de la talla de Luismi Martín Berlanas y Chema Martínez no pueden ser considerados veteranos, incluso algunos se sienten ofendidos cuando de acuerdo a las normas así se les llama; y les ocurre también a las mujeres de esta edad, que en ocasiones casi se esconden cuando son nombradas para recibir un trofeo.
 
Otro tema distinto son las carreras populares. Cuando son carreras integradas dentro del reglamento de las Federaciones Española o Autonómicas, y controladas por jueces, han de regirse por las normas federadas, aunque no siempre se cumple, lo que supone establecer categorías a partir de 35 años (categoría A) y de cinco en cinco años (B, C…), así como senior, júnior etc. En estos casos la norma, y la lógica, dice que ha de establecerse una clasificación absoluta, independiente de la edad. De forma que el primero que llega a la meta, tenga 22, 34 o 51 años, habrá ganado la carrera y optará al premio, trofeo o título que hubiera en juego para el ganador. Distinto es el caso de un organizador que a nivel particular haga una carrera, en un barrio, durante unas fiestas etc., sin someterla a ningún calendario federativo. En este caso los criterios a seguir serán los que disponga este organizador, pues sería muy difícil de reglar esto. Marcar los 50 años como entrada en veteranos me parece excesivo.
 
Como Antonio sabe, pues me conoce bien, siempre he apoyado el hecho de correr, entrenar y competir por el mero placer de hacerlo. Los objetivos que defiendo son lúdicos, basando la satisfacción en criterios que nadie nos puede disputar y que todos podemos tener, como las buenas sensaciones o sentirnos competitivos de acuerdo a nuestra edad y condición. Pero aun así, poner categorías en las carreras populares no regladas, incluso desde los 35 años, no me parece mal, pues para un corredor popular puede ser un aliciente más a la hora de correr si está acompañado de un trofeo, ¿por qué no?
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...